Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN PECADOS CAPITALES JUEVES, 21 DE JUNIO DE 2012 abc. es opinion ABC BREVERÍAS Tifosi capitular Hay cosas imposibles de cambiar en esta vida. Una es ser aficionado de un equipo de fútbol y otra ser seguidor de una selección. El ejemplo es el jefe de Gabinete de Alcaldía del Ayuntamiento, Giuseppe Aloisio. Natural de Italia, pero cordobés adoptivo de pleno derecho, estos días es objeto de bromitas en Capitulares por la Eurocopa. Eso sí, ha demostrado ser un futbolero con clase. Nada más terminar el España- Croacia, en el que La Roja no pasteleó un empate que hubiera dejado fuera a Italia, Aloisio colgó este tweet: Grazie Spagna! MAYTE ALCARAZ El arco iris El vicepresidente primero de la Diputación Provincial, Salvador Fuentes, no es alguien que se tenga por demasiado heterodoxo en las cosas del vestir. Hasta ahora así ha sido, pero ayer, mirando una documentación, se dejó ver con unas gafas que no se conocían asociadas a su personalidad. De pasta, con un amplio abanico de colores que casi recordaban al arco iris, tanto en las patillas como junto a las lentes. Fue durante poco rato y se le ha visto con otras no hace demasiado tiempo, así que serían las que usa para estudiar documentación importante. Jugador aplicado Mientras que otros compañeros suyos en la plantilla del Córdoba están de vacaciones, el canterano Fede Vico se ha fajado duro esta semana pese a que la Liga ya ha acabado. Pero esta vez no lo ha hecho en el césped sino en las aulas. Ha acudido a hacer cuatro exámenes de Selectividad, de las asignaturas de Historia, Lengua, Inglés y Matemáticas, con la esperanza de sacar la nota para estudiar Empresariales a partir del próximo curso. Un alumno aplicado que sabe que una vez que se le acabe el fútbol tiene que seguir buscándose las habichuelas en la vida. LAS CHICAS DE LA SEXTA PLANTA Hollande, como el protagonista de la película francesa, en plena vie en rose mientras los españoles friegan la casa J oubert es tan francés como Hollande. Pequeñito, con cara de jefe de planta de El Corte Inglés, de rictus avinagrado por el peso de la rutina y enamorado de una chica dos cardados más alta que él. Joubert, como Hollande, esconde sus miserias en el rincón oscuro de su alma mientras los estereotipos españoles se comen igual una paella de entonces que el marrón de los mercados de hoy; se lavan como los gatos en una palangana o bailan con la (más fea) prima de riesgo. Joubert es el protagonista de la película Las chicas de la sexta planta una comedia transnochada y carcunda con pretensión de homenajear los piojos de nuestra posguerra y la nostalgia de la emigración. Joubert es en la cinta francesa un parisino con vocación de Schindler que ayuda a un puñado de criadas españolas a invertir en Bolsa las pocas perras que ganan a cambio de limpiar la mugre gabacha. La película no valía la entrada que pagamos pero se adapta como un guante al espíritu francés, especialista en ejercer de capitán araña: embarcar a los demás en las políticas de austeridad para quedarse después en la tierra prometida del electoralismo que, mal que les pese, les puede hacer un daño irreversible en su calidad crediticia y, lo que es peor, obligarles a salir del armario con un 90 por ciento de deuda y un paro en ascenso (en un año ha crecido un 5,6 por ciento) que afecta fundamentalmente a su población juvenil. Hasta hoy, Hollande ha tenido entretenida a la prensa anglosajona con sus líos de alcoba pero el cronómetro corre en su contra. Mientras a los españoles Merkel nos obliga a jubilarnos a los 67 (y eso con suerte) a nuestros vecinos del norte su presidente les ofrece colgar los bártulos a los 60 siempre que hayan cotizado 41,5 años. Y para remate, como Francia no crece y no puede recaudar mas, al antiguo alcalde de Tulle se le ha ocurrido- oh lalá- poner sus ojos de censor en los ricos franceses a los que intentará hacer costear el estado del bienestar que a los españoles nos recortan. Para redondear el manual de buen progresista le ha amenazado a Cameron (el premier inglés que cometió la torpeza de no invitarle al té de las cinco cuando optaba a echar del Elíseo a Sarkozy) con regular