Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ESPAÑA LUNES, 11 DE JUNIO DE 2012 abc. es españa ABC El español condenado a cadena perpetua en Estados Unidos pedirá un nuevo juicio BCarlos Mira- Gil, preso en Florida, recurrirá ante la Corte de Hillsborough BEn el documento explica los errores de su defensa y los motivos por los que solicita que se reabra el caso MARK WIETING MADRID Las pruebas para su inocencia CARLOS MIRA- GIL Condenado a cadena perpetua Carlos Mira- Gil cumple condena por el asesinato en el año 2003 de José Rodríguez, su amigo y compañero de vivienda, que un día apareció muerto en el asiento trasero de su coche, un Chevrolet Camaro. Sucedió en la localidad de Plant City, al norte de Florida, el Estado donde fue a parar este joven murciano de 37 años que un día se fue en busca del sueño americano y que ha terminado en la cárcel de Tomoka, donde ya lleva encerrado nueve años. Desde que fue sentenciado a esta muerte en vida como él lo califica, el preso murciano no ha contado con asistencia jurídica. Mira- Gil se ha convertido en su propio abogado y gracias a la ayuda del Consulado en Miami, ha preparado esta nueva moción, a la que ha tenido acceso ABC. Explica en el documento que presentará ante la Corte lo mal que estuvo representado por su abogado J. Kenneth Littman. Según Carlos Mira- Gil no es muy normal que un caso de homicidio dure sólo dos días No hubo testigos ni evidencias físicas; nada, salvo los testimonios de una pareja de traficantes de droga con los que el murciano hacía negocios. Eran Michael Snowden y su novia, Christine McClain, quienes declararon a los investigadores que el español les había dicho que había matado a su amigo y lo tenía en su coche, y que si algún día querían asesinar a alguien que se lo dijeran Por este testimonio, le condenaron por homicidio en primer grado con premeditación. Durante estos años, Mira- Gil ha intentado desmontar la declaración de McClain. Según el preso, esta mujer tenía dos órdenes de arresto, una por robar un coche y otra por robo con arma blanca, y negoció su libertad a cambio de testificar en su contra a cambio de recibir 500 dólares de los policías que llevaban la investigación. Durante el juicio, la defensa del español interrogó a McClain para que explicase si tanto ella como su novio tuvieron algún tipo de recompensa por parte de la Policía de Plant City. Quien no declaró fue su novio, Michael Snowden, otro testigo clave en el proceso. En la moción que acaba de redactar Carlos Mira- Gil explica que a Snowden nunca le llamaron para testificar, aunque mencionaron su nombre noventa y ocho veces en el juicio para hacer más creíble la versión del Estado En el escrito alega misconduct (conducta impropia) por parte del Estado y mala asistencia de su abogado por no presentar alegaciones sobre este testigo que no testificó. El preso murciano se queja de que convencieron al jurado de lo que supuestamente este traficante les iba a decir. Por tanto, asegura el preso, la declaración de McClain es lo único que tienen en mi contra Otro de los puntos importantes de la moción está relacionada con la violación del Convenio de Viena. El artículo 36 menciona que si el interesado lo solicita, las autoridades competentes del Estado receptor deberán informar sin retraso alguno a la oficina consular competente en ese Estado cuando, en su circunscripción, un nacional del Estado que envía sea arrestado de cualquier forma, detenido o puesto en prisión preventiva A Carlos Mira- Gil le negaron este derecho, y así lo declaró elex cónsul español en Miami, Santiago Cabanas, ante el juez. Su madre, Isabel, defiende la inocencia de su hijo desde el primer momento. No pudo asistir a la vista oral porque Carlos no quiso avisarle del lío en el que estaba metido. Isabel confía ahora en la ayuda del Gobierno autonómico de la Región de Murcia, que está implicado desde que supo del asunto. El consejero de Presidencia, Manuel Campos, ha solicitado toda la información jurídica al Consulado de Miami para que sea analizada y estudien la posibilidad de reabrir el caso. Otra medida que quieren adoptar es la aplicación del Convenio suscrito con Estados Unidos para que el preso sea trasladado a España y cumpla la condena en un cárcel cerca de su familia. Es el preso número 167552 de la cárcel de Tomoka. Es murciano y tiene 37 años. Está encerrado desde noviembre de 2003 por muerte de su amigo José Rodríguez. Convenio de Viena Testigos pagados El ADN da la razón a Mira- Gil Las pruebas de ADN engargadas por el detective de la investigación son una de las claves por la que ha estado peleando Carlos Mira- Gil durante los nueve años que lleva encerrado en la cárcel de Tomoka. Según el preso murciano encontraron huellas digitales mezcladas con la sangre de la víctima. Carlos piensa que tanto el Estado como la Policía ocultaron las pruebas de ADN durante el juicio, haciendo creer que no había nada. Me explicó el detective a cargo de recoger las huellas digitales que no encontró nada dice Carlos, que piensa que este es un punto clave en la moción que presentará en breve ante la Corte. En el informe de este laboratorio, se muestra que extrajeron pruebas de ADN humano de varios sitios del lugar del crimen: de un parachoques del coche, de una caja, de un colchón, etc. Y los cotejaron con el ADN de la colilla de un cigarrillo. En ninguno de los casos se pudo implicar a Carlos Mira- Gil.