Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 TOROS DOMINGO, 24 DE JUNIO DE 2012 abc. es toros ABC Hace mañana en Badajoz el primer paseíllo de su breve temporada en una corrida de máxima expectación, en la que reaparece El Juli para su comodidad; decepcionante, para los aficionados; perjudicial, para su propio prestigio de gran torero La estrategia de Tomás es certerísima, Antes de la apoteosis de José Tomás ANDRÉS AMORÓS E ste lunes, la apoteosis de José Tomás, en Badajoz, está tan anunciada como la muerte en el título de la crónica de García Márquez. ¿Duda alguien de que habrá lleno, trofeos y un despliegue propagandístico inusitado, incluidas esas televisiones que suelen ocuparse de la Fiesta solamente para atacarla con la más burda demagogia? Creo que no. A la indudable calidad del diestro y el atractivo que suscita su enigmática personalidad, se ha unido una campaña mediática sin precedentes en la historia de la Tauromaquia. Se hablará estoy seguro de la reaparición de José Tomás. No es exacto, porque no se ha retirado. Lo que hace ahora es, simplemente, lo que han hecho tantos diestros en la fase final o decadente de su carrera. Inicia su temporada cuando ya han pasado varias grandes Ferias: Fallas, Feria de Abril, San Isidro. No entra en sus planes torear en la Feria de Julio, ni en San Fermín, ni en las Corridas Generales bilbaínas, ni en San Miguel ni en Otoño. Después de ir dando la información en pildoritas como decía don Hilarión, en La verbena de la Paloma para mantener vivo el misterio, sólo sabemos que va a torear en Badajoz, Huelva y en la matinal de Nimes. Nada más. A esto se va a reducir su temporada europea ¿Será sólo un pretexto y preparación para acudir a América, a compromisos todavía menos exigentes? Las tres ciudades dicen pueden sentirse afortunadas las tres apoteosis están servidas... ¿Por qué? Apliquemos la lógica de José Mourinho para preguntar: ¿Por qué? ¿No se encuentra el diestro en buenas condiciones físicas o de ánimo? ¿No tiene ganas de torear más... Algunos se han apresurado a declarar que está en su perfecto derecho de torear cuando y donde quiera: ¡Por supuesto! Pero los aficionados también tienen derecho a preguntarse por una actitud tan insólita y a valorarla. Con todos los respetos, todo esto no es lo propio de una primera figura. Presentarlo como un acontecimiento histórico es claramente exagerado. Toda la vida, las figuras del toreo han demostrado serlo por anunciarse: 1) En las grandes Ferias. 2) Compitiendo con las otras figuras. 3) Con reses de distinta dificultad y variados encastes. La estrategia de José Tomás es certerísima, para su comodidad; decepcionante, para los aficionados; perjudicial, para su propio prestigio de gran torero. Habrá tres apoteosis y gran revuelo mediático, sí. Pero no confundamos el marketing de un diestro con las auténticas gestas taurinas. El diestro, el verano pasado en Valencia ÁNGEL DE ANTONIO