Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 10 DE JUNIO DE 2012 abc. es domingos DOMINGOS 61 aterrizó en El Prat La carta a Franco Carta escrita por Mussolini, que consta en el Archivo de la Fundación Francisco Franco: Querido Generalísimo: Llega a vuestro país el agente económico de la República Social Italiana, abogado Enrico Mancini, con miembros de su familia. Le ruego que los acoja bajo su protección. Ellos se lo merecen. Dirigiéndome a usted en esta circunstancia, tengo la ocasión de expresarle mi inmutable simpatía y de enviarle mis más cordiales saludos: 2 Marzo 1945. Mussolini cónsul español en esa ciudad, Fernando Canthal y Girón, para articular una posible fuga para el Duce y sus íntimos. Canthal tenía muy buenos contactos y no se limitaba a pasar el tiempo en la sede del consulado, ya que cada semana se trasladaba a Roma para ir a la Embajada española, que, entre otras cosas, organizaba fugas a Suiza. De hecho, el médico que certificó la muerte de Mussolini, Pierluigi Cova, declaró años después que encontró en el bolsillo trasero del pantalón del dictador antes de efectuarle la autopsia un salvoconducto extendido por el consulado español en Milán para él y su amante, Clara (Claretta) Petacci, bajo nombres supuestos. Según Cova, el salvoconducto tenía la fecha del 14 de septiembre de 1944, estaba escrito en español y extendido a nombre de Isabella y Alfonso seguido de un apellido que no recordó. Se ruega a las autoridades españolas que acojan a los señores (Isabella y Alfonso... prófugos de la actual guerra y ciudadanos españoles, que quieren regresar a su patria decía el texto, según el doctor italiano. Como el Gobierno español ya había prohibido el 20 de abril el aterrizaje de cualquier avión alemán en su territorio por las presiones de los Aliados, que buscaban evitar la huida de criminales de guerra o fondos expoliados, el avión Savoia- Marchetti SM 83 había sido entregado a manos italianas y se urgió cambiar su documentación y distintivos para que pareciera un aparato croata, aunque era fácil descubrir aún las esvásticas alemanas. Entre otras cosas, Extraño pasaje y extraña carga se falsificó el título de propiedad y se puso a nombre del conde Eugenio Monti di Valsassina, un diplomático croata de origen italiano que durante la guerra había combatido para la Luftwaffe y después había aceptado colaborar con las SS de Himmler. Ferviente católico y con contactos dentro del Vaticano, supuestamente fue él quien también se había encargado de contratar la tripulación civil que lo llevó hasta Barcelona. Según sus propias declaraciones, todos eran miembros militares de la Real Aeronáutica Italiana y habían aceptado voluntariamente la misión diplomática secreta pensando que su objetivo era proponer la paz con los Aliados. Además de los cuatro miembros de la tripulación, el avión transportó a España a BBB