Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 23 DE JUNIO DE 2012 abc. es estilo GENTESTILO 55 PAPEL DE PIRATA GRACIAS, SARA ÁNGEL ANTONIO HERRERA S ara Carbonero sale a diario campeona en internet, porque la afición le ha pillado gusto al vacile o coña a propósito de los comentarios de la chavala en la Eurocopa. Lo que se ve, de arranque rápido, es que en el asunto se anudan dos arraigos muy nacionales, digamos. Primero, el vicio de hacer chistes fusilando a otro. Y segundo, que una guapa siempre tiene delito. No vamos a arriesgar aquí que Sara es un alarde de elocuencia, porque ella es de escueta escuela azoriniana, aunque no haya leído a Azorín, y las oraciones subordinadas las perdona con un golpe del relámpago de la melena. No es Valdano con escote, vale, y las firmas de champú no la codician por su prosa a pie de campo, pero tampoco merece que el gentío le pegue una tunda pospartido porque ahorra en adjetivos. Se abrió el otro día en la red un hashtag, bajo el grito de guerra Gracias Sara y el invento recoge un muestrario de chistes a su costa que dan para que Chiquito de la Calzada vuelva a hacerse una carrera, o dos, ida y vuelta. Los hay de ingenio gozoso, y los hay de machismo casi injuriante. Intuyo que una fea, o feu- chilla, no da para tanta inspiración de mala leche. A Sara, cuando el pasado Mundial, casi la culpan de los despistes que Iker Casillas no tuvo. Iker la besó, ya campeonísimo, y Sara se quedó despeinada de sorpresa ante el mundo. Desde entonces, Sara es un poco o un mucho titular de la selección, pero le damos mucha leña de furia hispánica porque habla mucho con las pulseras. Iker la defendió, en su día, con aquel beso de arrebato, y ahora se han hecho una foto de reenamorados en la playa, para el Twitter. Es un modo de decir que van firmes a lo suyo, pero sin abrir la boca. Lo que me preocupa es que me acaben despistando de ca- breo a Casillas, que tiene que estar a parar los goles del partido, y no los otros. Si estamos con la selección, conviene dejar un poco en paz a la guapa, porque preferimos a Casillas en plena forma, entre otras cosas. Sara se ha convertido en una novia cruzada de periodista, o al contrario, y ha llevado al auge el oficio en curso de guapa del fútbol, que luego han seguido tantas, entre las groupies de pichichis y las monadas de dar titulares de promoción de perfumes. Sara es la más famosa, y no la peor. Su popularidad de portada le complica su faena de reportera en la banda, pero ya quisieran muchas, y muchos, tenerlo tan cómodamente incómodo como ella. Aunque te metan de vez en cuando una goleada de piropos en internet, pero piropos al revés. Paralelo al fútbol, hay mucho fútbol de cháchara de peluquería. Gracias a sus detractores, Sara ya ha ganado la Eurocopa de chicas, consortes o no. Le han descubierto más estampa que lenguaje. Ya sólo faltaba que hablara como Matías Prats.