Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 LOS DOMINGOS DE ABC DOMINGO, 17 DE JUNIO DE 2012 abc. es ABC 25 años del atentado de Hipercor Las víctimas INÉS BAUCE No puedo perdonar Este martes se cumple un cuarto de siglo de la mayor matanza de ETA: el atentado de Hipercor, en Barcelona. Causó 21 muertos y 45 heridos. Las heridas, de todo tipo, siguen abiertas. Por JANOT GUIL. Barcelona las 16.08 horas del viernes 19 de junio de 1987 estalló un coche bomba colocado por ETA en el parking del supermercado Hipercor de la ciudad de Barcelona. En plena hora punta de compras aceleradas en el pórtico del fin de semana. Murieron 21 personas y otras 45 resultaron heridas. Este martes se cumplen 25 años de aquella matanza. El atentado más sangriento que ha cometido la banda terrorista. Veinticinco años después, muchas heridas de aquella masacre siguen abiertas. Las víctimas supervivientes- -las que estuvieron en el lugar de los hechos y lograron contarlo y las que enterraron a familiares en aquel supermercado- -suman a su dolor el calvario del laberinto burocrático y judicial que han tenido que atravesar para cobrar indemnizaciones y ayudas- -algu- A nos aún sin éxito- -y los recelos y recuerdos que les asaltan ahora. Por el 25 aniversario, que lo remueve todo, y por el panorama de incertidumbre que se abre tras el comunicado de ETA del pasado octubre en el que anunciaba el cese definitivo de la actividad armada. Uno de los que resume la tragedia es Roberto Manrique, de 49 años, que trabajaba de carnicero en Hipercor cuando el atentado y que resultó herido grave por quemaduras y con una hepatititis crónica provocada por una infección durante su tratamiento. Ha sido la cara visible de muchas de las víctimas por su tarea de 24 años en su defensa y presidió durante años la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT) Y ha sido noticia esta misma semana. El pasado viernes acudió a la prisión alavesa de Zaballa para verse las caras con Rafael Caride, el etarra que introdujo el coche bomba en Hipercor, en un encuentro enmarcado en el programa de reinserción de presos disidentes de ETA que impulsa el Ministerio de Interior. Caride, que fue expulsado de ETA en 2010 por actuar fuera de la disciplina, mandó una carta a Manrique en 2011, el prólogo a la cita del viernes, un tipo de encuentros de las que algunas víctimas abominan. Respeto su opinión- -indica Manrique- pero no la comparto. Yo creo que estas reuniones contribuyen a la división entre los etarras y solo por eso ya son positivas A la salida del penal alavés, Manrique explicó que Caride reconoció su culpa pero no pidió perdón. Por el significado religioso que conlleva esa palabra, alegó el etarra. Perdón es una palabra que sale a colación cuando se habla con las víctimas; un vocablo que muchos rechazan de plano. No es momento de hablar del perdón. Los terroristas no están arrepentidos, están vencidos. Han perdido el apoyo social explica a ABC María José Olivé, de 68 años, que perdió a su marido, Xavier, en el atentado. Y cuando se le mienta la amnistía que reclaman algunos etarras, esta profesora jubilada se atreve con la compara- El fatídico 19- J