Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ESPAÑA Rescate a la banca SÁBADO, 9 DE JUNIO DE 2012 abc. es españa ABC ANÁLISIS cabe recordar que España contaba EN EUROPA MANUEL LLAMAS L ASÍ SERÍA ESPAÑA BAJO EL MANDATO DE LA TROIKA a percibir y se aplicará un recorte progresivo en caso de rechazar una oferta laboral, un 10 menos por cada negativa- -si se aplica lo acontecido en Portugal- -hasta el punto de retirar por completo la prestación si se declinan tres o más ofertas. En Sanidad, se pondrán en marcha nuevas tasas por acudir a urgencias, consultas médicas- -entre 10 y 20 euros- -o ingresos hospitalarios- -un mínimo de 10 euros por día de estancia, aunque sólo durante un período determinado- tal y como sucede en numerosos países europeos. De hecho, es muy posible que se acabe reduciendo la lista de servicios médicos cubiertos por la Seguridad Social (pruebas, especialistas, operaciones... En Educación se elevarán las tasas- -hasta cubrir fácilmente, el 50 del coste- -e, igualmente, el Estado podría reducir la cobertura en ciertos niveles, como es el caso de las guarde- a sombra del rescate internacional sobrevuela España desde que, al fin, se descubrió el enorme agujero que registra el balance de Bankia, próximo a los 23.500 millones de euros, y que, por desgracia, no será el único en aflorar, puesto que otras entidades serán igualmente nacionalizadas. La clave del problema radica en que un Estado dudosamente solvente difícilmente podrá sostener a la parte del sistema bancario que, claramente, es insolvente. Y es que, para recapitalizar la banca, el Estado, además de incurrir en un mayor déficit, se verá obligado a emitir más deuda a un creciente tipo de interés, cuyo coste, en la actual coyuntura de recesión y desconfianza internacional, sería inasumible para las arcas públicas. De ahí, precisamente, que el Gobierno está presionando a Bruselas para que el Fondo de Rescate Europeo pueda emplearse en salvar bancos y no sólo países, esquivando así la intervención directa del Estado español. No en vano, de producirse tal escenario, España deberá aceptar numerosas condiciones, todas ellas impopulares, tal y como ha acontecido en Grecia, Irlanda y Portugal. Por el lado del gasto, una de las claves radicará en reformar el Estado del Bienestar para reducir su abultado coste. Así, por ejemplo, se aplicará un recorte progresivo de las pensiones públicas- las más altas sufrirían una rebaja de entre el 10 y el 20 en función de lo acontecido en otros países rescatados- se adelantará el retraso de la edad de jubilación a los 67 años y el importe a percibir se calculará sobre toda la vida laboral, lo cual se traduciría en un recorte futuro del 30 con respecto a las pensiones actuales. Además, se extenderá en el tiempo la congelación de las pensiones ya vigente, como mínimo otros dos años. En cuanto a la prestación de desempleo, se reducirá el tiempo máximo que un parado tiene derecho a subsidio- dos años, en la actualidad- se rebajará el importe a finales de 2010 con cerca de un millón y medio de empleados públicos no funcionarios, de los casi 3,2 millones de personas que en total trabajan en el sector público. La convocatoria de nuevas plazas permanecerá congelada, se limitará la promoción interna y se reducirán prestaciones sanitarias. De hecho, ni siquiera se podría descartar alguna fórmula para despedir o retirar a funcionarios, como ha sucedido en Grecia y se está estudiando en Portugal. Asimismo, se paralizará la construcción de nuevas infraestructuras y se articularán mecanismos de colaboración público- privada para reducir el coste de las ya existentes (nuevas tasas en autovías y subidas en el transporte público hasta cubrir casi todo el coste del servicio) Se procederá a la privatización de muchas empresas públicas- -existen casi 4.000- así como a la venta de inmuebles, participaciones industriales y empresariales. Se podrían llegar a fusionar hasta el 80 de los