Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 PRIMER PLANO DOMINGO, 24 DE JUNIO DE 2012 abc. es ABC Sondeo europeo para ABC, Bild and Sonntag, El Corriere della Sera y Le Journal Du Dimanche CUATRO GRANDES CABECERAS Nuestros lectores conocen la vocación internacional de ABC y su acendrado europeísmo. A lo largo de casi 110 años de historia el diario ha presentado el proceso de construcción europea. En esta ocasión se alía con cuatro grandes cabeceras para ofrecer una visión paneuropea. Se trata del dominical de referencia en Francia. Pertenece al grupo Lagardère por medio de su filial Hachette Filipacchi Médias. Fue fundado en 1948 por Pierre Lazareff y en la actualidad tiene en la red una edición diaria. Tiene una venta media de 257.000 ejemplares. Es la edición dominical del diario Bild, el más vendido de Alemania. Fue fundado en 1956 por Axel Springer y en la actualidad tiene una venta media de 1.340.000 ejemplares. Se compone de un equipo editorial diferente del diario y se enfoca en una línea política más centrista. Uno de los diarios de referencia de Italia. Fue fundado en 1876 por Eugenio Torelli Violler y entre sus firmas ha tenido tres ganadores del Premio Luca de Tena: Indro Montanelli, Oriana Fallaci y Claudio Magris. Tiene una venta media que ronda los 600.000 ejemplares. ANÁLISIS EL EUROPEÍSMO SALE REFORZADO RAMÓN PÉREZ- MAURA El euro está saliendo reforzado de esta crisis. España se está viendo sometida a medidas de ajuste muy duras que muchos políticos atribuyen con displicencia, a las medidas que nos impone Europa como si nosotros fuéramos Asia países con amenazas sobre su economía y en los que se ha realizado este sondeo. Especialmente relevante es el dato de que por comparación con el pasado mes de noviembre el número de partidarios de volver al marco se mantiene estable en Alemania pasa de un 40 a un 39 por ciento- pero en España el porcentaje de partidarios de volver a la peseta pasa del 34 al 25 por ciento. Un desplome. En Italia y Francia también retrocede el porcentaje de partidarios del salto atrás, aunque de forma más moderada que en España: un tres por ciento en cada país. El porcentaje de europeos que son partidarios de la salida de Grecia del euro si no es capaz de reducir su deuda y su déficit es muy alto, pero también esto puede entenderse como una manifestación de europeísmo: la Unión Europea es por encima de todo una comunidad de solidaridad entre países. Y la primera manifestación de esa solidaridad radica en cumplir con los compromisos adquiridos y no cargar a los demás con nuestros incumplimientos. Precisamente por ello es comprensible que en Alemania haya un 78 por ciento de encuestados partidarios de que en caso de incumplimiento Grecia deba abandonar la zona euro. Los análisis que hoy publican los cuatro periódicos europeos que han participado en esta iniciativa llegan a conclusiones similares. Baste como ejemplo una cita del análisis de Massimo Nava en el Corriere della Sera El caso de Grecia puede aumentar las dificultades para Europa, pero al mismo tiempo Europa tiene los medios y la capacidad de superar la dificultad. La gran mayoría de los europeos siguen creyendo en Europa y no tienen ninguna voluntad de abandonar el euro S on muchos los euroescépticos que han creído estar haciendo su agosto con la crisis del euro. Y sin embargo este sondeo de IFOP para cuatro grandes publicaciones europeas da un resultado bien distinto: la fe en el asediado euro es grande y, en la medida en que pueden hacerse comparaciones con el crédito del que disfrutaba la moneda común hace unos meses, la tendencia es a crecer más que a decrecer. Llama especialmente la atención el escaso entusiasmo que genera la posible vuelta a una moneda nacional. En este sondeo se han utilizado como referencia las monedas anteriores al euro en cada uno de los países. Comprensiblemente, quien vería con más agrado la vuelta a una moneda nacional es Alemania. Su población siempre fue la más escéptica a la hora de renunciar a su moneda y hoy es el país para el que el mantenimiento del euro está teniendo un coste mayor. Pero incluso en el caso alemán solo el 39 por ciento de los encuestados preferirían un retorno al marco antes que seguir con el euro. España se sitúa aquí en el polo opuesto: un 75 por ciento de los encuestados son contrarios a retornar a la peseta. Y esta es una muestra indiscutible de que el europeísmo, por medio de su instrumento más evidente, el euro, está saliendo reforzado de esta crisis. España se está viendo sometida a medidas de ajuste muy duras que muchos políticos atribuyen con displicencia a las medidas que nos impone Europa como si nosotros fuéramos Asia. Algo que hemos visto igualmente reflejado en Grecia en las elecciones del domingo pasado. La votación era sobre si el país heleno debía seguir en el euro o no. Después de las durísimas medidas de ajuste a las que se ha visto sometido el país heleno en el último año, partidos populistas como Syriza y su jefe Alexis Tsipras encontraron un terreno fértil para cosechar éxitos electorales: el euroescepticismo. Pero la realidad es que tenemos en Atenas un nuevo Gobierno fundado en el europeísmo. Y el euroescepticismo, medido en el rechazo al euro, es débil en los tres Grecia Solo un 27 por ciento de los alemanes encuestados creen que logrará devolver lo que debe. Siendo su principal acreedor... C ED CAROSÍA omo es lógico, y después de las tensiones vividas a lo largo de las dos últimas semanas, España es, con mucho, el país en el que más miedo se tiene a un incumplimiento griego. Hasta un 90 por ciento de los encuestados creen que si Grecia no cumple las dificultades de la zona euro se incrementarán de forma notable. Y, sorprendentemente, solo un 27 por ciento de los alemanes encuestados creen que Grecia logrará devolver lo que debe. Lo que, siendo Alemania el principal acreedor, demuestra una fe muy notable en el euro, dados los costes que está teniendo para su economía por los errores de otros socios. En todo caso, este sondeo de cuatro grandes periódicos europeos nos ratifica en que el euroentusiasmo no se ha mitigado con la crisis del euro. Afortunadamente.