Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 21 DE JUNIO DE 2012 abc. es opinion OPINIÓN 17 VIC VERSO SUELTO LUIS MIRANDA CAÍNES SEMPITERNOS Esta exquisita selección nacional es un cuerpo extraño en un país que hizo de la envidia sacramento y del frentismo una diversión E eliminar las nefastas consecuencias que arrastra la actual cultura de la muerte. MANUEL ARMENTEROS MARTOS CÓRDOBA gravemente también su futuro. MARTÍ GASSIOT GARRIGA BARCELONA Perder la vida en la carretera Desgraciadamente, a lo largo y ancho de nuestra vasta geografía encontramos en número tristemente abundante ofrendas florales por doquier en recuerdo a nuestros caídos en el asfalto Pese al desgarrador mensaje que dichos omnipresentes símbolos trasmiten, aún pasan por desgracia para muchos totalmente inadvertidos. Esta parte de la población ve en la siniestralidad de nuestras carreteras tan solo una fría y lejana estadística y no un problema de primera división que incumbe erradicar entre todos. Lo cierto es que, aparte del inmenso drama que para muchas familias representa perder absurdamente a uno de sus miembros en la carretera, la altísima siniestralidad que se da entre jóvenes tiene también gravísimas implicaciones demográficas y económicas que sin duda lastrarán el futuro, pues no podemos olvidar que los accidentes de tráfico son con diferencia la principal causa de mortalidad entre este colectivo. Quizá sea momento de reflexionar, pues ningún país puede permitirse perder en tan escandalosa proporción a sus propios hijos en la carretera sin hipotecar La barbarie de los mineros El fin no siempre justifica los medios, y por muchas razones que aleguen los mineros para protestar por sus condiciones de trabajo, cuando se enfrentan a pedradas contra las fuerzas del orden, o recurren al fuego y a las barricadas en carreteras y vías ferroviarias, con grave peligro para la seguridad de los demás ciudadanos, se descalifican a sí mismos por recurrir a métodos de sabotaje más propios del terrorismo indiscriminado. El que esa violencia pueda ser solo provocada por una minoría no excluye la responsabilidad del propio gremio, que ni siquiera la ha condenado, lo que lo convierte en cómplice de esos desmanes. CRISTINA DE MONTEMAR BARCELONA Pueden dirigir sus cartas y preguntas al director a: Por correo: C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 Córdoba Por fax: 957 496 301. Por correo electrónico: cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. es Lo más leído ABC. es descubrió ayer las zonas del cerebro donde se originan el deseo y el cariño. También muchos usuarios vieron el vídeo en el que el alcalde de Ponferrada es atacado por un centenar de mineros. La última hora económica volvió a destacar igualmente entre los contenidos más seguidos. Hoy, en nuestra web 21 de junio. Pero de 1964. Tal día como hoy de hace 48 años, 80.000 espectadores vieron en el Bernabéu a España ganar su primera Eurocopa frente a la entonces Unión Soviética. ABC. es recuerda el feliz aniversario con una emocionante galería histórica y espera que el repaso sea premonitorio... STA selección nacional de talentos refinados y futbolistas exquisitos capaces de tirar torres arrogantes de músculo con el quiebro imposible de un solo tobillo es un cuerpo extraño para España, un vecino demasido brillante al que se mira por el rabillo del ojo y con la mueca retorcida de quien desconfía de lo excelente, un buen estudiante al que hay que derribar lo antes posible para que no ponga en evidencia la pereza y la complacencia de quienes se pasan las clases en el bar. No puedo estar de acuerdo, aunque me duela, con quienes soñaron que España ve en este equipo el espejo con lo mejor de sus virtudes, ni siquiera al horizonte al que llegar pagando el peaje imposible y soez en esta tierra del esfuerzo y el trabajo. Más bien todo ese ruido de gritos insolentes y colmillos desaforados que esperaban con estéril paciencia sádica el momento para morder con la saña de su ignorancia es la perfecta metáfora para este país de caínes, que hizo de la envidia un sacramento y del frentismo pendenciero la diversión nacional. Se evaporó la descarga tremenda de aquel derechazo de Iniesta que parecía haber expulsado para siempre a los demonios y la realidad es que España no es un país de estetas delicados y leves, finos como intelectuales de palabra certera en la sutileza de sus botas, sino una cueva donde importan más la cachiporra y el gañafón, el viejo grito atávico de la carga ciega- A mí el pelotón, Sabino, que los arrollo -frente al chispazo fugaz y visionario de ese patinador invisible que es Xavi. Quizá por eso esta España siga siendo de caudillos y pancartas, porque los suyos no se encuentran a sí mismos más que peleándose con el vecino, y más si ha tenido la desvergüenza y la insensatez de separarse un poco de la mediocridad y el sesteo. Más que un Vicente del Bosque moderado y sensato, aficionado a los vicios peligrosos de la educación y el respeto, gustaba algún Clemente que se sentara a los micrófonos pensando a quién le metía el dedo en el ojo y ante el que sí se podían levantar banderas por la canonización o el patíbulo. Sean altas instituciones, escritores, cantantes o deportistas, y que se prepare el portentoso Nadal cuando alguna vez falle como un humano, los españoles somos únicos tirando piedras de chismes y maledicencia contra lo que nos une, no sea que por una de estas haya que arrimar el hombro junto al vecino por algo común, mientras hacemos altares al más necio si con eso se molesta a los de al lado. Algo bueno, sin embargo, tenía que tener esta España del anónimo multiplicado en internet, y es que no tiene que temer por desunirse. Esos nacionalistas vascos y catalanes, tan duchos en la doble moral y el lloriqueo, estarían pidiendo la reconciliación un año después de ser independientes. Como buenos españoles, no aguantarán un mundo en el que la culpa de todo no la tenga el de al lado y falte un enemigo ante el que cavar con rabia una trinchera de gruñidos y prejuicios.