Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 TOROS DOMINGO, 10 DE JUNIO DE 2012 abc. es toros ABC La decadencia de la casta brava ANDRÉS AMORÓS E n esta España nuestra, tan dividida, pocas cuestiones suscitan tanta unanimidad como ésta: la Feria de San Isidro ha sido mala. En este punto, no hay derechas ni izquierdas, progres ni carcas del Madrid o del Barcelona. Todos, de acuerdo. En un terreno en el que las pasiones son tan extremadas, intentemos señalar las causas del pesimismo. La bravura, a la baja La decadencia de la casta es la madre del cordero, la raíz de todos los problemas. Los que acuden ocasionalmente a la Plaza preguntan, ingenuamente: ¿por qué se eligen estos toros, que impiden el triunfo? Se resume en una cadena muy clara: el número de aficionados cada vez es menor. (La sociedad española se ha hecho urbana, ha perdido la conexión con el campo, con la realidad del toro bravo) Consecuencia: los espectadores sólo acuden a las corridas en las Ferias, por el factor social que eso supone. (Fuera de Feria, son una ruina) Compran su entrada, la mayoría, sin saber qué toros se van a lidiar, atraídos sólo por los nombres de algunos diestros. Mandan los toreros Esos toreros exigen elegir la ganadería que van a torear. Buscan, lógicamente, el que propicie su triunfo. Pero eso ha derivado en la comodidad: un tipo de toro que no moleste demasiado; que, si sale bueno, facilite el éxito; y, si sale malo, no cree muchos problemas... Por su parte, los ganaderos necesitan vender sus productos, cuya crianza les ha supuesto un gasto importante; si no, se arruinarían... Y los empresarios compran los toros que los toreros quieren, para que accedan a torear en una Plaza incómoda, para ellos, como es Las Ventas... El círculo se ha cerrado. No mandan en la Fiesta los ganaderos ni los empresarios sino los toreros famosos; o, mejor, sus apoderados. Una anécdota lo puede resumir. En Sevilla, en una conferencia, hice un canto a Bastonito de Baltasar Ibán: un toro bravo, fiero, que creó dificultades y consagró a César Rincón. Un ilustre ganadero me contestó: Si le sale otro tan bravo como Bastonito el ganadero tendrá que mandar al matadero toda su ganadería Yo me limité a apostillar: Así estamos. Y así seguimos. rarla? Sencillamente, se han pasado. Recuperar la casta perdida es tarea difícil (pero no imposible) Más arduo es cambiar la mentalidad de los diestros y de los públicos... Los toros rechazados Los rechazos, en el reconocimiento previo, de corridas completas- -o casi ínte- gras- -han sido otra de las malas noticias de este San Isidro. ¿Tan mal presentadas venían? Suponemos que sí. ¿Quién tiene la culpa? No lo sabemos: ¿los ganaderos; los veedores de la empresa o de las figuras; los veterinarios; los presidentes? ¿Ha influido la crisis económica en la escasa alimentación del ganado? Selección del toro artista La decadencia general de la casta brava es un hecho indudable y lamentable. Desde hace años, se ha seguido un camino equivocado: buscar el toro suave, dócil, manejable, en vez del bravo, fiero, poderoso, que ha sido siempre la base de esta Fiesta, lo que le da su grandeza heroica. ¿Cómo se consigue esto? Naturalmente, con la selección de las vacas y los sementales que pueden ir en esta línea. El lenguaje no es inocente, revela una mentalidad. Ha sido nefasta la expresión del toro artista el único artista es el diestro, que somete, domina, a un animal arrogante, feroz, y, con este material tan peligroso, es capaz de crear belleza. Lo denunció Ortega: el esteticismo es el riesgo que amenaza a la Tauromaquia y la conduce a un manierismo decadente. Se ha buscado la toreabilidad del toro. ¿Cómo puede ser esa cursilería? Nunca he oído hablar de la jamoneidad del jamón: todos son jamones, buenos o malos. Hay que buscar toros bravos, nada más. Una comparación mil veces repetida: se ha echado demasiada agua al vino de la casta. ¿Quién puede sepapor R. PÉREZ David Mora observa cómo el toro se desploma y echa la siesta en el ruedo Las figuras opinan Enrique Ponce Ahora el toro es más bravo que nunca Momento actual de la cabaña brava: En estos momentos el toro es más bravo que nunca. En la actualidad, por lo general, no se cae ni se para. Echo en falta un poco más de clase en las embestidas y me gustaría que se recuperaran más encastes que desgraciadamente están casi ex- tinguidos. También es cierto que al toro de hoy se le exige que embista muy bien para hacerle el toreo que el público quiere ver Virtudes que valora: Fijeza, buen embroque, que embista humillado y si tiene ritmo mucho mejor Defecto más grave: Que se venga al cuerpo sin obedecer a los toques y la falta de fijeza Julián López El Juli La movilidad choca con el peso que se exige Panorama: Embiste un porcentaje de toros muy alto. Pero el momento es complicado porque se pide un tipo de toro en el que la movilidad y el fondo que se exigen choca con el tamaño y el peso que quieren Toro ideal: Me gustan las ganade- rías que embisten y admiro a los que han conseguido hacer un toro que pueda seguir la evolución del toreo, el toreo con el que hoy disfruta el público, un toro con una embestida rítmica, humillada y profunda Desaparición de encastes: La culpa de que desaparezcan algunas ganaderías no es de los toreros. Por h o por b se ha buscado un tipo de toro que no reúne las condiciones.