Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 ECONOMÍA DOMINGO, 24 DE JUNIO DE 2012 abc. es economia ABC Europa busca fórmulas para romper el círculo vicioso entre banca y Estados Las entidades españolas tenían en marzo el 40,9 de la deuda soberana MARÍA CUESTA MADRID E uropa ha llegado al final del último callejón sin salida de esta crisis y busca ahora cómo dar marcha atrás. La peligrosa vinculación entre la banca y los Estados ha ido ganando fuerza a medida que se agrandaban las dificultades de las entidades, primero, y de los Estados, después, hasta llegar a condicionar el camino de vuelta al crecimiento de países como España o Italia. Lo dijo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al término de la reunión del G- 20 que esta semana se celebraba en México: Hay que romper el vínculo entre el riesgo bancario y riesgo soberano, que ha resultado ser tremendamente dañino Y lo corroboró horas después el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso: Debemos buscar un sistema que evite la contaminación de la deuda soberana por parte de la deuda financiera El trabajo no será fácil. La cuestión de fondo es que las entidades financieras se han convertido en los principales compradores de la deuda soberana de sus países, en un momento en que los mercados estaban prácticamente cerrados para Tesoros como el español o el italiano. Así, quien desconfía de un país, desconfía automáticamente de su sistema financiero, y a la inversa. Las cifras son claras. España debía captar en 2012 casi 86.000 millones. El 60 ya ha sido financiado gracias, en buena parte, a los bancos nacionales, que han conseguido cubrir el vacío que ha generado la huida de los inversores extranjeros. Según datos del Banco de España, en el mes de marzo, las entidades españolas tenían el 40,94 de la cartera de nuestra deuda soberana, cerca de 250.000 millo- Clientes de Bankia protestaron ayer a las puertas de la entidad en Madrid nes de euros. Y la tendencia ha ido a más en el último año. En los últimos quince meses, las entidades han pasado de ostentar el 28 de la cartera a superar el 40 El catalizador de esta relación ha sido el Banco Central Europeo, que ha financiado a las entidades con dinero al 1 favoreciéndoles así la compra de bonos soberanos con los que obtenían una mayor rentabilidad. La Autoridad Bancaria Europea trató de penalizar esta práctica en los test de estrés del año pasado, aunque sin mucho éxito. Actitudes como la del Gobierno de Angela Merkel, que se ha negado en rotundo a financiar directamente a los Estados pero que ha mirado hacia otro lado ante este tipo de ayudas indirectas, también han contribuido a alimentar este círculo vicioso. Actitud que, por cierto, ya le ha costado a la canciller un buen rapapolvo por parte del REUTERS Riesgos compartidos La crisis no da signos de remitir, mientras la deuda pesa cada vez más en los balances de los bancos Fondo Monetario Internacional. Ahora, mientras la crisis sigue sin dar visos de remitir y la economía española no consigue apartarse del punto de mira de los mercados, la deuda soberana quema cada vez más en los balances de las entidades. Por su parte, las nuevas exigencias impuestas al sistema financiero han hecho aflorar necesidades extra de capital que las entidades no pueden generar por sí mismas y por las que el país ha tenido que recurrir a ayuda externa. Un crédito que, a su vez, ha puesto a España al límite. En principio, el Gobierno solicitará el crédito mañana mismo. Aunque la cantidad y las condiciones (que serán clave a la hora de intentar esquivar la contaminación de la deuda pública) seguirán en el aire unas semanas más. En cuanto al monto, fuentes del organismo que dirige Luis de Guindos esperan que tras las auditorías que se realizarán a cada entidad, las necesidades globales sean inferiores a los 62.000 millones que concluyeron el jueves pasado las consultoras Oliver Wyman y Roland Berger. Por su parte, las condiciones del préstamo estarán definidas el próximo día 9 de julio en el memorándum de entendimiento y esa será una de las oportunidades para minimizar el impacto del préstamo a la banca en las finanzas públicas. España intentará conseguir condiciones similares a las de Grecia, Irlan-