Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 9.6.2012 Editado por Diario ABC, S. L. San Álvaro, 8, 1 3, 14003 Córdoba. DiarioABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 35.226 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 957 497 675 Suscripciones 901 400 900 Att. al cliente 902 530 770. Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,30. Bélgica: 2,20 Francia: 2,30 Irlanda: 2,30 Italia: 2,00 Holanda: 2,20 Portugal Cont. 1,50 Reino Unido: 1,40 LE. Marruecos: 18 Dh. 12236 8 424499 000020 EL PULSO DEL PLANETA Empacho de Union Jack Tras el Jubileo de Diamante, los británicos quieren un patriotismo más sutil y muchas menos banderas a la hora de celebrar los Juegos Olímpicos BORJA BERGARECHE CORRESPONSAL EN LONDRES VISTO Y NO VISTO POR IGNACIO RUIZ- QUINTANO ¡NUTS! A L os visitantes hacinados estos días en las colas de control de pasaportes de los aeropuertos londinenses han pasado el rato siguiendo en las pantallas los lemas de una campaña de promoción de Gran Bretaña. Gran patrimonio Gran creatividad Grandes emprendedores Durante la presentación en Nueva York, el primer ministro David Cameron advirtió: En 2012 solo habrá un lugar en el que estar Gran Bretaña. En efecto, las festividades por los sesenta años de Isabel II en el trono y los próximos Juegos han provocado una omnipresente reivindicación de la britanidad Los supermercados anunciaron a toda página en los periódicos productos y envases especiales, todos en rojo, blanco y azul, para los picnics que inundaron el país la semana pasada, por el Jubileo de Diamante de Isabel II. En su honor, la salsa Marmite- -tan símbolo de lo inglés como el pudding o el roast beaf- -ha cambiado su nombre a Ma amite, en alusión al tratamiento popular de Ma am (madam) que suele darse a la Soberana. Los almacenes Marks Spencer han lanzado una campaña en la que iconos británicos como Twiggy o el futbolista- celebrity Jaime Redknapp cortan una tarta con la bandera británica en un soleado almuerzo al aire libre. Y las tiendas para todo John Lewis han lanzado una edición especial interminable de tazas, paraguas, bolis o teteras con la Union Jack. Tanta bandera que hasta los propios británicos están saturados. Un reciente estudio de una consultoría de marcas, Coley Porter Bell, ha detectado que este abuso publicitario de la bandera de la Unión comienza a irritar a los consumidores. Un 56 por ciento de los encuestados exigían más sutileza a las empresas que quieren reivindicar la britanidad de sus productos, y al menos un 25 criticaba el poco gusto de tanto patriotismo. Así explicaba estos resultados la responsable de la consultora, Vicky Bullen: La conclusión principal es que los británicos están siendo muy británicos en su actitud sobre la Vestidos, paraguas y tartas se tiñen estos días con los colores británicos britanidad dice. Les parece bien que las marcas sean patrióticas, pero quieren que esas marcas actúen con dignidad y contención a la hora de emplear la bandera y otros iconos británicos. Menos del 20 considera que el exceso de patriotismo es aceptable aclara. El uso sutil de los colores patrios fue lo que intentó la diseñadora Stella McCartney, responsable de los uniformes del equipo olímpico británico. Pero su deconstrucción de la Union Jack en los diseños le costó una bronca de psicólogos deportivos, que critican que haya reducido la presencia del rojo, un color asociado al triunfo en la competición. Tocar las esencias siempre ha sido un deporte de riesgo. Pete Townshend, el líder de la banda mod AFP Abuso publicitario The Who se encontró con la negativa frontal de los sastres de la calle Savile Row a cortarle un traje con la bandera. Tuvo que irse al moderno Este, donde la Union Jack había perdido ya gran parte de la sacralidad que le dio el esfuerzo bélico en la Segunda Guerra Mundial. La bandera tricolor nace en el reinado de Jaime VI de Escocia, quien heredó como Jaime I los tronos de Inglaterra e Irlanda en 1603. El 12 de abril de 1606, un decreto real estableció que el emblema de la unión se formaría cruzando la cruz roja de San Jorge sobre fondo blanco de la bandera de Inglaterra con la cruz blanca de San Andrés sobre fondo azul de la enseña escocesa. Después de 406 años de aquello, los británicos quieren celebrarla, pero solo con moderación. bsuelto de blasfemia Javier Krahe por eso que Carmen Vela, la Madame Curie del señor De Guindos, llama Teocracia de Rajoy ya estamos todos (Krahe finalmente no saldrá para el exilio, como había amenazado) listos para que Europa proceda a rescatarnos. Europa... y el toro, que somos nosotros. Y veo el paseíllo: alguacilillos suizos, capoteros griegos, picadores alemanes, banderilleros franceses, matadores flamencos, mulilleros ingleses, areneros nórdicos y presidentes portugueses, por ceremoniosos. Pero el rescate depende de la rendición de Rajoy. Económicamente, nuestra situación es como la de la Compañía Easy de la 101 Aerotransportada en Bastogne, puesta bajo asedio por la brutal contraofensiva alemana. Von Lüttwitz exigió la rendición de las Águilas Aulladoras para evitar su aniquilación, a lo que el general McAuliffe respondió con una grosería que le hizo pasar a la historia: -Nuts! Que es decir nueces que es decir pelotas que, en español, es decir: ¡Y unos c... Las ¡Nuts! en fin, con que Rajoy parece mantener a raya a los hombres de negro de frau Merkel, que son como los banqueros de Carlos V que contaba Ramón Carande, pero con iPad. El emperador Carlos se dejó los préstamos de los Fugger y los Welser en la lucha contra el Turco y la Herejía, que, desde luego, no se pueden comparar con las Autonomías o con Krahe, y, sinembargo, nos han costado lo mismo. Ahora el rescate no será ver a un Santiago en plan conde de la Maza sacándote de tu pueblo en su caballo blanco para colocarte en Miami; será oír, al pasar la Visa, un Aceptada tan dulce como el Es benigno del médico.