Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN VIDAS EJEMPLARES PUEBLA SÁBADO, 23 DE JUNIO DE 2012 abc. es opinion ABC LUIS VENTOSO COMPASIÓN Y ALEGRÍA Esta crisis no nos ha arrebatado las virtudes que nos sacarán del pozo. Es lo mejor que tenemos A BUSO de drogas, crimen violento, delincuencia juvenil, desintegración familiar, dependencia de los subsidios, fracaso escolar, pobreza, pérdida de valores, embarazo adolescente, familias disfuncionales, consumo excesivo de alcohol, niños que matan: tenemos una sociedad rota. El párrafo anterior no habla de España. Tampoco lo he escrito yo. Es la trascripción literal del arranque de un informe del Parlamento británico sobre la situación del Reino Unido. España está tocada, sí, y las va a pasar canutas. Pero tampoco anda muy boyante la nación que cada día nos vapulea con su prensa económica, la que apuesta a degüello contra la deuda española desde la City, la que sigue en la UE como un socio diletante que la torpedea desde dentro. Algo huele a podrido en las islas. El despegue previsto para este año no ha llegado y llevan más de seis meses decreciendo. Arrastran un déficit fiscal a la española, del que poco se habla, pero que ha obligado a Cameron a sacar la podadora. Su banca fue objeto de un aparatoso rescate hace ya cuatro años, con nacionalización de colosos incluida. Sus barrios periféricos son un polvorín, cuya mecha es la desesperanza. El verano pasado estallaron los suburbios de Londres, con saqueos, incendios, guerrilla contra la policía. Todo en un contexto de racismo latente y No future four you A muchos de ustedes el nombre del pintor inglés Tim Behrens no les dirá nada, pero desde el 2005 forma parte de la pequeña historia del arte. Ese año Christie s vendió por 6,2 millones de euros el cuadro Hombre pelirrojo en una silla La obra llevaba la firma del maestro Lucien Freud. El modelo fue Tim, allá por 1962, cuando era un joven bohemio de buena cuna. Habitual de un garito del Soho llamado Colony Room, alternaba con la crema de lo que la academia llamaría algún día Escuela de Londres: Freud, Bacon, Michael Andrews, y otros genios e impostores dipsomaníacos, lujuriosos y talentosos. A Tim Behrens, como a tantos ingleses de clase alta, sus padres lo despacharon de mocoso a la frialdad y supuesta excelencia de un buen internado. Jamás se le borró la herida de esa conjugación tan británica del desapego. Así que ya adulto, inició su fuga rebelde hacia la luz: Italia, y luego España, que lo conquistó y donde ha varado para siempre, primero en Andalucía y al final en Galicia. A sus 75 años forma parte de la brisa atlántica, con su pelo aún rojo y su sorpresivo parche pirata en un ojo herido. De España, a Tim le gustó el alcohol barato, la francachela, el sol, la carencia de rigidez... Pero ha contado que lo que lo sedujo de verdad fue otra cosa: el arraigo del concepto de familia, el cariño perpetuo y permanente que percibió. La crisis nos va a quitar cosas. Ya no habrá todoterrenos de 50.000 euros para ir al súper. Ni viajes de novios de un mes a China. Pero la crisis no nos ha quitado lo mejor que tenemos: la compasión, la alegría y la familia. Esa es la explicación de que este país no arda con cinco millones de parados; la materia prima que nos sacará del pozo. Es lo mejor que tenemos. Y no abunda. DESDE SIMBLIA JOSÉ CALVO POYATO TIEMPOS DE ZOZOBRA Rescate más allá de eufemismos y zarandajas, porque llamar a las cosas por su nombre es la mejor forma de saber dónde estamos V IVIMOS tiempos de zozobra. Nos acompaña a cuenta del rescate a la banca española, rescate más allá de eufemismos y zarandajas, porque llamar a las cosas por su nombre es la mejor forma de saber dónde estamos, al menos con cierta aproximación. ¿Acaso en el Partido Popular no recuerdan cuando el ínclito Zapatero denominaba la crisis como desaceleración temporal del crecimiento La desaceleración temporal del crecimiento nos llevó a cinco millones de parados, entre otras cosas. También hemos vivido con zozobra las elecciones griegas. O los helenos votaban de forma que se configurase un gobierno o Europa iba al desastre. Más aún tenían que votar de forma que fuera posible formar un gobierno que estuviera dispuesto a cumplir los compromisos adquiridos para recibir los millonarios rescates en que está inmersa su economía. La expectación era tal que se afirma que la canciller Merckel no voló a México, a la reunión de Los Cabos, hasta que era segura la victoria del partido conservador Nueva Democracia y se abría la perspectiva de que Samaras pudiera formar gobierno con los socialistas de Vanizelos. Ahora todos a echar las campanas al vuelo. ¡Eureka, Grecia tiene gobierno! Me temo que demasiado pronto porque Grecia es un laberinto y en Europa no hay un Teseo- -héroe en una hermosa historia de la mitología griega- -con capacidad para meterse en el laberinto y acabar con el Minotauro. Lo mismo que cuando nos prometen que las tensiones bajarán cuando el rescate a la banca española sea efectivo. En la City londinense parecen empeñados en acabar con el euro y eso significa que las tensiones no cederán, ya se encargarán de ello Fitch, Standard Poor s o Moody s. El gobierno presidido por Samaras, un tripartito con ministros sólo de Nueva Democracia- -veremos en qué queda- tiene dos posibilidades de salir del laberinto. Una, renegociar los términos de su rescate- -es lo que ha prometido a los griegos- -otra, impulsar un plan para reactivar la economía griega. Lo primero parece complicado porque Merkel, luterana de convicción, considera que los meridionales somos gente dada al ágora, a la palestra, a la taberna y al disfrute del sol y que necesitamos un severo correctivo a base de disciplina y austeridad; no le falta su parte de razón, pero no puede imponerlo por las bravas. En cualquier caso, la renegociación, como la quieren los griegos, no será posible porque sólo se referirá a los plazos, al considerarse en Bruselas- -léase Merkel- -excesiva la quita hecha a la deuda. Lo segundo, impulsar la reactivación de la economía griega, tampoco parece posible con la austeridad a la que se aferra Merkel y con el destino- -pagar intereses y amortizar capital- -que tienen ocho de cada diez euros que recibe Grecia. Merkel exige austeridad a los griegos gobernados por Samaras que, no lo olvidemos, pertenece ideológicamente a quienes metieron a Grecia en el laberinto donde han estado falsificando cuentas, haciendo trampas y gastando a mansalva. También exige austeridad a España para recibir el rescate de la banca y al gobierno de España que haga los deberes. Es decir, apretarnos más el cinturón y no gastar en los coches, televisores, ordenadores o frigoríficos que vende Alemania. Lo dicho vivimos tiempos de zozobra, también para Merkel. www. josecalvopoyato. com