Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 ESPAÑA DOMINGO, 10 DE JUNIO DE 2012 abc. es españa ABC Sánchez- Camacho Artur Mas no quiere negociar, quiere la transición nacional PRESIDENTA DEL PARTIDO POPULAR DE CATALUÑA BLa líder del PPC afirma que el presidente de la Generalitat tapa su incompetencia con el pacto fiscal MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA Alicia Sánchez- Camacho es la interlocutora entre un gobierno nacionalista empeñado en la independencia fiscal y un Ejecutivo nacional dispuesto a mejorar la financiación autonómica, pero con una prioridad clara, que es la crisis económica. La presidenta del PPC ofrece la tercera vía. ¿En qué punto están las negociaciones sobre el pacto fiscal tras la cumbre de partidos celebrada la semana pasada? -Creo que los nacionalistas no tienen voluntad de emprender esas negociaciones serias, lo que quieren son relaciones bilaterales de manera voluntaria y flexible por parte de los grupos. Si hubiera una voluntad de diálogo por parte de CiU, articularía una negociación multilateral. -El mes próximo, el pacto fiscal o concierto económico catalán debe votarse en el Parlamento autonómico catalán. ¿CiU ha demostrado flexibilidad en su propuesta? -Una negociación implica ceder por parte de todos y el PP catalán ha hecho un esfuerzo por mantener una postura responsable y constructiva. En primer lugar, para evitar que el tono de confrontación que tenía el gobierno de Cataluña se mantuviera. Lo que quieren los catalanes y el resto de España es sentido común, moderación y diálogo. Y eso es lo que hemos hecho el PPC. Pero además hemos planteado una tercera vía, consistente en reconocer un régimen singular para Cataluña dentro del régimen común dentro de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (Lofca) mientras que CiU no ha hecho ninguna cesión. Mantiene sus líneas rojas consistentes en proponer un modelo fuera de la Lofca y eso no está permitido en el Estado de Derecho. CiU no ha cedido en nada y creo que ese no es el camino. Es preocupante esa postura. ¿Es extrapolable ese modelo a otras comunidades autónomas? -Por supuesto. Además, es responsabilidad de todos hacer las cosas bien. Ahora la prioridad es salir de la crisis y que todos los gobiernos contribuyamos a reducir el déficit y cumplir con las reformas necesarias para salir de la crisis. Mientras vayan descendiendo los ingresos tributarios, hablar de Alicia Sánchez- Camacho, presidenta del PP catalán INÉS BAUCELLS un cambio en el modelo de financiación es trasladar un mensaje equivocado a los ciudadanos. Me preocupa de CiU genere unas expectativas sobre el pacto fiscal, en el sentido de decir que sería la varita mágica que solucionaría todos los problemas de Cataluña. No es cierto. La solución es reducir el déficit y ayudar a crear empleo. CiU no tiene una agenda reformista que demuestre que hay voluntad de apoyar a la economía productiva, ayudar a las empresas y reducir el paro. ¿El pacto fiscal es la cortina de humo del gobierno de Artur Mas? -El pacto fiscal permite esconder la parálisis de un gobierno catalán del que se esperaba mucho más. Hay déficit, paro, se cierran empresas y la mitad de los jóvenes se tienen que ir fuera a buscar trabajo. Tapan las incompetencias de gestión del Ejecutivo autonómico. -La música de esta tercera vía que propone el PP catalán ¿suena bien al Gobierno? -El Gobierno de España espera a 2013 para reformar el sistema de financiación porque se trata de un plan quinquenal. Y como siempre ha hecho el PP, cuando llegue ese momento, se mejorarán los modelos autonómicos. Así lo demostramos en 1997 y en 2001. Pero desde luego, a quien corresponde plantear esa mejora es al Gobierno de España y lo hará con responsabilidad y atendiendo a las necesidades de todo el mundo. -Pero la propuesta del PPC, ¿puede ser un punto de partida? -Puede ser un documento de trabajo porque está dentro del régimen común de la Lofca que nosotros queremos mantener para todas las comunidades autónomas. -CiU se la juega a una sola carta, el pacto fiscal. ¿Prevé un referendo o un adelanto electoral si fracasa? -Sin duda. CiU tiene dos caminos: el del diálogo y la moderación, y el de la confrontación. Ellos ya se han decidido por el segundo, el del agravio comparativo, el de la queja permanente con España, el del victimismo. Y establecer un proyecto de transición nacional con una ley de consultas y adelanto electoral, si no prospera la negociación. El diálogo es cosa de dos y lo que no pueden pretender los nacionalistas es modificar todo el modelo de financiación sólo porque sea voluntad del gobierno catalán. Si lo que pretende CiU es pactar con ERC, lo que hará será una fractura social y una ruptura con el resto de España. La hacienda propia perjudica gravemente a los catalanes y también al resto de España, porque afecta a la credibilidad de todos. ¿Alguien se acuerda de aquel modelo de financiación autonómica del año 2009 que, según los socialis-