los mercados financieros, renegociar el cheque británico y modificar el pacto fiscal, el nudo gordiano de las políticas de austeridad en Gran Bretaña. El margen de Hollande es limitado: no puede repetir la vida de nuevo rico de Mitterrand en los ochenta- -un programa keynesiano de gasto público y social que desafió al capitalismo financiero- porque es casi seguro que el interés de su deuda se dispararía y los mercados reaccionarían con una fuerte presión sobre el Gobierno de París, actualmente instalado en una confortable prima de riesgo del 107. Mientras, Hollande, como Joubert, en plena vie en rose y que sigan con la fregona las chicas de la sexta planta. CARTAS AL DIRECTOR Pacifismo Ya anticipaba José Ortega y Gasset en su libro España Invertebrada cuando comentaba: Yo siento mucho no coincidir con el pacifismo contemporáneo en su antipatía hacia la Fuerza (léase Ejércitos o Fuerzas Armadas) Sin ella no habría habido nada de lo que nos importa en el pasado, y si la excluimos del porvenir sólo podremos imaginar una Humanidad caótica. Pero también es cierto (continúa) que con sólo la Fuerza no se ha hecho nunca cosa que merezca la pena Este olvidado maestro español del pensamiento (que debería considerarse de obligada lectura académica) ya presentía los falsos argumentos que propugnaban el pacifismo como solución a muchos problemas nacionales e internacionales. Nada más lejos de la realidad. De dejarnos llevar por él se extenderán las transformaciones sociales en nuestra aldea global, tales como: incremento de la corrupción institucional en los Estados, luchas internas en ambientes nacionales, separatismos, nacionalismos, creciente hambruna permanente y generalizada, saqueos, pillajes, comercialización mundial de drogas, desprecio en general por la vida humana... La Fuerza (léase, como digo, Ejércitos) debe constituir un poderoso brazo armado Carta de una trabajadora de justicia al señor Valderas Las mismas medidas de recortes hacia los trabajadores de justicia adoptadas por los gobiernos conservadores catalán y canario son las que han anunciado el cogobierno PSOE- IU para el personal de Justicia en Andalucía: una re- bajada del 5 sobre nuestras retribuciones íntegras anuales. Este gobierno progresista de la Junta está abusando del personal de Justicia no sólo por recortar unos salarios ya mermados y congelados, sino al hacerlo calculando sobre conceptos en los cuales no tiene competencia. Nosotros pertenecemos al Ministerio de Justicia y de ahí vienen la mayoría de nuestras retribuciones. Aplicar el 5 a todo, no es legítimo. Señor Valderas, ser de izquierdas no es solo decirlo, es aplicarlo con hechos. Desde IU siempre se ha pregonado que hay otras alternativas para salir de la crisis, Usted mismo ha dicho en más de una ocasión la crisis que la paguen quien la ha provocado pero al final se ha dejado llevar por el camino fácil que no es otro que aplicar la política del recorte a los empleados públicos. Perpleja tengo que admirar como su coalición se manifiesta en contra de la política de recortes impuesta por la derecha europea y el gobierno del PP, cuando usted y su coalición, aquí en Andalucía, han accedido a que esa política que en la teoría rechazan, se aplique siempre a los mismos, los empleados públicos, dejándonos a expensas de que el gobierno central decrete una nueva re- bajada de nuestros salarios, siendo una ya anunciada, por la vía del castigo al enfermar. Señor Valderas, usted ha claudicado al neoliberalismo, ha olvidado el lema de su campaña política, ¡Rebélate! y lo que más me indigna es que ha utilizado la misma homilía que la derecha. Mari Paz Jurado Zapata. MARI PAZ JURADO ZAPATA CÓRDOBA coordinado a nivel mundial, que potenciada, especializada y respaldada por sólidas alianzas internacionales pueden remediar y defender al hombre del propio hombre, como consecuencia de su arraigado egoísmo. Esta Fuerza debe servir o estar fundamentada y respaldada por una causa superior, la defensa de la Cultura de la Vida (a la cual estamos convocados todos los hombres y mujeres de nuestro planeta) haciendo prevalecer la Justicia, fruto de la Verdad y equidad. Es decir, que con su ayuda o intervención se podrán