Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 ESPAÑA JUEVES, 21 DE JUNIO DE 2012 abc. es españa ABC El Rey: Seguid pescando sin problemas, que para eso está la Guardia Civil El Monarca, que vestía uniforme de capitán general del Ejército, visitó Algeciras para felicitar al Instituto Armado y apoyar a los pescadores ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS PABLO MUÑOZ ALGECIRAS E stoy aquí porque he querido escucharos personalmente. Os apoyamos y trabajaremos por vosotros Este es el mensaje que Su Majestad el Rey transmitió ayer en Algeciras a los pescadores que faenan en aguas próximas a Gibraltar y que, desde el pasado mes de marzo, se están viendo hostigados por las autoridades del Peñón. Don Juan Carlos se reunió con ellos durante unos veinte minutos en la Comandancia de la Guardia Civil, durante la visita que el Monarca realizó para mostrar su apoyo a la labor que los agentes del Instituto Armado realizan en aguas del Estrecho. Los pescadores informaron al Rey de que no van a renunciar a su derecho a pescar donde lo han hecho toda la vida y Don Juan Carlos les respondió: Seguid pescando sin problemas, que para eso está la Guardia Civil El Rey llegó a Algeciras vestido con el uniforme de verano de Capitán General del Ejército de Tierra y lo primero que hizo fue visitar la patrullera Río Segura el buque insignia de la Guardia Civil. El barco se encontraba atracado en un muelle del puerto desde el que se divisaba el Peñón de Gibraltar al fondo, pero Don Juan Carlos no reparó en él de forma especial. A los pescadores Estoy aquí porque he querido escucharos personalmente. Os apoyamos y trabajaremos por vosotros A la Benemérita Me siento orgulloso de vosotros. Enhorabuena por vuestro trabajo Brindis El ministro del Interior brindó por el primer guardia civil de España Y el Rey agregó: Lo soy, pero honorario El Peñón de fondo Embarcó en un muelle desde donde se veía Gibraltar cibió las explicaciones de los hombres del Instituto Armado, que no podían ocultar su orgullo por la presencia del Rey. Y es que el motivo de la visita de Don Juan Carlos a Algeciras era precisamente respaldar la excelente labor que realiza la Guardia Civil en el Estrecho de Gibraltar, destinada fundamentalmente a la lucha contra el narcotráfico y la inmigración ilegal y, en los últimos meses, a proteger los pesqueros españoles que faenan en aguas próximas al Peñón. A pesar del intenso calor, del difícil acceso y de la distancia a la que se encontraba el muelle en el que estaba atracado el buque, algunos vecinos de Algeciras se acercaron hasta el mismo con banderas de España para ver personalmente al Rey y darle la bienvenida. Operaciones de vigilancia Después de recorrer el buque insignia del Instituto Armado, el Rey se trasladó a la Comandancia de la Guardia Civil en Algeciras, donde fue informado del trabajo que realizan los agentes del Centro Regional de Vigilancia Marítima de Costas y Fronteras. Desde este lugar, se dirigen las operaciones de vigilancia marítima, terrestre y aérea de toda la costa de Andalucía, Ceuta y Melilla. En este centro, el Monarca se interesó especialmente por la lucha contra la inmigración ilegal. Días atrás, cuando ABC anunció que Don Juan Carlos iba a visitar a la Guardia Civil de Algeciras, los pescadores pidieron al Rey de viva voz -es decir, que no remitieron ningún escrito formal al Palacio de La Zarzuela- que les recibiera, aunque solo fuera un par de minutos -que luego fueron veinte- para informarle de la difícil situación en la que se encuentran desde que se han visto envueltos en el conflicto político con Gibraltar. El Rey, sensible a su petición, manifestó su deseo de recibirles y, la tarde anterior a su llegada, los representantes de los pescadores y armadores de la Bahía de Algeciras recibieron la confirmación oficial del encuentro. Por ello, a última hora, se sumó a la visita el secretario general de Pesca, Carlos Domínguez, para que estuviera presente en la reunión. En ella, los pescadores entregaron un escrito al Rey en el que describen las dificultades, ajenas al sector de la pesca, con las que se encuentran cuando salen a ganarse la vida en el mar. Unas dificultades que afectan a unos 60 pesqueros, de los que dependen unas 300 familias, algunas de las cuales se están viendo obligadas a pedir ayuda a Cáritas para sobrevivir, según relataron al Monarca. Los pescadores manifestaron ante el Rey su reconocimiento y gratitud a la Guardia Civil por la protección que les brinda cuando salen a pescar y dejaron clara su disposición a seguir siendo respetuosos con las normas medioambientales. Maniobras peligrosas También informaron a Don Juan Carlos de los riesgos que viven cuando salen a faenar y tienen que tratar de evitar, a la vez, los hostigamientos de las patrullas gibraltareñas. Y el Rey, como buen marino que es, comprendió perfectamente los peligros que suponen para las embarcaciones las maniobras bruscas y violentas. Cuando finalizó el encuentro, en la Comandancia de la Guardia Civil se sirvió un vino español, al que también fueron invitados los pescadores y armadores del Campo de Gibraltar. En este momento, el ministro del Interior hizo un brindis por el primer guardia civil de España en alusión al Rey, a lo que Don Juan Carlos respondió que lo es, pero honorario El Monarca aprovechó entonces para dirigir unas breves palabras a los agentes, las únicas que pronunció en público durante toda la visita, y trasladó su enhorabuena a la Guardia Civil, por la excelente labor que realiza. Me siento orgulloso de vosotros afirmó y alzó su copa para brindar por España Honores y el Himno Acompañado por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, Don Juan Carlos llegó pasada la una de la tarde al puerto de Algeciras en helicóptero procedente de Jerez, donde aguardaba el avión en el que habían viajado desde Madrid. El Rey recorrió en coche la distancia que le separaba del muelle y, antes de embarcar, fue recibido bajo un sol abrasador con honores y el Himno Nacional por una compañía de la Guardia Civil. Don Juan Carlos prescindió del bastón durante estos momentos solemnes, aunque luego lo recuperó para moverse con más seguridad por el interior del buque. Antes de cruzar la pasarela por la que accedió al barco, cuando el oficial le dio la novedad, el Rey se excusó por no haber podido pasar revista a la unidad, como le hubiera gustado hacer, ya que aún está muy reciente la operación de cadera. En realidad, en el programa del día no estaba previsto que lo hiciera, pero aun así Don Juan Carlos quiso excusarse personalmente ante los agentes de la Guardia Civil. Durante alrededor de media hora, el Jefe del Estado permaneció en el interior del buque, donde descubrió una placa conmemorativa de la visita y re-