Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 DOMINGOS DOMINGO, 10 DE JUNIO DE 2012 abc. es domingos ABC El último escondrijo del caníbal Tras descuartizar a un estudiante chino y enviar los trozos por correo, se fugó a París y luego a Berlín. Una huida a la desesperada que terminó en un cibercafé Por JOSÉ PABLO- JOFRÉ. Berlín k, you got me Vale, me habéis pillado Con la frialdad y la resignación de quien sabía que, pronto o tarde, su peripecia iba acabar. Así se entregó Luka Rocco Magnotta, el stripper y actor porno canadiense que durante muchas horas trajo de cabeza a las policías de media Europa. Apenas le dio tiempo de buscar acomodo en Berlín. El presunto asesino y descuartizador de un estudiante en Montreal había tomado un autobús de la empresa Eurolines el jueves 31 por la noche, y llegó al día siguiente a la capital alemana. Parece muy probable que durante dos días se alojara en algún hotel del distrito de Neukölln, en las cercanías del cibercafé en el que terminó siendo arrestado el pasado lunes mientras revisaba noticias sobre él mismo. Monsieur, Internet le dijo quitándose las gafas Magnotta al dependiente del local, Kadir Anlayisli, quien le reconoció de inmediato. Pasé algo de miedo admitió Anlayisli ante los periodistas, pero añadió que lo único que hizo fue cumplir con su deber al alertar a la Policía de la presencia de Magnotta en su local. Anlayisli avisó a un convoy de furgonetas policiales que pasaban casualmente por delante de su comercio. El segundo vehículo se detuvo y bajaron siete policías. El presunto asesino intentó al principio engañar a los agentes con una falsa identidad, pero poco después se dio por vencido y se entregó sin oponer resistencia. O Un Ángel que se volvió demonio El chapero, stripper y actor porno nacido en Toronto el 24 de julio de 1982 Luka Rocco Magnotta (a la izquierda) comenzó a los 18 años trabajando en el bar gay Remingston s de Toronto bajo el nombre de Ángel. Delgado, de 1,78 metros de estatura y 61 kilos de peso, pelo negro y ojos azules, el asesino cambió su nombre en 2006. Nadie duda de que fue él quien asesinó al estudiante chino Lin Jun y fue enviando las piezas por correo. Huyó a París y luego a Berlín, donde fue capturado en un locutorio (sobre estas líneas) Viaje en autobús Hasta el momento de la detención el calendario de Magnotta parecía funcionar: llega a París justo un día antes de que el empleado de la sede del partido conservador canadiense en Otawa abriera el funesto paquete que contenía un pie ensangrentado. Según la Policía, habría sido detectado en algún lugar próximo a Bagnolet (al norte de la capital francesa) El dueño de un bar afirma estar seguro de que sirvió al descuartizador una Coca- Cola la noche del miércoles al jueves pasado. Varios habitantes del norte de París declararon a varias cadenas de radio y televisión estar convencidos de haber visto a Magnotta, y el gerente de un hotel de Bagnolet denunció la presencia de un posible sospechoso en una de las habitaciones del establecimiento. Más concreta fue una filtración policial que afirma que un teléfono móvil que ha podido pertenecer al asesino habría sido detectado en el barrio parisino de la Bastille. De los diez días que Magnotta lleva en Berlín, casi una semana la ha pasado en la cárcel, donde es levantado a las 6.15 de la mañana. Probablemente una hora poco usual para el asesino. A las 6.45 se sirve el desayuno en la cárcel del distrito berlinés de Moabit, donde probablemente pasará una buena temporada. A las 11.45 es la comida, a las 15.00 la cena y a las 17 se cierran las puertas de las celdas. Seguramante no era parte de su plan llegar hasta aquí. O sí. La extradición Magnotta no se ha opuesto a su extradición a Canadá, según indicó la Fiscalía de Berlín, que aseguró que el proceso será cuestión de unos días La Justicia alema- na ya ha solicitado a las autoridades canadienses los documentos necesarios para su extradición. Esperamos esos documentos, y en cuanto lleguen el juez decidirá. Previsiblemente, será aceptada ha precisado el mismo portavoz. La fiscalía de Berlín encargará al tribunal regional superior examinar si una extradición sería conforme a derecho dijo. Si este tribunal superior responde afirmativamente, la fiscalía deberá pedir la extradición al Gobierno alemán. Acto seguido, las autoridades alemanas analizarán si Canadá ofrece garantías de respeto de los derechos del asesino. Mientras tanto, la Policía canadiense sigue buscando la cabeza del estudiante chino presuntamente asesinado por Luka Rocco Magnotta tras la aparición en dos escuelas de Vancouver de un pie y una mano del cuerpo de la víctima. Sería la última pieza de este macabro rompecabezas en el que se ha convertido el asesinato de Lin Jun.