Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 LOS DOMINGOS DE ABC DOMINGO, 17 DE JUNIO DE 2012 abc. es ABC Espacio Andaluz de Arte Contemporáneo Córdoba El Espacio Andaluz de Arte Contemporáneo que la Junta de Andalucía está terminando de construir en Córdoba, a la vera del Guadalquivir, nació en 2005 para ser grande. Se adjudicó a Nieto y Sobejano tras un concurso internacional de ideas y en septiembre de 2008 se puso la primera piedra. Cuatro años después, aún no se ha inaugurado. En total, se trata de 12.200 metros cuadrados de un edificio sorprenmillones de dente cuya construcción, ya en su fase final, cuesta 21 millones de euros. El equipamiento no resultará barato, porque en él se tienen que crear (no será un museo convencional) obras de arte con nuevas tecnologías, por lo que todo el mobiliario va enfocado a este objetivo. La incógnita es si esa inversión (en la que también se prevé tener artistas en residencia) tendrá rentabilidad social, teniendo en cuenta lo minoritario de esta forma de creación. 21 BBB día de hoy, suponen algunos centros autonómicos o municipales, estima que tan importante como la sostenibilidad económica es la cultural. Por eso la futura Ley de ParticipaciónSocial yMecenazgoles daránuevas oportunidades, pero deberán acreditar su conexión con la sociedad Las estadísticas sobre museos en España revelan la atomización de la titularidad: hay más de mil, de los que 150 son estatales (el Estado no ha creado ni un solo museo nuevo en los años de la burbuja 464 municipales, 80 autonómicos y 439 privados. Pero los que entre ellos han merecido la atención de la opinión pública internacional (y no para bien) son los de nueva hornada, habitualmente, centros de arte contemporáneo (han pasado de ser 83 en 2002 a 130 en 2010) o pretenciosos macrocomplejos culturales vinculados al ladrillazo Así lo ha interpretado la revista Time que cita los casos del centro Niemeyer de Avilés, la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela diseñada por Peter Eisenman y la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, obra de Santiago Calatrava, como ejemplos de un desfile de elefantes blancos tan ostentoso como estéril. El caso de la Ciudad de la Cultura de Galicia es paradigmático: sólo dos de los nueve edificios del complejo funcionan, después de una inversión de 500 millones de euros y de un constante y turbio rifirrafe político sobre los usos del recinto, precedido de una escandalosa falta de definición en el proyecto. Ahora aún nadie sabe cómo quedarán finalmente configuradas sus más de 14 hectáreas. En paralelo, el ampuloso despliegue de Calatrava en Valencia se ha salvado parcialmente ante la opinión pública porque, pese a su abismal desfase presupuestario (el conjunto iba a costar 308 millones de euros, y ha supuesto cuatro veces más) se le reconoce el valor icónico de atraer visitantes. La abogada especialista en gestión cultural delInstitutode Arte Contemporáneo EvaMoraga apunta que cuando trabajó en Alemania pudo comprobar cómo allí los artistas, las empresas, las administraciones y el resto de la sociedad se reúnen y analizan primero las necesidades y, en función de ellas, se planifica el museo o centro de arte. Aquí se ha venido haciendo lo contrario demasiado a menudo: montemos un gran edificio primero, y ya veremos qué le ponemos dentro El director general de Bellas Artes refuerza esa idea: El continente es importante, pero ha de estar al servicio de una colección, y a partir de ahí sí podemosapostar por unproyecto arquitectónico magnífico. El mejor ejemplo es el Museo de Arte Romano de Mérida, de Moneo Otros museos en la cuerda floja 1. TEA (Tenerife Espacio de las Artes) Diseñado por Herzog y De Meuron, ha costado 50 millones de euros y hoy languidece, casi reducido a su uso como biblioteca. 2. DA 2 (Salamanca) Arrinconado por la política autonómica de primar al Musac de León. 3. Es Baluard (Mallorca) Se ha quedado sin director. 4. MARCO (Vigo) Ha perdido la subvención del Ministerio de Cultura. 5. CDAN (Centro de Arte y Naturaleza, en Huesca) Está sin director desde hace meses. Ejemplo alemán Pero en los últimos años ha faltado esa correcta planificación. La historia de los primerospasosdel centroNiemeyer, en Avilés, diseñado por el centenario arquitecto brasileño, ha resultado traumática: después de una inversión de sesenta millones de euros, echó el cierreafinalesde 2011 trasochomesesde funcionamientoydisputas políticasde altovolta-