Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 DOMINGOS DOMINGO, 10 DE JUNIO DE 2012 abc. es domingos ABC BBB un grupo de diez personas de cuatro nacionalidades distintas- -italianos, alemanes, franceses y croatas- así como grandes y pesados baúles y maletas. De acuerdo con la información recogida por el servicio de espionaje italiano, la lista de pasajeros era: señora Von Halem (Viktoria Margerete) e hijo de cinco años (Víctor) señor Rossetti y señora; señor Enrico Mancini y señora; conde Eugenio Monti di Valsassina y señora (la alemana Irene) señor Guérard y seRefugio dorado en el Ritz ñor Gilbaud. Von Halem era la esposa del embajador Según el representante de Mussolini, la dialemán en Lisboa y, nada más desembar- rigida a Lequerica solicitaba al ministro escar, abandonó con su hijo la capital catala- pañol que aprobara el nombramiento de na con destino a Portugal. Respecto a los su emisario como agregado comercial y redos franceses, se trataba de destacados co- quería que resolviera directamente con él laboracionistas del Gobierno de Vichy que la deuda pendiente de la Guerra Civil, lo con su huida a España lograron escapar de que en pocas palabras quería decir que le la detención y la condena. Los servicios de aportara dinero para sobrevivir. El perioespionaje aliados no tuvieron problemas dista Martín de Pozuelo, que investigó el para identificar a Jacques Guérard, ya que tema y publicó una serie de reportajes en era una persona bastante conocida, aun- 2005, sugiere que la carta enviada a Serraque después no lograron que Franco lo en- no Suñer se refería a la fortuna que Mussotregara. Secretario general del Gobierno lini habría ido ocultando en España con su de Pierre Laval, había participado ayuda, pues los servicios de espionadirectamente en la persecución je norteamericanos mantenían de judíos franceses y en el enque a lo largo de 1942 se había vío de miles de conciudahecho llegar a nuestro país danos como trabajadoEnrico Mancini era el no menos de 42 títulos neres forzosos a Alemania. gociables, dinero y otros cerebro de la misión, El caso de Gilbaud, en valores. Según este misencaminada a realidad George Guilmo periodista, los Petacbaud, es aún más curioci y Mancini llegaron a utilizar el mismo so. Su nombre fue añadiEspaña con 80 millones avión para trasladar do al pasaje en el último de liras en joyas, seis midespués a Mussolini momento, quizá ante la llones de libras en abrigos persistente negativa de de piel, cinco millones de Clara Petacci a acompañar a francos franceses y 300.000 sus padres. A su llegada, se idenfrancos suizos, cuyo destino, de tificó como alemán y afirmó que lleexistir, se desconoce. Lo cierto es que vaba a cabo una misión diplomática la Embajada italiana y el Gobierno británique se negó a revelar. Laval lo nombró em- co solicitaron la incautación de los bienes bajador en Túnez en 1942 y después, en que hubieran traído a Barcelona, ante la 1944, ante el último Gobierno de Mussoli- completa sospecha de que se tratara de obni, y, al parecer, su misión secreta era ne- jetos robados y propiedad del Estado gociar con Franco las condiciones de la huiUna vez abandonan el aeropuerto, el enda a España de Laval, algo que ocurrió días tonces Gobernador Civil de Barcelona, Andespués. tonio Correa Veglison, curtido en los campos de batalla africanos y convencido faPasaportes falsos langista, se hizo cargo de los suegros de Los pasajeros más relacionados con Mus- Mussolini, Mancini y matrimonio Monti Di solini eran, claramente, los supuestos Valsassina, a los que no dudó en instalar Rossetti y Mancini. Aunque los prime- en el lujoso hotel Ritz como refugiados poros llegaron con pasaportes falsos, fueron líticos Según el propio Correa, Monti Di reconocidos como los padres de la amante Valsassina cambió sin problema 400.000 de Mussolini, y desaparecieron sin dejar francos suizos en pesetas, una verdadera rastro. El pasajero más significativo era, fortuna. El propio Correa Veglison, que a fisin duda, Enrico Mancini, como lo probaba nales de los años 60 fue procesado por el su pasaporte diplomático como agregado Tribunal Supremo por estafa a pesar de comercial oficial de la RSI. Su supuesta es- ser diputado en Cortes, se quedó encargaposa, Miriam Di San Servalo, era en reali- do de la parte más delicada de la misión sedad María, hija menor de los Petacci- -es creta: la última comunicación manuscrita decir, hermana de Clara- que no estaba de Mussolini a Franco. casada con Mancini, pero sí era su amante. La misiva estaba incluida en un sobre ceDe acuerdo con la información recogida rrado dirigida al Caudillo, Generalísimo por los servicios de espionaje, Mancini, Franco y fue remitida a El Pardo el 30 de que pretendía establecer en Madrid un ne- abril como Personal y Reservado En gocio cinematográfico, era el verdadero ce- ella, el dictador italiano no solicitó en su úlrebro de la misión, que parecía encamina- timo respiro el refugio de Franco, aunque da a utilizar el mismo aeroplano para traer sí quiso poner a salvo a la familia de su al Duce más tarde o incluso para trans- amante, quien, sin embargo, rehusó el exiportar importantes documentos secretos lio y decidió correr su mismo destino: la o fondos Mancini era portador de tres muerte. cartas personales de Mussolini destinadas al propio Franco, al exministro de Asuntos Exteriores Ramón Serrano Suñer- -que al- Rafael Moreno Izquierdo es periodista y gunos dicen se encontraba personalmente profesor de la Universidad Complutense en El Prat para recibirle, algo muy poco probable- -y a José Félix de Lequerica, máximo representante de la diplomacia española desde agosto de 1944. Asimismo, portaba dos misivas más. Una para Morreale, representante de la RSI en Madrid, en la que le pedía que asistiera a la tripulación y entregara a su enviado la cantidad de 30.000 pesetas, correspondientes a dos meses de sueldo; y otra para la Embajada alemana en Madrid, a fin de solicitar asistencia para todos los pasajeros. Clara Petacci, la amante de Mussolini, se negó a montar en el avión. Murió días después junto al Duce Salvar a Claretta El 8 de febrero de 1945, Mussolini envía una carta (sobre estas líneas) al cónsul de España en Milán, Fernando Canthal, en la que le dice que el abogado Enrico Mancini le explicará a usted cuál es mi deseo Lo que Mancini le solicitó fue el visado para la amante de Mussolini, Clareta Petacci. Pero ella no quiso abandonarlo y corrió su misma suerte: fueron ejecutados el 28 de abril. Días antes, Il Duce aún se había presentado en el consulado para suplicarle a Canthal: Hay que salvar a Claretta