Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 11 DE JUNIO DE 2012 abc. es sociedad SOCIEDAD 87 sino como la desesperación de un ser humano concreto, irreemplazable, la perpetuación del hambre destructiva en un mundo empachado de riquezas se vuelve aún más inadmisible. ¿Pasa hambre alguien en Suiza? ¿Y en Europa con la crisis? -Quizá puntualmente. Sin duda hay casos de malnutrición. Pero nos movemos en otra dimensión cuando hablamos de la subalimentación en Asia o en el África subsahariana. Allí se ve que morir de hambre es doloroso. Que la agonía es larga y provoca sufrimientos intolerables. Que destruye lentamente el cuerpo, pero también el psiquismo. ¿Por qué el neoliberalismo es un enemigo del derecho a la alimentación? -Para Estados Unidos y sus organizaciones mercenarias, es decir, la Organización Mundial de Comercio (OMC) el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, el derecho a la alimentación es una aberración. Para ellos, los únicos derechos humanos son civiles y políticos. -El escritor Friedrich Dürrenmatt denunciaba los negocios turbios y los crímenes en Suiza, tras la fachada de instituciones asentadas en edidificios impecables. ¿Comparte usted su punto de vista? -Completamente. Suiza es el país más corrupto del mundo. Ginebra es la capital mundial de los especuladores agroalimentarios. Es también un paraíso fiscal que alberga los haberes de los poderosos personajes procedentes de los cinco continentes. ¿Ayuda Barack Obama en la lucha contra el hambre? -En Estados Unidos se está perfectamente informado de los estragos que causa el hambre en los países del sur. Como todos los estados civilizados, Estados Unidos pretende combatirlo. Pero, según ellos, únicamente el libre mercado podrá vencer la plaga. ¿Qué ha supuesto la madre Teresa y su orden religiosa en la lucha contra el hambre? -Le pongo un ejemplo que yo he visto. Con las hermanas de la Madre Teresa, en Saga (Níger) un niño que padece desnutrición aguda, al que los huesos le perforan la piel, se recupera en un máximo de doce días. Son niños de entre seis meses y diez años. ¿Hemos superado a Malthus? ¿Hay alimentos para todos? -Sin duda. Ahora mismo, la agricultura mundial podría alimentar sin problemas a 12.000 millones de seres humanos; o sea, al doble de la población actual. No existe, pues, tampoco a este respecto, ninguna fatalidad. Un niño que muere de hambre es un niño asesinado. ¿Es la existencia del hambre en el mundo una prueba para usted de que Dios no existe? -No. Yo creo en Dios a pesar de todo. Pero no por eso dejamos de estar ante un gran misterio. En Suiza, la esperanza de vida al nacer es de algo más de 83 años. En Swazilandia, pequeño reino del África austral, devastado por el sida y por el hambre, es de 32 años. Un niño que muere de hambre es un niño asesinado Jean Ziegler Exrelator de la ONU B No se cumplirá el Objetivo del milenio de reducir en 2015 en un 50 %l as víctimas por hambre asegura JOSÉ GRAU MADRID Entrevista La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) estima en 925 millones a las personas que en 2010 padecían una desnutrición grave y permanente Cerca de mil millones de seres humanos, de los 6.700 millones que habitan el planeta, padecen permanentemente hambre. Jean Ziegler (Suiza, 1934) profesor y exrelator de la ONU para el Derecho a la Alimentación, describe un futuro difícil. -El Objetivo de Desarrollo del Milenio número uno prevé, para antes de 2015, la reducción en un 50 del número de víctimas de la extrema pobreza y el hambre. ¿Se logrará? -No. La pirámide de los mártires, lejos de disminuir, aumenta. La propia FAO lo admite. Se realizaron algunos progresos al pasar las víctimas del hambre del 20 por ciento de personas desnutridas en 1990- 1992 al 16 en 2010. Sin embargo, con la prosecución del crecimiento demográfico, aunque más lento que en estos últimos decenios, un descenso del porcentaje de hambrientos puede enmascarar un aumento de su número. ¿Hay datos fiables de la gente que está muriendo de hambre ahora? -Sí. Cada cinco segundos muere de hambre un niño menor de diez años en un planeta que vomita riqueza. -Ratzinger defiende que el sufrimiento del hombre se debe a la propia limitación de la naturaleza humana y a la acumulación de culpas de los hombres a lo largo de la historia. ¿Explicaría, aunque sea en parte, el problema del hambre? -Me parece que sí. -Usted ha escrito que el hambre tiene un cierto parentesco con el crimen organizado. ¿Puede explicarlo con algún ejemplo? -El poder de las sociedades transcontinentales de la agroindustria y de los Hedge Funds esos fondos que especulan con los precios de la alimentación, es superior al de los Estados y Jean Ziegler, en Madrid de todas las organizaciones interestatales. Sus dirigentes juegan con la vida y la muerte de los habitantes del planeta. La obsesión por el beneficio, el afán de lucro y la codicia ilimitada de las oligarquías predatorias del capital financiero globalizado prevalencen, en la opinión pública y ante los gobiernos, sobre cualquier otra consideración, poniendo obstáculos a la movilización mundial. -Stalin provocó la hambruna en Ucrania, y allí murieron millones de personas. Hitler empleaba ese método si hacía falta. ¿Se sigue practicando la técnica? -De otra manera, pero sí. Por ejemplo, en Gaza. Más de un millón de palestinos se apretujan en la actualidad en los 365 kilómetros cuadrados de la franja de Gaza, en su inmensa mayoría refugiados y descendientes de refugiados de las guerras israelí- árabes. Hay quien piensa que el objetivo ÁNGEL DE ANTONIO Obsesión por el beneficio El afán de lucro y la codicia ilimitada prevalecen sobre cualquier consideración del sufrimiento deliberado de los habitantes del gueto es que se subleven contra el poder de Hamas. De ser así, el Gobierno de Tel Aviv utiliza, con este fin político, el arma del hambre. ¿Sigue siendo el derecho a la alimentación el más violado? -Sin duda. Uno de cada siete seres humanos pasa hambre. Pero cuando no se considera al niño que muere como una simple unidad estadística,