ayuntamientos- -España cuenta con algo más de 8.000- -como ha sucedido El PSOE garantiza su apoyo al Gobierno, pero tacha de caótica su gestión S. E. MADRID ED CAROSÍA rías o la enseñanza universitaria. Los funcionarios registrarán un nuevo recorte en sus nóminas- -Grecia aceptó rebajas superiores al 20 -y, posteriormente, se mantendrá la congelación salarial durante, al menos, otros dos años. Asimismo, se acelerará y acrecentará el despido de empleados públicos- -sin oposición- -en todas las administraciones y sus correspondientes empresas. En este sentido, en Grecia y, llegado el caso, se optará por transferir al Estado ciertas competencias autonómicas, a la vista de la experiencia lusa. Por el lado de los ingresos, se producirá una nueva subida generalizada de impuestos, sobre todo indirectos (el IVA podría elevarse de 3 a 5 puntos porcentuales y se aumentará la presión fiscal sobre el tabaco, el alcohol y los carburantes) pero también se eliminarán o reducirán deducciones fiscales en IRPF, vivienda y sociedades, aunque es probable que también se reduzcan las cotizaciones sociales. Además, la factura de la luz tendría que subir casi un 30 para eliminar el déficit de tarifa que generan las renovables. La última pata del rescate se enfocará sobre las reformas estructurales y, especialmente, la del mercado de trabajo, reduciendo la indemnización por despido, flexibilizando las condiciones laborales y reduciendo el amplio abanico de contratos existente. Aunque muchas de estas medidas serían positivas a medio plazo, sin duda, supondrán un elevadísimo coste político para el Gobierno, de ahí que estén tratando de evitarlo a toda costa. Tras la jornada de incertidumbre vivida ayer por los intensos rumores de una hipotética ayuda europea en la banca española este fin de semana, las reacciones del primer partido de la oposición no se hicieron esperar. El secretario de Organización del PSOE, Óscar López, garantizó ayer durante una rueda de prensa en Ferraz que el Gobierno contará con el apoyo de su partido en su actividad ante la UE- el PSOE respalda a España en Europa dijo- Un apoyo que responde al compromiso adquirido por el líder socialista, Alfredo Pérez- Rubalcaba, en la reunión que mantuvo con Mariano Rajoy el pasado 25 de mayo y en la que pactaron una única voz en Europa. Sin embargo, López no dudó en tachar de caótica la gestión del Ejecutivo en la reforma del sistema financiero y aseguró que el PP no ha dado pie con bola desde la crisis de Bankia El número tres de los socialistas instó al Gobierno a poner orden en el desconcierto que ha generado con su baile de cifras sobre el sistema financiero, pues las estimaciones que se están publicando- -entre 40.000 y 100.000 millones de euros- -suponen una horquilla de varios puntos del PIB español. A España no le ayuda el ruido generado en los últimos días añadió. López insistió, no obstante, en que el Gobierno no se ha puesto en contacto con los socialistas para informarles de si prevén pedir ayuda europea próximamente. IU teme nuevos recortes Por su parte, el coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, aseguró que su formación teme que el Gobierno se vea obligado a aplicar un nuevo plan de recortes si finalmente se formaliza un rescate suave a la banca española y exige al Gobierno una transparencia sin la cual no es posible la confianza Lara se refirió a la comparecencia del ministro de Economía en la Cámara Baja, Luis de Guindos, el pasado jueves y aseguró que éste demostró que está instalado en el silencio, el ocultismo y la opacidad IU insistió en defender la creación de una comisión de investigación para evitar la desconfianza que genera tanto ocultismo El líder de IU aseguró no tener información sobre el posible rescate a la banca: No lo sabemos porque el Gobierno se ha negado a dar información Además, no consideró descabellada la cifra de 100.000 millones de euros necesarios para sanear el sistema financiero.