Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 ECONOMÍA turbulencias que existen en los mercados. Los líderes tampoco explicaron cómo se repartirá, es decir, quién se llevará cuánto. La canciller alemana solo dijo que se dirigirá a proyectos concretos de forma muy controlada. Junto a este compromiso, los cuatro líderes también acordaron imponer una tasa a las transacciones financieras para que los bancos contribuyan a paliar las consecuencias de la crisis. No obstante, Angela Merkel no sale de Roma con la cabeza baja. Ha impuesto a los demás sus tesis en las ayudas a la banca que no van a ser directas. Era el principal interés de España. Responsabilidad y control van juntos, si solo envío dinero a los bancos españoles no les puedo decir qué es lo que tienen que hacer para arreglar el problema porque no tengo competencia para hacerlo. No se trata de autorizar o no autorizar, los tratados no lo permiten zanjó. La compra de deuda de los Estados en apuros también ha quedado en el aire. Merkel evitó contestar a la pregunta y Rajoy subrayó que el compromiso de los cuatro es poner en marcha todos los mecanismos necesarios para estabilizar el mercado La preferencia de España, con el apoyo de Hollande, es que el Banco Central Europeo adquiera deuda soberana. Rajoy dijo salir de la reunión muy satisfecho y enormemente contento pero no concretó más. SÁBADO, 23 DE JUNIO DE 2012 abc. es economia ABC Lagarde se convierte en el principal ariete contra la rigidez alemana El FMI insiste en las ayudas directas a la banca europea que Merkel ha vetado ENRIQUE SERBETO LUXEMBURGO Rajoy, directo El presidente, en su intervención, fue muy breve. Hablaba en cuarto lugar y en los turnos precedentes Monti, Hollande y Merkel habían avanzado el contenido de la reunión. En su estreno en un cónclave entre los grandes del euro, Rajoy habló para España y se limitó a subrayar que los tres grandes han respaldado su famosa propuesta de los cinco puntos- -austeridad, reformas en España, reformas en Europa, estabilidad de la deuda y liquidez- más tres acuerdos concretos: la irreversibilidad del euro, el uso de todos los mecanismos para estabilizar la situación y el inicio de la andadura hacia la unión bancaria y fiscal de la eurozona. Merkel añadió que también política. Entre los cuatro líderes todo parecía complicidad. No hubo reproches hasta el final. Fue Monti el que como anfitrión realizó el discurso de cierre con un giro inesperado. Exculpó a Grecia y Portugal de las actuales dudas que planean sobre el euro, que achacó a los grandes países de Europa por Francia y Alemania. Mientras Merkel y Hollande se miraban y asentían, el primer ministro italiano recordó cómo en 2003 ambos se saltaron el Pacto de Estabilidad socavando la credibilidad europea Las consecuencias de aquello se están pagando desde hace diez años, remachó. La directora- gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde, ha revelado para muchos la existencia de un recurso legal que permite a la institución que preside hacer análisis de situación y recomendaciones a la zona euro, al publicar un documento en el que hace una descripción de las recetas para la crisis. De repente, la antigua ministra de Economía francesa puede permitirse el lujo de decirle a los que fueron sus pares, entre ellos al alemán Wolfgang Schäuble, qué cree que deben hacer: unión bancaria con un gobierno centralizado y un fondo de garantía de depósitos común; unión fiscal, es decir, mayor integración presupuestaria pero con control democrático de las decisiones que afecten a los ciudadanos y reformas estructurales, para mejorar la competitividad, sobre todo en los países del sur. Junto a estas recetas que pueden sonar a música en los oídos de Angela Merkel, Lagarde ha incluido otras que la alemana no desea ver ni de lejos, al menos por ahora, como la idea de que se debe introducir una forma limitada de deuda común se llame o no eurobonos. Respecto al Banco Central Europeo, Lagarde dice que tiene margen para bajar los tipos de interés debe aportar liquidez a los bancos con mas flexibilidad y estar dispuesto a volver a usar las medidas no convencionales como ya hizo en el pasado para apaciguar los mercados de deuda, pese a las reticencias germanas. Como Lagarde ahora no representa a ningún gobierno europeo, no ha Christine Lagarde, directora gerente del FMI AFP BCE El Banco Central Europeo tiene margen para bajar los tipos de interés Unión bancaria Europa debe avanzar hacia una unión bancaria con un gobierno centralizado tenido ningún inconveniente para señalar que le parece mejor que la refinanciación directa de los bancos que tienen problemas para romper el efecto adverso de la interacción entre el estrés de los bancos y de la deuda soberana Cuando le preguntaron si estaba pensando en España al redactar esta observación, Lagarde dijo que no, que se puede aplicar a cualquier país. Algunos periodistas plantearon si estas medidas tenían futuro sin el acuerdo de la canciller alemana, a lo que el presidente del Eurogrupo, Jean- Claude Juncker respondió no sin cierto sarcasmo: gracias por ayudarnos a identificar dónde está el problema SE RECAUDARÁ UN 0,1 SOBRE LAS TRANSACCIONES FINANCIERAS Nueve países de la UE deciden avanzar en la tasa financiera E. S. LUXEMBURGO Por primera vez en la historia del funcionamiento de la UE, un grupo de países va a romper la exigencia de unanimidad en cuestiones fiscales para intentar poner en marcha una cooperación reforzada y crear una tasa a las transacciones financieras, la llamada tasa Tobin una de las ideas más emblemáticas en la gestión de la crisis. Los ministros de Economía de los 27 han lanzado el proceso en el consejo que celebraron ayer en Luxemburgo, con el respaldo expreso de los dirigentes de Alemania, España, Francia e Italia, reunidos en Roma. Austria, Bélgica, Portugal y Eslovenia se han sumado al proceso y se da por hecho que al menos Grecia, cuyo nuevo ministro todavía no se ha podido incorporar a su puesto, se sumará a la iniciativa, con lo que se al- canzará el numero mínimo de países- -nueve- -necesario para poner en marcha una medida europea entre los países que desean dar ese paso, sin necesidad de esperar que los Veintisiete estén de acuerdo. El proyecto que ha elaborado la Comisión Europea prevé la instauración de una tasa de 0,1 para las transacciones de acciones y obligaciones, y de 0,01 para los demás productos financieros. Según los cálculos más optimistas, la medida puede llegar a generar hasta 57.000 millones de euros en toda la UE. Gran Betaña, H olanda e Irlanda no se sumarán de momento a la iniciativa.