Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ESPAÑA Rescate a la banca SÁBADO, 9 DE JUNIO DE 2012 abc. es españa ABC La UE pone en marcha la maquinaria para hacerse con el control de la banca BChipre es el siguiente país en la lista de los que llaman a la puerta del fondo de rescate europeo ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL EN BRUSELAS Igual que en los casos anteriores de Grecia, Portugal e Irlanda, la información interesada de la agencia Reuters, que ayer por la mañana anunciaba la posible convocatoria de un eurogrupo telefónico sobre el rescate para el sector financiero español, fue la primera vuelta el torniquete de la presión sobre las autoridades españolas. Tanto el Gobierno de Rajoy y la Comisión Europea como el propio eurogrupo respondieron oficialmente negando que se hubiera tramitado ninguna solicitud de un rescate, como exige el procedimiento. Sin embargo, a renglón seguido, todos reconocían que el dispositivo necesario está preparado para empezar a ser utilizado en cualquier momento Solamente Holanda planteaba reticencias ante un rescate parcial y muy específico, en el que si no aparece el FMI el gobierno dimisionario de Mark Rutte teme que los electores le penalicen aún más en las elecciones de septiembre próximo, contrariados porque piensen que los bancos españoles serán rescatados con su dinero. En realidad, es cierto que se trata de un modelo a medida para España pero está lejos de ser exclusivo: según fuentes de la Comisión, se puede aplicar a todos los países y España no es el único que tiene problemas en su sector financiero Chipre, por ejemplo, es el único que ha admitido abiertamente desde hace diez días que probablemente necesitará también un salvavidas para sus bancos, con la diferencia de que para esta isla el problema se llama Grecia y su destino se sellará en las elecciones del fin de semana que viene. Alemania, Francia e Italia están de acuerdo con que se ayude a España al rescate de sus bancos, aunque cada cual por razones diferentes. Lo mismo le sucede a Gran Bretaña, la quinta economía grande de la UE, a pesar de que no está en el euro. Todos esperan que la operación sobre el sistema financiero español servirá para aplacar las turbulencias en los mercados, al menos durante un tiempo. Los mecanismos de ayuda que se pondrán en marcha para España aprovechan la reforma de los instrumentos del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (EFSF) aprobados Merkel, en una imagen tomada ayer junto a una ventana de la Cancillería REUTERS FONDO DE RESCATE Aplacar turbulencias Merkel desmiente que haya presionando a Rajoy E. S. Siempre ha estado claro que los países se beneficiarán de la solidaridad de sus socios europeos si así lo solicitan, porque tenemos todo lo necesario para un desarrollo estable de la zona del euro dijo ayer la canciller alemana Angela Merkel para desmentir que haya presionado para que España acceda a pedir ayuda del fondo de rescate, antes de que los costes de la financiación de su deuda sean insoportables. Es decisión de cada país recurrir a los mecanismos colectivos. Por ahora España no lo ha hecho y Alemania no ejercerá presión alguna La versión de Merkel, -precedida por la de su portavoz Steffen Seibert en la que insistía en que se trata de una decisión delas autoridades españolas- no se diferencia de las declaraciones que se hicieron en el preludio de los rescates de otros países, incluyendo a Grecia. Y no es un secreto para nadie que cuando Alemania ofrecía esa posibilidad no estaba desalentando su uso, sino todo lo contrario. La divergencia entre Berlin y Madrid es que para Merkel no es un problema que el rescate sea lo más genérico posible, mientras que España pretende limitarlo al máximo. hace ahora un año en el Consejo Europeo, para permitir que parte de los 440.000 millones de euros de ese fondo puedan ser utilizados para la recapitalización del sistema financiero de países que no se encuentran sometidos a programa Esta negociación, llevada a cabo cuando Zapatero era el presidente del Gobierno, se entendió como un traje a medida para España. Desde entonces ya se sabía que, a pesar de todos los indicadores negativos, la deuda pública no es el principal problema de la economía española, por lo que se descartó que para ayudar a los bancos a tapar los boquetes en sus balances fuera necesario que el país se sometiese a un programa de ajuste como el que se ha forzado a aceptar a Grecia, Irlanda y Portugal. Si se hubiera querido obligar a España a aceptar un rescate global, no se habría redactado este acuerdo admiten altos funcionarios de la Comisión, que recuerdan que también se aprobó porque hay otros países que podrían aprovecharse de este sistema La cuestión para Bruselas es evidente: tanto la Comisión como el Eurogrupo solo pueden tratar con España,