Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 GENTESTILO SÁBADO, 23 DE JUNIO DE 2012 abc. es estilo ABC El litigio entre esta polémica pareja se remonta a 2009, un año después de haber puesto fin a su relación, cuando él le pidió por primera vez que dejase la casa. Tras negarse a abandonar lo que para ella era el hogar familiar, Bermúdez defendió su postura deshecha en lágrimas por diversos platós de televisión, sin conseguir con ello ablandar el corazón del padre de su hijo. Y aunque en un primer momento la Justicia le dio la razón, ahora la decisión del Tribunal Supremo viene a apoyar lo que el deportista VIDA lleva defendiendo años. Aparte, en la misma NUEVA sentencia, se dicta que El jugador del no se efectúa atribuGetafe ha superado ción a Bermúdez del su relación con Nuria. uso del lujoso coche Desde 2009 mantiene marca Audi Q 7, por un romance con inadecuación de proRocío Herrera, de cedimiento. 22 años No obstante, Nuria y su pequeño Daniel, de 5 años, que actualmente residen en casa del padre de la joven, no se quedarán desamparados: el futbolista gaditano deberá seguir pasando a su hijo los 4.000 euros de pensión que le fueron otorgados en 2009 y el 50 por ciento de los gastos extra que el niño tenga. El otro 50 por ciento deberá abonarlo ella. Abrupto final Dani Güiza se queda con la casa, el coche y la chica El futbolista y su novia recuperan la mansión donde viven Nuria Bermúdez y su hijo ANA ASENSIO Tras una dura batalla legal que ha durado años, la Sala del Tribunal Supremo ha dictado una sentencia firme que obliga a Nuria Bermúdez a abandonar la casa de Dani Güiza antes del próximo 9 de agosto. El futbolista, que actualmente milita en las filas del Getafe y presume de una joven novia de nombre Rocío, siempre alegó que la residencia donde vivía Nuria con su hijo Daniel, desde que se separaron, era una inversión y no la vivienda familiar, como venía defendiendo su expareja. En una sentencia anterior, dictada en febrero de 2011, la Audiencia Provincial de Palma había otorgado el uso de la vivienda a Bermúdez, concediéndole en ese mismo proceso la custodia del hijo de ambos, aunque con un régimen de visitas a favor del deportista. Además se acordó que Güiza debía pasar a su hijo 4.000 euros al mes en concepto de pensión alimenticia (el deportista había solicitado abonar sólo 2.500 euros) Pero ahora, y tras el recurso inter- Aquellos años felices puesto por el futbolista, el Supremo ha ordenado a Bermúdez que abandone la vivienda que su expareja posee en la localidad de Boadilla del Monte, y que le había sido otorgada en el proceso abierto tras su separación. Güiza y Bermúdez, en una imagen de 2008, cuando todavía estaban juntos. Planeaban casarse tras la Eurocopa de ese año A pesar de que en 2008 declararon a los cuatro vientos que si la selección española ganaba la Eurocopa lo que finalmente ocurrió contraerían matrimonio, la pareja no solo no pasó por la vicaría, sino que puso fin a sus tres años de convivencia. Y es que tras el fichaje de Güiza por el Fenerbahçe SK y su marcha a tierras turcas, las desavenencias que la pareja arrastraba no hicieron más que empeorar. Ella se quedó a vivir en Madrid para continuar su carrera de representante de futbolistas, mientras que él no tuvo más remedio que poner tierra por medio e irse a vivir fuera de España para cumplir con sus compromisos profesionales. A partir de ahí, la mediática Bermúdez ha ido haciendo caja paseando su fracaso de pareja por los platos de televisión, calificando a su ex de mal padre y de otras lindezas por el estilo. Llegando incluso a hacer frente común contra Güiza con la exesposa del gaditano, Rocío Aranda, y madre de Christian, el primer hijo del futbolista. Ambas mujeres se sentaron juntas en televisión para relatar con todo lujo de detalles sus nefastas experiencias con el jugador del Getafe. Transcurrido el tiempo, Rocío se desmarcó de este discurso, pacificó su relación con su exmarido en bien del hijo de ambos y acabó, como no podía ser de otra manera, a la gresca con Nuria. Por ahora, y con esta sentencia del Tribunal Supremo, que obliga a Nuria y a su hijo a abandonar el chalé de Boadilla del Monte, se pone punto final al último capítulo de la guerra mediática que mantiene la pareja desde que pusiera fin a su relación hace ya cuatro años.