Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 ESPAÑA DOMINGO, 10 DE JUNIO DE 2012 abc. es españa ABC Los exiliados vascos ven con buenos ojos el censo electoral que ha propuesto el PP pero no todos lo ven factible. Se impone el escepticismo La diáspora vasca y navarra: vuelta a casa por correo P. OJER I. REYERO PAMPLONA BILBAO La propuesta del Partido Popular de facilitar que las personas que han tenido que huir del País Vasco y Navarra, obligados por la presión y amenazas abertzales, puedan votar en sus lugares de origen ha vuelto a destapar un drama a menudo olvidado. El de aquellas personas que tuvieron que dejar hogar, familia, amigos, su vida, en definitiva, ante la imposibilidad de poder expresarse con normalilidad, como cualquier otro ciudadano. Desde Zaitu, Asociación pro Víctimas de Persecución, Amenazados y Exiliados, se ve la propuesta desde el escepticismo. Son muchas las promesas incumplidas afirma su presidente, Joseba Markaida, que habla sin ocultar su decepción ante lo que cree una cortina de humo más, en este caso del PP, pero que bien podría haber sido del PSOE Recuerda que la lucha de este colectivo pasa por reclamaciones de origen mucho más práctico desde el propio reconocimiento de la condición de víctima. En esa larga tarea, Zaitu ha remitido a Interior varias decenas de expedientes sobre personas que un día se vieron forzadas a salir de su tierra. La presidenta del Foro de Ermua, y también exiliada, Inma Castilla de Cortázar, tampoco está demasiado convencida con la idea. Más allá del momento electoral que se está viviendo en el País Vasco, la ve como un señuelo para contentar a los que estamos indignados con que la negociación y cesión a ETA haya sido lo que ha prevalecido en política antiterrorista Este foro recuerda que la idea de realizar un censo de residentes ausentes es una iniciativa legislativa que presentaron hace ya años. Y se nos dio largas aduciendo que tenía problemas técnicos. Y los tiene, sí, pero pueden resolverse Tampoco ve excesivos problemas otra exiliada, Edurne Uriarte. ¿Alguien imagina que se pueda hacer una declaración por capricho? Porque además le va a ser más incómodo que votar en la comunidad donde reside Joseba Markaida lo ve más complicado. Es muy difícil acreditar que realmente has sufrido la amenaza o extorsión de forma directa y reiterada. Nos lleva meses de búsqueda de papeles como denuncias en comisarías, partes médicos en hospitales, informes psiquiátricos, noticias de hemeroteca, llamar a vecinos que quieran testificar sobre el calvario sufrido... señala. Sin embargo, Consuelo Ordóñez lo ve más simple, por puro razonamiento. ¿Cómo se puede entender que el biznieto de uno que se largó a hacer las américas, que no ha vuelto en 70 años, pueda votar y yo no pueda hacerlo? La ingeniería jurídica lo permite todo dice la hermana del concejal del PP asesinado en San Sebastián. Pero para Inma Castilla de Cortázar, en este momento el problema es otro: ¿qué desterrado vasco va querer estar en un censo que se va a facilitar a Bildu y Amaiur? Los cuatro consideran una necesidad que exista la posibilidad de apuntarse a ese registro y votar. Me parece que es una compensación entre comillas que se nos debe a todos los vascos que nos hemos visto forzado a irnos a otros lugares considera Edurne Uriarte, y continúa: Creo que nadie pone en cuestión el proceso que se ha puesto en marcha en el País Vasco de expulsión de miles y miles de personas. Una expulsión que se ha llevado a cabo tanto vía amenaza etarra directa o bien acoso de todo tipo en los centros de trabajo, por ejemplo Consuelo Ordoñez va todavía más allá. Siempre he dicho que el voto de mi hermano debería de ser hereditario cuando lo matan como lo matan para imponer un proyecto político totalitario y excluyente Las consecuencias de este exilio forzado exceden al derecho a voto. La asociación Zaitu conoce de sobra las necesidades del colectivo. La in- 1 Exiliados anónimos Independientemente de las diferencias a la hora de pensar en la aplicabilidad de la propuesta popular, estos cuatro colectivos de exiliados están de acuerdo en que sería bueno si pudiera llevarse a cabo. Por justicia coinciden. Las cifras respecto al número de personas que se ha tenido que ir varían según los estudios que se manejen. En cualquier caso, más de 100.000. En números relativos son muy pocos los casos que han trascendido a los medios de comunicación. La mayoría de los exilios se hacían en silencio, por la puerta de atrás. Han sido políticos, profesores, periodistas... pero también muchos ciudadanos anónimos que, simplemente por el hecho de expresar su opinión, eran señalados y posteriormente amenazados cuando no asesinados. Eran los años del silencio, en los que no podías hablar con nadie porque nunca sabías a quién tenías enfrente explica un exiliado. El censo, en la diana 2 1. Edurne Uriarte. La que en día fue profesora de la Universidad del País Vasco ve la propuesta como una recompensa a los exiliados. 2. Joseba Markaida. El presidente de Zaitu opina que antes del censo electoral hay pendientes cuestiones más urgentes. 3. Consuelo Ordóñez. La hermana del concejal del PP asesinado alerta del riesgo de aparecer en un censo que estará en manos de Bildu y Amaiur. 4. Inma Castilla de Cortázar. La presidenta del Foro de Ermua cree que se trata de un señuelo para contentar a los exiliados. Un simple señuelo mensa mayoría de nuestros afiliados asegura, no piensa tanto en votar como en temas más prácticos que deben desarrollarse una vez que ya está aprobada la ley estatal de víctimas. Se ha sido muy exigente hasta ahora para ayudas de acceso a la vivienda, becas de estudio para los hijos, que en muchos casos han sufrido inadaptación ante lo abrupto del cambio y que no perdonan a sus padres ese desarraigo... Tenemos muchas mujeres de agentes de las fuerzas de seguridad que solo piden un apoyo al complemento por viudedad... Son cosas sencillas por las que nos ponen mil trabas. Ante esto, sería raro que ahora lo del voto lo resolvieran de una vez y para todas plantea Markaida, quien, no obstante, añade: Si se consigue, nos parecerá perfecto