Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 17 DE JUNIO DE 2012 abc. es internacional Cuando leo las noticias sobre el rescate a la banca española hacemos un flaco favor a un sector sólido y saneado Crisis Banca PRIMER PLANO 27 Europa contiene el aliento Elecciones en Grecia ciones también es una novedad respecto a crisis anteriores, ya que todo cambia y fluctúa en minutos, aparentemente sin obedecer a lógica alguna. -Y por si fuera poco, además están las elecciones en Grecia de este domingo. -Efectivamente. El interrogante de Grecia y la falta de respuesta a lo que pasará si en Grecia ganan los antieuropeos que quieren la salida del euro provoca una enorme incertidumbre porque parecía que era imposible salir del euro y quizás no lo es, aunque yo no quiero que así sea. Esta incertidumbre arrastra al euro y a todas las demás economías. -Entonces, el lunes, cuando se sepa si están dentro o fuera del euro, porque parece que ese es el debate, cuando la incertidumbre haya desaparecido, ¿habrá más tranquilidad en los mercados? -Si ganan los buenos, sí. -Volviendo a la hoja de ruta de Europa. ¿Cuáles son las recetas desde su punto de vista? -Lo primero es tener un plan. -No me puedo creer que a estas alturas de la crisis no tengamos un plan. -Porque a 27 ó a 17 es muy difícil llegar a acuerdos. Como dije antes, hasta ahora ha primado la idea de que el euro no tenía un problema sino que las dificultades estaban en determinados países, que era la visión de Alemania y también de otros países europeos que tienen la triple A. Y, con el anterior análisis, cualquier diagnóstico es equivocado. El presidente del Gobierno lo que ha hecho es un esfuerzo para aportar ideas a Europa, en la carta que le mencionaba, con la idea de buscar una solución global. En primer lugar, propone continuar con el proceso de consolidación fiscal abierto en toda Europa. Todo esto se tiene que hacer a nivel europeo y eso es lo que vamos a intentar poner en marcha con la agenda del crecimiento y de creación de empleo. En los próximos días vamos a ver movimientos en el G- 20, por un lado, en la cumbre de Monti, Rajoy, Hollande y Merkel de Roma, y en el Consejo Europeo de finales de mes. RAMÓN PÉREZ- MAURA Se ha producido un cambio ya que hasta ahora la tesis era que había algunos países que no habían hecho los deberes Yo creo que en Europa habla demasiada gente y dice demasiadas cosas Política U LO QUE ESTÁ EN JUEGO IGNACIO GIL que están en todo el mundo y compiten y hacen muy bien su trabajo. En el momento que nosotros mismos hablamos de un rescate a la banca española estamos dando un mensaje incierto, equivocado y perjudicial. Lo que intenta hacer el Gobierno es aportar claridad al haber encargado una auditoría para intentar acotar el problema de la banca, que viene de atrás y derivado de la contabilización de las pérdidas en los balances de determinados bancos que antes eran cajas. Y al final, la valoración depende de muchos factores y, entre ellos, de la tensión, como ahora, además del valor de los activos relacionados con el sector inmobiliario. Así, el Gobier- no ha obligado a provisionar a los bancos en febrero 50.000 millones de euros y en mayo 23.000 millones. Estamos trabajando en ello, pero quizás el trabajo de provisión no era el suficiente porque había algunos bancos que no tenían capacidad para hacer esas provisiones y, por tanto, la ayuda de la UE intenta resolver un problema concreto de una parte de la banca. -Y ¿por qué si está tan claro lo que se quiere hacer hay tanta confusión, tantas declaraciones que parecen contradictorias? -Yo creo que en Europa habla demasiada gente y dice demasiadas cosas. La inmediatez de todas esas declara- UNIÓN POLÍTICA Y MUTUALIZAR LA DEUDA Las declaraciones ya no bastan, hacen falta hechos ¿Y hasta que no esté clara esta nueva hoja de ruta europea no bajará la presión de los mercados? -Yo creo que no. En estos momentos las dudas son de tal calibre que las declaraciones no bastan. Son necesarios hechos. ¿Y cuándo se van a producir esos hechos? -La nueva narrativa u hoja de ruta la tenemos que construir entre todos porque si no nos ponemos las pilas Europa va a desaparecer de este mundo globalizado. Hay un estudio de Goldman Sachs que explica que en los años 50, cuando se creó la comunidad europea, los países representaban el 28 del PIB mundial y si seguimos como hasta ahora en el año 2050 Europa representará un 7 y en el G- 7 en esa fecha no habrá ni un solo país europeo representado. Y esto supondrá que no podremos participar en la gobernanza económica mundial y no podremos defender el sistema de vida europeo, que pasa por la democracia, el respeto al otro, la justicia, la igualdad, la diversidad, la cultura, la cohesión y un largo etcétera... Todo esto que damos por sentado no existe en ninguna otra parte del mundo. -Pero para ese proyecto tan bonito que usted describe primero hay que salir de la crisis. -Por supuesto, y lo haremos. Con más Europa, a través de más unión política, llegar a proyectos que signifiquen que si los europeos mutualizan su deuda también habrá que hacer lo mismo con las decisiones políticas, pese a las reticencias de Alemania, que acabará cediendo porque las circunstancias obligan a cambiar. n país que no representa ni el 3 por ciento del PIB de la zona Euro ha puesto en jaque la supervivencia de la moneda sobre la que los europeos intentamos construir la mayor obra de ingeniería política de nuestro tiempo. Las tensiones que en las últimas semanas han azotado a España no son más que la manifestación de la debilidad de toda la eurozona. Una debilidad derivada de que hasta ahora la UE ha carecido de voluntad política- no económica- para compartir la soberanía en materias fiscales y presupuestarias. Una buena muestra de este grave problema para Europa puede verse- como me recuerda un financiero global- en cómo las cifras macroeconómicas británicas son peores que las de la zona Euroa. Y sin embargo, las grandes agencias de calificación que con tanta alegría castigan a economías como la española día tras día, a la economía británica siguen otorgándole una AAA. Y eso es porque el Banco de Inglaterra ha retenido su condición de prestamista de último recurso. Algo que el Banco Central Europeo debe llegar a ser, pero no es todavía. Las elecciones griegas de hoy van a definir cómo afronta Grecia los compromisos que ha adquirido legítimamente para que su economía sea rescatada. En pocas horas sabremos si la opción es un intento de renegociación razonable encabezada por Andonis Samaras o un intento de ruptura radical lanzado por Alexis Tsipras. En ambos casos, la victoria de Samaras o la de Tsipras y aunque por razones diferentes, la UE tiene como plazo límite el Consejo Europeo del 28 y 29 de junio para mostrar a los mercados que somos capaces de articular una soberanía fiscal y presupuestaria común. Si no lo hacemos los mercados seguirán asediándonos, sabedores de que el proyecto político común de los europeos tuvo el acierto de buscar un pilar en la moneda común, pero después fue incapaz de dotar a esa moneda de los instrumentos necesarios para sobrevivir.