Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 11 DE JUNIO DE 2012 abc. es ENFOQUE 5 El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la comparecencia de ayer en La Moncloa antes de acudir al partido de la selección española en la Eurocopa que arrancó en Polonia ÓSCAR DEL POZO Ayuda a la banca española Teoría de un eufemismo BIEITO RUBIDO Lo bueno sería que no tuviésemos que acudir a Europa a pedir una línea de crédito con la que reflotar el 30 por ciento del sistema financiero español. Eso sería lo bueno. Pero aún habría sido mejor que, en marzo de 2008, tanto los dirigentes socialistas que negaban la crisis como sus terminales mediáticas ocupadas en descalificar a Rajoy por antipatriota hubiesen convertido en prioridad ayudar al conjunto de los españoles; a una sociedad que llegó hastiada y desmoralizada al 20 de noviembre del año pasado. Lo bueno habría sido refinanciar a las cajas y bancos en apuros ya en el otoño de 2008, justo cuando el entonces presidente Zapatero se jactaba dentro y fuera de casa de tener el mejor sistema financiero del mundo. Con los dineros tan seguros, nos tomábamos a chirigota las economías italiana y francesa. Lo bueno habría sido no dejar crecer esa burbuja inmobiliaria que a tantos enriqueció. Lo bueno habría sido, incluso, empezar a percatarse hace muchos años atrás de nuestra situación real; habernos dado cuenta, por ejemplo, de que somos el segundo país del mundo con más deuda privada. Pero a ninguno se nos ocurrió advertir que vivíamos en un mundo de ficción económica construido por nosotros mismos. Y ya que nadie supo o quiso descubrir la mentira a tiempo, celebremos que todavía nos dan crédito. ¿Lo quiere usted llamar de otra forma? Pues hágalo. Cada uno elige sus palabras. ¿Cree que con ello daña la imagen del presidente del Gobierno actual? Nadie lo diría viéndolo y escuchándolo ayer en su comparecencia del mediodía, antes de marchar a Polonia a apoyar a la selección española con la confesa tranquilidad de haber resuelto un problema capital. La libertad que ampara a unos debe cobijar a otros, incluso para pervertir el lenguaje. ESPAÑA