Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 INTERNACIONAL SÁBADO, 23 DE JUNIO DE 2012 abc. es internacional ABC La CIA participa en la entrega de armas occidentales a los rebeldes sirios Según The New York Times los agentes no lo hacen físicamente, pero deciden a qué grupos se entregan para que no caigan en manos de Al Qaida EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN WASHINGTON A gentes de la Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) están participando en la distribución de armas a grupos rebeldes de Siria, en la zona de Turquía fronteriza con ese país. La información, publicada por The New York Times supone un paso más en el alineamiento efectivo de EE. UU. con los grupos alzados en armas contra el presidente sirio Bashar Al Assad, si bien Washington precisa que técnicamente se limita a proporcionar apoyo no letal a la oposición civil Esa precisión se acoge al hecho de que los agentes de la CIA no estarían entregando físicamente las armas, sino participando en determinar a qué grupos se les deberían de suministrar, sobre todo para evitar que caigan en manos de facciones vinculadas con Al Qaida u otros grupos terroristas. Las armas estarían pagadas por Turquía, Arabia Saudí y Qatar, y entre los mediadores para introducirlas al otro lado de la frontera estarían actuando los Hermanos Musulmanes de Siria, de acuerdo con el diario neoyorquino. El armamento incluye rifles automáticos, granadas propulsadas por cohetes, municiones y armas antitanque. La Administración Obama asegura que no procura armas a los rebeldes, pero admite que países vecinos de Siria pueden hacerlo. Ayudando a elegir a los grupos rebeldes, los operativos de inteligencia estadounidenses en Turquía esperan conocer más sobre la creciente y cambiante red opositora dentro de Siria y establecer nuevos lazos indica el periódico. Ni la Casa Blanca ni el Departamento de Estado o Pentágono han querido pronunciarse sobre esa información. EE. UU. está proporcionando apoyo no letal a la oposición civil. Más allá de eso no tengo nada que decir declaró Victoria Nuland, portavoz del Departamento de Estado. Este recordó que ha aprobado quince millones de dólares de ayuda, como suministros médicos y equipos de comunicaciones a grupos civiles de la oposición. El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, por su parte, indicó que EE. UU. continúa trabajando, junto con otros países, para ayudar a la oposición a organizarse para desarrollar mayores capacidades, como parte de preparación para una transición política Eso contribuirá a evaluar quién compone la oposición Añadió que la política de aportar ayuda no letal no ha cambiado Sin modificar esa política, la Administración estadounidense estaría barajando, de acuerdo con The New York Times suministrar a los rebeldes asistencia adicional, como entregarles imágenes de satélite y otra información de inteligencia detallada sobre la localización y movimientos de las tropas sirias. Incluso podría ayudar a crear un propio servicio de inteligencia rudimentario, aunque no hay nada decidido en firme. Ayuda militar rusa Estados Unidos se encuentra en una complicada tesitura no solo ante la negativa de Rusia a apoyar medidas de mayor presión diplomática sobre Al Assad, sino a su actitud cada vez más abierta a prestarle asistencia militar. La fría entrevista que a comienzo de semana mantuvieron en la reunión del G- 20 de México el presidente ruso, Vladimir Putin, y el estadounidense, Barack Obama, fue una evidente manifes- tación del desencuentro entre ambos países en la cuestión siria. Muy comentado fue el tenso lenguaje corporal de ambos, claramente incómodos en su trato: apenas cruzaron sus miradas. En el comunicado emitido tras la larga entrevista unas dos horas, lo que excede el tiempo que se dedica a encuentros bilaterales en el marco de cumbres de varios países, pero es que los dos querían estar seguros de que el otro entendía bien sus posiciones en Siria ambos se limitaron a indicar que el objetivo común de una transición política hacia un sistema democrático y plural debería ser implementada por los mismos sirios Armas rusas con aval de la ONU El ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov, urgió ayer al régimen sirio a un mayor esfuerzo para implementar el plan de paz de Kofi Annan, durante una entrevista mantenida en San Petersburgo con su homólogo sirio, Walid al Mualem. Ya han hecho mucho, pero pueden y deben hacer mucho más declaró Lavrov tras la entrevista. Lavrov aseguró que el ministro sirio había prometido en nombre de Al Assad que Damasco está dispues- ta a una retirada sincronizada de las tropas de las ciudades siempre que los rebeldes hagan lo mismo. Ese es el plan que quiere llevar a cabo el exsecretario general de las Naciones Unidas, pero la falta de cooperación gubernamental ha hecho que los observadores de la ONU se hayan retirado, dando prácticamente por muerto el plan. El titular ruso de Exteriores indicó que los suministros militares de Moscú a Siria no violan las leyes internacionales ni las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU El comunicado no se pronunció sobre el suministro ruso de armamento a Siria, pero acto seguido la Casa Blanca señaló a Rusia por llevarlo a cabo. Nos gustaría ver que se acaba la venta de armas al régimen de Assad, porque creemos que ha demostrado que solo utilizará a su Ejército contra su propia población civil indicó Benjamin Rhones, viceconsejero de Seguridad Nacional estadounidense tras la entrevista entre Obama y Putin del lunes. Una nueva oportunidad para explorar una salida concertada será el encuentro que la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, mantendrá con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, en el marco de la reunión de ministros de Exterior del Asia- Pacífico del próximo jueves en San Petersburgo. Pero una aproximación decisiva no parece estar en el horizonte inmediato. Mientras la diplomacia explora nuevas vías, el Pentágono continúa evaluando de modo hipotético varias opciones militares, de acuerdo con el encargo dado por Obama al jefe de las Fuerzas Armadas estadounidenses, general Martin Dempsey. Esas opciones pasarían por realizar vuelos humanitarios, llevar a cabo vuelos de vigilancia sobre las tropas sirias y el establecimiento de una zona de exclusión aérea. También se han analizado planes para tomar control de almacenes de armas biológicas y químicas en el caso de que una guerra civil afecte su seguridad.