Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 PRIMER PLANO Ayuda al sistema financiero español DOMINGO, 10 DE JUNIO DE 2012 abc. es economia ABC CRÓNICA DE LA SEMANA La posición de Rajoy en Bruselas se calibrará ahora en las próximas citas del 22 y el 29 de junio POR ANA I. SÁNCHEZ Frente a Europa, con la cabeza alta BEl presidente exhibirá ante sus socios la unidad política de España, sin rastro de enfrentamiento con la oposición ante la Unión Europea D icen los que le conocen bien que el rescate de la banca no hará que el presidente hable ahora con la cabeza baja. Que no va a debilitar su posición en Europa, porque incluso los más fuertes tienen problemas y graves. La semana que viene es probable que el foco se desplace de España a Grecia. Las elecciones se celebran el domingo y las encuestas que maneja la Comisión Europea apuntan a que las fuerzas políticas partidarias de mantener sus compromisos con Bruselas no lograrán gobernar. Y puede abrirse la incertidumbre para sus acreedores: gran parte, bancos alemanes y franceses. La primera clave para calibrar ahora la posición de Rajoy va a estar primero en la cumbre del crecimiento del 22 de junio en Roma entre el presidente, Ángela Merkel, Mario Monti y Francois Hollande. España acude con el rescate de sus bancos pero Alemania y Francia viajarán allí con sus entidades financieras expuestas al incendio griego, y Monti lo hará con una posición de debilidad interna y en Europa, donde se le empieza a acusar de no hacer los deberes. Después, el siguiente quid estará en el Consejo Europeo del 28 y 29 de junio. Ante sus socios, Rajoy va a sacar pecho de la unidad política que ha conseguido en España, no tanto por su mayoría absoluta sino por la mejor sintonía con el principal partido de la oposición y con el apoyo claro conseguido de otras fuerzas como CiU. No hay rastro de crisis política. Algo que no pueden exhibir otros países europeos y, menos aún, ninguno de los que pidió ayuda. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy dor del Banco de España, Luis Linde. El rescate ha salido casi, casi, como esperaba el Gobierno. Rajoy aguantó el tirón hasta el último momento. La prisa de Europa jugaba a favor de España. Uno a uno le fueron llamando buena parte de los socios para trasladarle su grave preocupación por la situación de los bancos españoles y las incertidumbres que generaba en Europa. Querían una solución ya, antes de las elecciones griegas. Los equipos técnicos llevaban semanas negociando y la decisión estaba tomada a falta del cuándo, pero el presidente no ha dado el sí hasta que todos los puntos del rescate han quedado bien atados y España ha conseguido una extrema seguridad en la fórmula y presentación del acuerdo. No pierde soberanía. El objetivo central era circunscribirlo a la banca y evitar la intervención. Esto es, que Bruselas dictara la política económica del país imponiendo recortes sociales, subidas de impuestos y nuevas reformas estructurales. Pero además, en el equipo de Rajoy existía el miedo de que los mercados pudieran interpretar la peti- ÁNGEL DE ANTONIO Endureció su postura Al final de la negociación con Europa, el Gobierno marcó líneas rojas y elevó el tono de su discurso ción de auxilio como el primer paso para un rescate del estado. La fórmula tenía que despejar completamente esta hipótesis. Tenía que ser un auxilio distinto de los anteriores. Y con este objetivo negoció desde el primer día, el ministro de Economía, Luis De Guindos, defendiendo que no se trataba de un rescate para el estado sino para los bancos. Con todo, el presidente se lo ha pensado mucho. Sabe que es una decisión que hay que calibrar dos veces porque puede crear un estigma para el estado. Fuentes de su entorno, explican que cuando algunos miembros de su equipo empezaron a defender el rescate bancario como la solución menos mala para salir del atolladero Irá al partido La agenda del presidente, de hecho, no ha cambiado. La Moncloa quiere trasladar normalidad absoluta y el mensaje de que el rescate soluciona un problema, no lo crea. Rajoy viajará hoy a Gdansk (Polonia) para asistir al partido de la Eurocopa entre las selecciones de España e Italia, y mañana estará de vuelta para acudir al Palacio de La Zarzuela junto a los Reyes al acto de jura del nuevo goberna- Hay que pensarlo bien -liquidez a menor precio- -Rajoy les emplazó a pensarlo y reflexionarlo muy bien Sólo como última opción, y si no había otro remedio. Es decir, si las demás soluciones era peores para el país. Quería eludir el rescate, por evidentes razones políticas, aunque éste se circunscribiera sólo a la banca. Contaba con que Europa respondiera y España pudiera comprar, como mínimo, tiempo a costa de inyecciones de liquidez del Banco Central Europeo. Recuperando una estrategia de los tiempos de José María Aznar, De Guindos, elevó en los últimos días el tono de negociación con Europa. Empezó a hablar en serio, marcando líneas rojas. Cuando avanzaba la semana y los socios elevaban su presión sobre el presidente para que solicitara el rescate, un miembro del Ejecutivo decía que había que sacar fuerzas de flaqueza y hablar con contundencia. Si Europa te ve con miedo estás perdido. Hay que decirles que no vamos a seguir un camino que nos incendie las calles, que desestabilice socialmente España explicaba. No hablar con la cabeza baja, da resultado.