Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 INTERNACIONAL Nuevo Gobierno en Grecia JUEVES, 21 DE JUNIO DE 2012 abc. es internacional ABC Una labor de titanes El Ejcutivo que encabezará el líder conservador de Nueva Democracia tiene ante sí una difícil tarea. Recortes en los gastos del Estado, despido de B. CASTIELLA ATENAS funcionarios y rebaja de sueldos de los que se salven. Recaudar más y mejor. Los radicales de Syriza se preparan ya para salir a la calle El primer ministro que juró ayer su cargo tiene ante sí una labor de titanes. Estos son algunos de los desafíos que tendrá que acometer de manera inmediata. 3 Liberalización de la economía 1 Aplicar más recortes de manera inmediata Implementar las medidas ya negociadas para este mes de junio, incluyendo la reducción del número de empleados públicos. Tiene que haber unos 150.000 menos en el año 2015. Aquellos que sigan trabajando verán recortados sus salarios en un 12 por ciento. Militares, policias, bomberos y especialmente empleados de la salud publica y esto sin que se paralice el sistema sanitario estatal. Otro de los retos será conseguir pagar a los proveedores del Estado (compañías de productos medicos y farmaceuticos) que están al borde de la quiebra. Hay también que reducir gastos en me- Implementar las medidas para liberalizar las profesiones hasta ahora cerradas (con privilegios gremiales que encarecen el coste de vida) a las que se oponen distintos grupos con mucha fuerza (farmacéuticos, abogados, notarios, ingenieros, camioneros, dueños de gasolineras, transportistas de combustibles... Son en total más de cien profesiones que verán recortados sus privilegios. 4 Privatizar compañías estatales Seguidores de Amanecer Dorado en Atenas dicinas al mismo tiempo que hay que mejorar el funcionamiento de los hospitales publicos. REUTERS 2 Mejorar la recaudación de impuestos Mejorar la recaudación de impuestos y hacer una reforma fiscal que garantice que no sólo quienes cobran una nómina y una pensión sean los más gravados. Se deberá luchar con eficacia contra la evasión de impuestos e intentar que regresen los depósitos griegos que se encuentran ahora en el extranjero. Cambiar la forma y el número de las delegaciones de Hacienda y evitar el contacto físico de recaudadores con quienes pagan sus impuestos. Queda pendiente qué se va a hacer con el sector naval, ya que muchos de los armadores que fabrican en el extranjero no pagan impuestos por las remesas que traen al país. Un asunto muy controvertido en Grecia. Conseguir sacar adelante una ley de privatización de propiedades estatales es matemáticamente posible y sencillo. Otra cosa es la respuesta que den en la calle los Radicales de Izquierda, de Alexis Tsipras. Samarás tendrá que privatizar propiedades estatales, incluyendo las apuestas del Estado, compañías de agua de Atenas y Tesalónica, parte de la compañía de electricidad estatal. Habrá que legislar correctamente en los temas de energía y de renovables. Garantizar también que las propiedades y compañías privatizables no tienen problemas legales y burocráticos pendientes, empezando por el tema del catastro, algo que todavía no se ha terminado de hacer en Grecia) Efectivamente, una labora de titanes. Ocaso y caída del Robin Hood de la Verdad POR RAMÓN PÉREZ- MAURA J ulian Assange era un predicador de ética- y él creía también que de estética- que proclamaba su fe en el robo de documentos para repartirlos entre los medios de comunicación. Tenía un poco de Robin Hood, por aquello de robar a los ricos para dar a los pobres. Claro que The New York Times The Guardian o El País por ejemplo, tenían bastante poco de pobres. Al menos cuando publicaban sus documentos casi recopilados a peso. Sucedió que ni los medios que dedicaron grandes recursos humanos y materiales a la saga bautizada Wikileaks fueron capaces de demostrar a Assange la lealtad a la que suele empujar una gran inversión económica. Pronto resultó evidente que los materiales robados que se estaba difundien- do tenían el efecto añadido de poner en peligro la vida de muchas personas. Entre otras, las de aquellos afganos que habían colaborado con Estados Unidos en el derrocamiento del régimen de los Talibanes. La libertad de expresión que predicaba Assange valía más que la vida de quienes se habían arriesgado por aliarse con Washington contra la tiranía del mulah Omar. Sucedió entonces que al valiente Assange se le cruzaron en el camino dos mujeres que dejaron su grado de caballerosidad aproximadamente a la misma altura que la del mulah Omar. Solo que estas señoras no eran de nacionalidad afgana o de cualquier otro país de mantalidad retrógrada, sino que eran vecinas del siempre progre y sexualmente desinhibido Reino de Suecia. Y con esa mentalidad le acusaron de asalto sexual y violación. La fe de Assange en la Justicia ha sido limitada a lo largo de todo este proceso que se prolonga desde que el 20 de agosto de 2010 la Policía sueca empezó a investigar las dos acusaciones distintas de asalto sexual. Assange fue detenido y se resistió cuanto pudo a una extradición a Suecia, cuya Justicia no debe parecerle suficientemente imparcial u objetiva. La Justicia británica, al fin, ha rechazado su recurso contra la extradición y Assange, demostrando cuál es la escala de valores de este defensor de las libertades universales e ilimitadas, ha buscado el amparo de la Embajada del Ecuador en Londres con el fin de obtener estatuto de refugiado político. Tiene delito que el predicador de la libertad de información sin límites haya recurrido contra la extradición a Suecia, a quien Reporteros sin Fronteras sitúa en el puesto 12 de su escalafón mundial de la libertad de expresión, para acabar pidiendo asilo político en Ecuador que está en el puesto 104 del escalafón. Assange se ha retratado. Y quienes le hicieron el juego, también.