Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 DEPORTES Euro 2012 Alemania- Grecia SÁBADO, 23 DE JUNIO DE 2012 abc. es deportes ABC Grecia despierta a la bestia ALEMANIA Neuer Boateng Hummels Badstuber Lahm Khedira Schweinsteiger Reus (80) Ozil Schuerrle (67) Klose (80) 4 GRECIA Sifakis Torosidis Papadopoulos Papastathopoulos Tzavellas (46) Maniatis Ninis (46) Makos (72) Salpingidis Katsouranis Samaras Gekas (46) Fotakis (46) Liberopoulos (72) 2 Mueller (67) Goetze (80) Mario Gómez (80) GOLES 1- 0. m. 38: Lahm. 1- 1. m. 55: Samaras. 2- 1. m. 61: Khedira. 3- 1. m. 68: Klose. 4- 1. m. 74: Reus. 4- 2. m. 87: Salpingidis, de penalti. EL ÁRBITRO Skovina (Eslovenia) Amonestó a Samaras y Papastathopoulos. Reus y Schurrle aportaron dinamismo a Alemania y Ozil se creció con ellos IGNACIO TYLKO ENVIADO ESPECIAL A GDANSK Salvo milagro o mandato divino, no había rescate posible para los griegos, con un fútbol en bancarrota que ya puede celebrar como un hito haber alcanzado por tercera vez los cuartos de final de una Eurocopa y generarle algo de incertidumbre a la poderosa y arrogante Alemania al empatar en el inicio de la segunda parte. El tanto del aguerrido Samaras elevó las connotaciones épicas del partido más morboso del campeonato, pero fue un minúsculo capítulo de un libro de guión previsto y desenlace cantado. Solo cinco minutos después de ese tanto que hizo latir a toda Grecia, Khedira, mediante una volea que ni él mismo sabe si golpeó de empeine o un poco con la espinilla, devolvió a la realidad el duelo del desequilibrio, cerrado con olés del público germano tras las dianas de Klose, que nunca falla, y un Reus extraordinario. El penalti final transformado por Salpingidis, ya era anécdota. Más allá del resultado, de una goleada que pudo ser mucho mayor, el derbi del dinero fue dominado de cabo a rabo por la Mannschaft una selección versátil, que al fin dispone de gran banquillo y se reencontró con una versión notable de Özil, presente en varios goles. Si acaso, le fallan la defensa y un Schweinsteiger lento, pesado, perjudicado por la lesión de tobillo que arrastra. Perdió un balón ante una tímida presión de Katsouranis, que le retrató. Lo suple con oficio y gran sentido táctico, tratando de tocar siempre fácil, pero igual con la in- Khedira celebra su gol a Grecia, que acababa de empatarles 1- 1 seis minutos antes con un tanto de Samaras corporación de Kroos y con Khedira más retrasado, este equipo ganaría todavía más. AFP Las leyes del mercado El deporte rey se somete también a las leyes inexorables del mercado, pero solo entiende de recortes para perfilarse o disparar, no para asfixiar salarios y pensiones. Si no posees jugadores, la prima de riesgo siempre se dispara. Ya fue un triunfo para los helenos evitar ser humillados por una locomotora alemana que avanza sin freno. Es equilibrada, con la fiabilidad germana de los anuncios. Una interesante mezcla de jugadores experimentados y jóvenes emergentes que le aportan frescura y dinamismo. En Gandsk, la antigua Danzig bajo dominio teutón hasta que los soviéticos la arrasaron, los subcampeones sometieron a una Grecia que solo practica el arte de so- Grecia, sin más milagros No hubo rescate posible en la antigua Danzig para una Grecia en bancarroa que obró un milagro al sobrevivir hasta cuartos Khedira, magnífico Sensacional gol y gran partido del madridista, eje del centro del campo brevivir. Lo dijo Löw en la víspera y no pudo ser un comentario más certero. Dejó claros dos principios: no se casa con nadie y, con todo el respeto para los apasionados helenos, pensaba más allá de cuartos. Salvo Özil, cambió todos su entramado ofensivo. Evitó ries- gos con Mario Gómez, tocado, y apostó por el veterano Klose, uno de los grandes delanteros alemanes de siempre que aún, a sus 34 años, rinde bien en el Lazio. Y, lo más concluyente, prescindió por decisión técnica de los dos alas, Müller y Podolski, poco participativos en la primera fase, para buscar más mordiente con Reus y Schurrle, dos jugadores de notable presente y sobresaliente futuro. Con ellos, Alemania ganó en chispa, en velocidad de pase y en desborde. La baja del viejo Karagounis, era un problema irresoluble para Grecia. Sifakis es un portero de feria. Tras el 10 germano, el reseñado empate de Samaras despertó a la bestia germana. En un visto y no visto tres goles que festejó a lo grande la canciller Angela Merkel. Salpingidis maquilló la derrota. Esos dos tantos griegos no gustaron a Löw.