Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 11 DE JUNIO DE 2012 abc. es andalucia ANDALUCÍA 35 Un momento de la declaración del empresario Ismael Pérez Peña, en el juicio por el caso Malaya corrupción mantiene o varía su petición de 30 años de cárcel para Juan Antonio Roca, considerado jefe de la trama. Hombre de confianza de Jesús Gil y responsable del Planeamiento de Marbella durante casi 15 años, es la pieza fundamental del puzle, pero no la única. Una tupida red de testaferros, exconcejales y una veintena de empresarios acusados de pagar sobornos para obtener resoluciones favorables han tenido que rendir cuentas a la justicia. Los 95 acusados se enfrentan inicialmente a 500 años de prisión y a una multa de 4.000 millones de euros. Los más mediáticos son los exalcaldes Julián Muñoz y Marisol Yagüe. EFE JORGE ZAPATA A falta del trámite de informes, la vista por la trama de corrupción ha necesitado dos años judiciales El juicio de Malaya, 21 meses después E. CODINA MÁLAGA En los últimos 21 meses, el mundo se ha puesto boca abajo. Se vive una crisis sin precedentes y el paro ha llegado en Españaacotasinsospechadas. Enlo político, las elecciones generales auparon al Partido Popular al Gobierno de la nación y en Andalucía, el PSOE ha perdido por primera vez en las urnas y se ha visto obligado a pactar con Izquierda Unida para mantener el mando de la Junta. Y mientras todo esto pasaba, la Audiencia de Málaga ha sido escenario del juicio más poblado y largode la historia judicialespañola. La vista del caso Malaya ha necesitado 179 sesiones, casi dos años judiciales completos, para intentar desentrañar la mayor trama de corrupción municipal destapada en el país, la creada alrededor del Ayuntamiento de Marbella. Y en el banquillo, 95 personas acusadas en distinto grado de esquilmar sus arcas y de sostener y alimentar un modelo, el del urbanismo sin control, responsable también en parte de la severa crisis. A falta del trámite de conclusiones e informes finales, el caso Malaya, que empezó a juzgarse el 27 de septiembre de 2010, está casi visto para sentencia. ble, el juicio se ha celebrado en bloques para facilitar su manejo. Ahora se ha cerrado el cuarto y último, lo que se considera el alma de Malaya, los sobornos. Primero se enjuició el convenio Crucero Banús y después, la red de testaferros tras la que Roca habría ocultado su inmensa fortuna. Su familia también está acusada de blanquear a través de billetes de lotería premiados. Roca ha exculpado a su mujer y a su hija (curiosamente, también lo ha hecho con Julián Muñoz) Las cuestiones previas, en las que todas las defensas atacaron con dureza la instrucción del juez Miguel Ángel Torres, se resolverán en la sentencia. Las cifras El martes se sabrá si la Fiscalía Anti- La complejidad del caso obligó al tribunal que preside José Godino a innovar. Con una organización impeca- Mecanismo El jefe Roca, experto en Derecho Juan Antonio Roca ha demostrado durante el juicio de Malaya por qué nadie le levantó la voz durante 15 años en Marbella. Encarcelado desde abril de 2006, ha exhibido una fortaleza casi admirable para alguien que lleva seis años en prisión. Se conoce el sumario al dedillo, todos en la sala lo han rodeado como si siguiera siendo el jefe, no ha dejado de dar directrices a su abogada y se ha mostrado altivo e impertinente en sus declaraciones. Tanto, que ha aprovechado los interrogatorios de su defensa para suavizar el tono y alejar esa imagen de excéntrico que, en su opinión, ha intentado proyectar la Policía sobre él. Roca ha presumido de tener buen ojo para los negocios y en eso ha justificado su fortuna. Pero lo que no previó, quizás, fue el pacto de Ismael Pérez Peña con la Fiscalía, un movimiento que lo obligó a cambiar su estrategia. Que Roca poseía una enorme fortuna cuando fue detenido no lo discute nadie. Pero él se ha presentado como un hombre de negocios con olfato que supo mover con éxito el patrimonio que tenía cuando llegó a Marbella y Anticorrupción sostiene, en cambio, que entró en el Ayuntamiento arruinado y se enriqueció ilícitamente. Roca ha sacado pecho durante todo el juicio hasta que se vio obligado a admitir sobornos a los exconcejales y reconoció la contabilidad B hallada por la Policía, la principal prueba de cargo porque contendría los cohechos. El punto de inflexión fue el pacto con la Fiscalía del empresario Ismael Pérez Peña, que dijo que pagó a Roca y Yagüe y logró una sustancial rebaja de pena. Todos los empresarios excepto Fidel San Román han negado esos pagos. Los concejales tampoco los han admitido. Las claves