Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 LOS DOMINGOS DE ABC DOMINGO, 24 DE JUNIO DE 2012 abc. es ABC La madre contra sus entrañas Lianne Smith Mató a dos hijos después de que detuvieran a su pareja por abusar de otra hija suya. Un acto de amor enfermo, alega Por JANOT GUIL. Barcelona N el hall of fame internacional de las madres que matan a sus hijos se colocó en mayo de 2010 Lianne Angela Smith, una inglesa de 45 años que acabó ahogando a dos de sus vástagos- -Rebecca, de 5 años, y Daniel, de 11 meses- -en una habitación del hotel Miramar de Lloret de Mar (Gerona) Temía perder su custodia después de que su pareja, un pederasta, hubiera sido detenido por abusar años atrás de otra hija de Lianne. El juicio por este caso, con jurado popular, se celebró esta semana en la Audiencia de Gerona y durante sus sesiones salieron a colación, en boca del fiscal, la defensa y los psiquiatras forenses, palabras como amor dependencia emocional patológica de la pareja psicosis delirios o miedo insuperable La defensa, la abogada Jenifer Lahoz, apeló a este diagnóstico para pedir la absolución por eximente completa. El fiscal sólo aceptó rebajar de 38 a 34 años su petición inicial de pena. El jurado, por unanimidad, la declaró culpable porque consideró que tenía sus capacidades mentales afectadas, pero no anuladas. Los mató por amor, por decirlo de alguna manera explicó una psiquiatra. ¿Se puede explicar de otra? Lianne, que había trabajado en los servicios sociales para la Infancia del condado británico de Cumbria, conoció a Martin, excantante de una modesta banda que luego ejerció de vidente televisivo, en el año 1992. Entonces, ella estaba en trámites de divorcio con su primer marido, con el que tuvo dos hijas, porque él le había sido infiel. Una de las hijas, Sarah, que hoy cuenta 24 años, es otra protagonista de esta triste historia. E Lianne Smith, conducida por un mosso el pasado jueves a la Audiencia de Gerona Martin llegó a declarar ante la Policía por las acusaciones de pederastia contra su hijastra, pero en 2007, antes de que la Justicia le echara mano, huyó de Inglaterra, junto a su fiel Lianne, rumbo a Cataluña. Acabaron viviendo en un piso de la Travesera de Gracia de Barcelona; compartiendo una vida de prófugo y anidando en común un delirio de persecución. Ella mantenía a la familia dando clases de inglés. Él, para evitar riesgos, salía poco de casa. Aunque en alguna ocasión llegó a suplir a su pareja cuando esta no pudo dar clases. La situación mudó en insostenible el 7 de mayo de 2010. Los Mossos d Esquadra detuvieron a Martin en su domicilio. Fue una prueba de amor de Lianne la que se volvió en su contra. Nunca se casaron, pero ella adoptó el apellido Smith. A raíz de una denuncia por robo que ella presentó, la Policía autonómica vincu- EFE Abducida por Martin Según testificó la madre de Lianne, Doreen, cuando su hija recaló en brazos de Martin comenzó a alejarse de la familia. Doreen vio a su hija por última vez en 1995. Lianne fue absorbida por Martin. Dependencia patológica, repiten los psiquiatras. Se puso a prueba hasta extremos insospechados. Con él, contra sus hijos. Por él, contra sus entrañas. Su hija Sarah denunció a Martin por reiterados abusos sexuales cometidos por su padrastro durante diez años, desde que ella contaba siete... Y no eran los únicos cargos de pederastia que pesaban sobre él, que habría cometido abusos con otras víctimas. Sin embargo, Lianne siempre defendió a su pareja y acusó a Sarah de falsa denuncia. Hasta el punto de- -como reiteró en la vista- -culpar a su hija de propiciar el doble homicidio de sus hermanos. ló un Smith con el otro y puso las esposas al marido. Diez días después, Lianne, que huyó de Barcelona al sentirse acorralada, acabó con sus dos hijos pequeños en el hotel de Lloret. Les asfixió con una bolsa de plástico, puso sus cadáveres en la cama, los acurrucó y pasaron la noche juntos. Mejor muertos que desamparados, coligió su mente trastocada. A la mañana siguiente, tras varios intentos de suicidio frustrados- -demasiado tímidos para ser reales, según los forenses- -bajó a recepción y requirió la presencia de la Policía y de los sanitarios. Aunque sentía desesperanza, culpa y dolor meses después del doble crimen, en la cárcel, lo que la tenía preocupada era su pareja. En marzo de 2011, Martin fue condenado por pederastia, y en enero pasado se ahorcó en su celda. Lianne no tiene a quién querer. Ni nadie que la quiera.