Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURA DOMINGO, 10 DE JUNIO DE 2012 abc. es cultura ABC B Ha dirigido Twixt tras tener un sueño sobre una historia de fantasmas y vampiros FABIÁN W. WAINTAL LOS ÁNGELES Francis Ford Nunca disfruté con El Padrino DIRECTOR DE CINE Coppola El nombre de FRANCIS FORD COPPOLA se escribe así en Hollywood, con mayúsculas. El genio de El Padrino impuso una marca registrada en los clásicos del cine. Y aunque el éxito parece haberse apagado en su carrera, Francis Ford Coppola sigue manteniendo encendida la gran pasión por el cine. ¿A lo largo de los años ha cambiado su estilo de cine? -Seguramente. Hace bastante tiempo que trabajo y uno de los más obvios comentarios que escucho es: Bueno, las películas que hace hoy no son tan buenas como las que hacía treinta años atrás... ¿Y qué opina ante esa obviedad? -Digo la verdad: treinta años atrás, esas películas que hoy te parecen tan buenas no habían sido tan bien recibidas. El Padrino tuvo una crítica terrible en el Daily Variety A mí no me cayó nada bien, porque no entendía cómo funcionaba el sistema. De El Padrino I y II y Apocalypse Now nadie decía que eran películas interesantes, todo lo contrario. Llegaron a decir que era el mayor desastre que se había hecho en los últimos cuarenta años de Hollywood. Pero treinta años les parecen interesantes. ¿Quiere decir que tiene que esperar otros treinta años para saber si gustan las películas que hace hoy? -Exacto. Tendré que esperar treinta años para saberlo y lo cierto es que no voy a estar vivo dentro de treinta años, así que nunca lo sabré. Y en cierta forma me tranquiliza, porque puedo trabajar en el cine sabiendo que el tiempo realmente es la verdadera evaluación de mis películas. ¿Está orgulloso de sus películas? -Mi carrera es muy extraña. La gente siente que es un honor, son muy buenos conmigo, ahora que estoy viejo. Siempre, en mi carrera, tuve que hacer frente a la crisis de cómo iba a poder mantener a mi familia con tantas críticas malas. Un periodista lla- mado Frank Rich, del New York Times dijo que Apocalypse Now había sido el mayor desastre de Hollywood. Yo no podía creer que no había nada peor que la película mía. ¿Qué le habría parecido la segunda parte de Superman, que se había estrenado casi al mismo tiempo? ¿No fue un desastre peor? No, tenía que serlo yo. Y ahora, Apocalypse Now es considerada un clásico. ¿Qué puedo pensar? Hay que aceptar que nuestra cultura sigue su curso y si tratas de mostrar algo diferente te van a abofetear. Pero treinta años después, te van a premiar por lo mismo que te pegaron. Por eso me siento cómodo con mi estilo. Hasta la gente más inteligente que piensa que sabe de cine no sabe sobre cine. Nadie sabe. ¿En la vida real usted soñó sobre el argumento de Twixt tal como pasa en la ficción? -Es verdad. Yo había tenido un sue- ño bastante real en Estambul. Y mientras lo soñaba pensaba que podía ser una buena película. Por alguna razón estaba bien alerta en medio del sueño, hasta que alguien me despertó. Estaba muy frustrado, porque quería saber lo que iba a pasar. Traté de volver a dormir, pero cuando no pude busqué una grabadora para no olvidarme de los detalles. ¿Recordó el sueño con claridad? -En ese momento, sí. Después, mandé transcribir la grabación, y esa fue la base del guión. ¿A nivel personal cree que los sueños son pura fantasía o el subconsciente nos lleva a otro mundo? -Si no fuera por el hecho de volver a la misma vida, más o menos al mismo punto, uno pensaría que el sueño es la vida real. Sabemos muy poco sobre la conciencia y sobre nuestra existencia, la verdadera historia. Solo podemos disfrutar nuestras vidas tra- tando de especular con lo que nos pueda pasar. Yo duermo muy bien y tengo una vida con sueños bastante buenos. No suelo tener pesadillas, aunque a veces, como todos, tenga cierta ansiedad al dormir, por algo que me preocupa y que después se expresa en un sueño. Pero es obvio que necesito ese tiempo, dormir lo suficiente, para volver a ajustar todas las emociones por las que pasamos. Me fascina la vida de los sueños. ¿La escena de Twixt donde Val Kilmer sueña con la muerte de la hija en accidente tiene algo que ver con la muerte de su hijo Gian- Carlo? (Sus ojos se llenan de lágrimas, pero no quiere llorar) Todas las películas en las que trabajo ahora son personales, porque una de las bellezas del cine es que aprendemos tanto sobre ciertos temas en los que trabajamos. En cierta forma, hacer una película es como plantear una pregunta.