Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 INTERNACIONAL DOMINGO, 24 DE JUNIO DE 2012 abc. es internacional ABC AUMENTA LA TENSIÓN Turquía y Siria tratan de evitar el conflicto por el caza derribado DANIEL IRIARTE CORRESPONSAL EN ESTAMBUL ¿Dónde está Catherine Ashton? La Alta Representante ha llevado a cabo una diplomacia irrelevante al frente de la UE ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL EN BRUSELAS El derribo de un avión turco por las defensas antiaéreas sirias sobre el Mediterráneo podría tener graves consecuencias. No es posible ignorar algo así. Se hará lo que sea necesario, sin duda afirmó ayer el presidente Abdulá Gül, quien aseguró que los vuelos a gran velocidad que penetran brevemente en el espacio aéreo de Siria son rutinarios Gül aseguró asimismo que se investigará si el avión fue abatido en territorio turco, como sostienen las Fuerzas Armadas de Turquía, e indicó que Ankara está en contacto telefónico con Damasco. Ambos Gobiernos cooperan para evitar una escalada bélica que en estos momentos ninguno de los dos desea. Las Armadas de los dos países han establecido contacto. Navíos sirios participan junto con los turcos en la operación de búsqueda de los pilotos desaparecidos aseguraron las autoridades turcas en un comunicado. Un portavoz de la ONU, Martin Nesirsky, realizó un llamamiento a que este serio incidente pueda ser gestionado con contención por ambas partes a través de canales diplomáticos El ejército sirio afirma que el avión volaba a muy baja altitud, a apenas un kilómetro de la costa siria, por lo que se dio la orden de abatirlo. Solo a posteriori se confirmó que provenía de Turquía. Analistas de seguridad han sugerido que el incidente prueba la capacidad de los sistemas de defensa antiaérea sirios, suministrados por Rusia. Pago a insurgentes Turquía ha sido recientemente mencionada por diplomáticos y servicios de inteligencia como pieza fundamental en el suministro de armamento y financiación a la insurgencia por parte de Arabia Saudí y Qatar. Ayer, un diplomático árabe aseguró a la agencia Reuters que estos países, con apoyo logístico de Turquía pagan salarios a los insurgentes sirios, para fomentar la deserción en el ejército regular. Así las cosas, el presidente sirio, Bashar Al Assad, ordenó ayer la formación de un nuevo Gobierno, que mantiene a los responsables de Interior, Defensa y Exteriores pero renueva todos los demás puestos. La mayoría personas de reconocida lealtad al partido. La nueva figura más destacable es la de Qadri Yamil, nombrado ministro de Comercio Interno de quien se rumorea que tiene contactos no sólo con el Gobierno sino también con los rebeldes. Uno de los vídeos más populares en Bruselas en las últimas semanas es el de la visita del nuevo presidente serbio a las oficinas de la Alta Representante, Catherine Ashton. Cuando se dispone a recibirlo, la jefa de la diplomacia europea se vuelve aterrada hacia sus colaboradores preguntando qué aspecto tiene su interlocutor, de quien admite que no sabría reconocerlo. Por si fuera poco, su enviado especial para los Balcanes, Robert Cooper, admite que no puede ayudarla, porque él tampoco tiene ni idea. El presidente serbio, Tomislav Nikolic, no se dio cuenta de nada entonces, porque un colaborador anónimo le proporcionó una fotografía a la jefa de la diplomacia europea, pero este se ha convertido en uno de los incidentes más reveladores del fracaso de la gestión de esta laborista británica, que debía haber sido la nueva imagen exterior de Europa y que sencillamente ha logrado que su gestión sea irrelevante. Desde el principio se vio claro que el puesto le venía grande a esta británica laboriosa y tenaz, pero que a pesar de llevar mas de un lustro en Bruselas todavía es incapaz de decir en francés otra frase que no sea gracias por la pregunta, pero si no le importa le responderé en inglés Seguramente porque ni siquiera reside en la capital comunitaria, sino que, cuando no está de viaje, prefiere irse a su residencia de Londres, lejos de las instituciones europeas. A pesar de tener bajo sus órdenes a casi cuatro mil funcionarios, el Servicio de Ación Exterior de la UE sigue sin encontrar una función relevante. Ni siquiera las sugerencias del actual ministro español de Exteriores, José Manuel García Margallo, para que ejerciera un papel de liderazgo en la crisis siria, para permitir a los países miembros un mayor margen de maniobra, han sido escuchadas. Catherine Ashton junto al negociador nuclear iraní, Saeed Jalili siempre va con un terremoto de retraso Si se compara con su predecesor, Javier Solana, a pesar de que este tenía muchas menos competencias, la relevancia pública del trabajo de Ashton es francamente minúscula. Y si al principio muchos de sus errores y titubeos le fueron perdonados, luego se convirtieron en críticas ácidas, y finalmente hasta sus enemigos han decidido ignorarla. Sus portavoces no pasan de proclamar en las conferencias de prensa que Ashton está siguiendo con mucho interés tal o cual problema, sin jamás EFE tomar una posición firme sobre nada. Sus defensores alegan que eso no es más que un reflejo de las divergencias entre los países miembros, pero los que recuerdan la gestión de Solana responden que su predecesor también era capaz de orientar el consenso de los Veintisiete de forma más decidida, o para, al revés, buscar los asuntos en los que la UE podía tener más visibilidad y era más sencillo llegar a un acuerdo. Servicio caótico Un alto funcionario europeo citado por la prensa francesa llegó a decir hace un año, cuando el Servicio de Acción Exteriores ya estaba funcionando, que por lo que respecta a la Alta Representante, todo el mundo ha pasado página: Ashton es nula y la puesta en funcionamiento del servicio ha sido tan caótica que ya nadie cree en él Desde el principio se hizo evidente el malestar entre los propios funcionarios, que habían empezado compitiendo por los puestos más importantes con los diplomáticos nacionales, hasta que unos y otros se dieron cuenta de que, sin una dirección política, se pasaban la vida archivando informes y midiendo qué ocultaban a los estados miembros y qué información creían que estos les ocultaban a ellos. Los nuevos miembros con cierta ambición como Polonia se consideran mal representados, mientras que los países fundadores, como Alemania, Italia o Francia están descontentos. España ha obtenido algún puesto relevante en América del Sur, pero lo único que se puede decir de la gestión de Ashton es que ha conseguido no contentar a nadie. Y, peor aún, que eso tampoco le importa a nadie. Con mal pie Su llegada en 2009 al rimbombante puesto de Alta Representantee de la Política Exterior y vicepresidenta de la Comisión Europea no pudo haber venido con peor pie. A los pocos meses se produjo el terremoto de Haití y cuando aún no se habían apagado las críticas reprochándole no haber tenido el reflejo de visitar al desventurado país caribeño, se produjo el terrible temblor en Chile. Un eurodiputado conservador la descalificó con una frase: Lady Ashston