Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES, 14 DE JUNIO DE 2012 abc. es cultura CULTURA 69 cosa seria, es tu deber venir Y vino Tanto carácter atiza las sospechas. ¿Y usted está segura de que toda su sangre judía es rusa, señora? ¿No hay ni una gotita sefardí... Ancha sonrisa cuando nos confiesa la ilusión que le hizo enterarse, casi por casualidad, que su tatarabuelo por parte de padre era de Sevilla, y llegó a la Rusia zarista previo paso por Portugal y Holanda. Recuerda un poco a las aventuras de Juan Martínez, maestro flamenco atrapado en Rusia cuando la revolución bolchevique. Su peripecia, inolvidablemente novelada por Manuel Chaves Nogales, incluye detalles como haberse puesto a bailar una farruca ante un funcionario comunista que, desconcertado, apuntó en su expediente: Contorsionista A nosotros nos da la risa, pero a Silvia Durán estas cosas no le hacen tanta gracia. A su juicio revelan la vital importancia de mantener el listón purista cuando algo tan inclasificable como el flamenco viaja por el mundo: En España ustedes pueden desviarse, experimentar, nosotros tenemos que ser muy rigurosos Hoy el flamenco causa furor en Israel y a Silvia Durán le han salido muchos discípulos, y discípulos de discípulos. No se hace responsable de todos. De hecho, critica a algunos por favorecer un flamenco de pies, más espectacular y ruidoso sobre la dórica elegancia del movimiento de brazos que es la marca de la casa de Silvia. Pude ganar mucho dinero, pero luché por un baile digno ENTREVISTA Silvia Durán Bailaora BMadrid reconoce a la gran dama del flamenco en Israel, condecorada por el Rey con la Encomienda de la Orden del Mérito Civil ANNA GRAU MADRID Se llama Silvia Durán y nació en Johannesburgo en el seno de una familia de judíos rusos, todos o casi todos profesionalmente vinculados a la música, pero más en la línea de El violinista en el tejado que en la del Café de Chinitas. Poco se imaginaba Silvia que ese café era su destino cuando con sólo doce años vio en acción a Antonio El Bailarín y salió de aquel teatro sudafricano afirmando, terca, que ella no quería hacer otra cosa el resto de su vida. La niña no paró hasta cumplir su sueño. Hoy es una gran dama internacional del flamenco y está en posesión de la Encomienda de la Orden del Mérito Civil, entregada por Su Majestad el Rey Don Juan Carlos. Tras una etapa de formación en España, la jovencísima Silvia Durán desembarcó en Israel en 1975 dispuesta a propagar su pasión por el Estado hebreo. Entonces ni siquiera sabían decir flamenco, decían flamingo evoca suspirando. También suspira al acordarse de qué poco le arrendaba la ganancia la crítica- -después deslumbrada- -y de la inmensa responsabilidad de fijar todo un canon ella sola. Era un campo virgen y yo podía hacer lo que quisiera, pude haber abierto una Silvia Durán, en un momento del espectáculo ABC escuela de españoladas y ganar mucho dinero, o podía luchar por hacer un baile digno de España explica. Eligió la gloria sobre la fortuna. Cuando Antonio Gades visitó Israel ella le llamó. Me dijeron que no vendría, que estaba harto de ver cómo se trataba el flamenco en el extranjero cuenta, entonces yo fui a verle y le dije: Oye, no te estoy invitando, te estoy obligando. Si yo estoy comiendo mierda para hacer una