Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 CULTURA Premio a un clásico vivo JUEVES, 7 DE JUNIO DE 2012 abc. es cultura ABC EL CATEDRÁTICO DEL DESEO ANDRÉS IBÁÑEZ ESCRITOR Y CRÍTICO ENTRA EL ESPECTRO D Promoción de ámbito nacional. Existencias limitadas. Atención al cliente: 902 33 45 55. Atención al cliente Andalucía: 902 53 07 70. e todos los realistas americanos, ninguno tan carnal como Philip Roth. John Updike, que hizo afirmar a uno de sus personajes (en Domingos que el adulterio es el gran deporte de los americanos se le aproxima, y no podemos decir que las pasiones de la carne sean indiferentes a autores como Saul Bellow, Norman Mailer, Russell Banks o Joyce Carol Oates, por poner sólo unos pocos ejemplos. Pero sólo Philip Roth podría haber escrito, a través de uno de sus alter egos (en esta ocasión David Kepesh) Sólo cuando fornicas estás verdaderamente vivo y eres verdaderamente tú mismo. El sexo no es sólo fricción y diversión superficial. Es además una venganza sobre la muerte. No olvides la muerte. No la olvides nunca. Sí, es cierto que el poder del sexo es muy limitado. Yo conozco bien sus límites. Pero dime, ¿existe un poder mayor? La larga lista de novelas de Philip Roth es la crónica de una época que arranca a fines de los años cincuenta y continúa hasta bien entrado el siglo XXI. Crónica sentimental, política, intelectual, social, desde luego, pero sobre todo crónica sensual, física, cuyo centro son las agonías de la carne del varón occidental. Que este sea normalmente judío, de Nueva Jersey y pertenezca al mundo del campus universitario, los típicos escenarios de Roth, debería ser una cuestión secundaria y un vehículo para la universalidad de las ficciones de Roth más que un obstáculo. El crítico John Leonard ha afirmado que las novelas de Roth han sido el espejo, casi paso por paso, de toda una generación de americanos, desde las agonías sexuales de la adolescencia de El lamento de Portnoy los problemas al terminar la universidad en Goodbye, Columbus los de los estudios de posgrado en Letting go o el de casarse demasiado joven en When She Was Good hasta los problemas de próstata de Zuckerman, que desde American Pastoral es impotente y más tarde, los problemas de corazón y, finalmente, el cáncer. A pesar de toda su carnalidad, Roth no es lo que llamaríamos un autor erótico. No hay erotismo en sus libros, hay deseo, hay la agonía del cuerpo y todos los desastres y el caos y la soledad que trae esa agonía. Kepesh es un libertino declarado, pero el verdadero libertino piensa sobre todo en la diversión, y Roth, como el anciano Zuckerman en su cabaña de los bosques, como el anciano Coleman Silk, perseguido por las furias de la corrección política y enamorado de una mujer de la limpieza que sabe más de la vida que la especialista en Foucault y Derrida que le ha destruido, piensa sobre todo en la muerte. Un eros que quiere triunfar sobre la muerte. Una sensualidad que es más sabia que el intelecto. Si Kepesh es el profesor del deseo entonces su universidad es la vida. Frente al valle de la creación del alma de Keats, la universidad del deseo de Roth. T JAVIER MONTES ESCRITOR Y CRÍTICO engo amigos que siempre hablan de Roth el bueno para referirse a Joseph Roth y distinguirlo de su homónimo Philip. Y confieso que durante años yo mismo reí la malicia implícita en la cosa. Porque Roth conquista o repele, y yo nunca fui uno de los conversos fervientes. Ni siquiera ahora, para qué negarlo, formo parte de la legión de incondicionales absolutos que hoy celebrarán justamente su premio. Lo que pasa es que esa misma capacidad para no poner de acuerdo ya es, me parece, una señal de interés: casi siempre avisa de una voz firme, un tono rotundo, un enfoque nítido y una coherencia de hierro. Un escritor desvaído no da para discutir mucho, y si algo sabemos de Roth a estas alturas es que jamás ha usado las medias tintas para escribir sus libros. Más bien al contrario: se le conoce por cargarlas. Empecé con Roth por su trilogía zuckermaniana, y creo no haber sido el único que al terminar el último libro lo di por leído y por amortizado. Su superposición de voces y tiempos, su fusión de tragedia clásica y descarnado humor judaico no dejan indiferente, pero golpea a unas imaginaciones más que a otras. La mía tardó en buscar más del CONSIGUE CON ABC DISFRUTA DEL VERANO CARACTERÍSTICAS: Pantalla TFT 7 Entrada USB y lector de tarjetas SD Altavoces Estereo Menú multidioma Entrada de auriculares Sujeción para el reposacabezas Reproduce: DVD DVD R DVD RW DVD- R DVD- RW CD CD- R CD- RW VCD MPEG 4 S- VCD AUDIO CD MP 3 JPEG La ley del deseo No hay erotismo en los libros de Philip Roth, hay deseo, hay la agonía del cuerpo y todos los desastres y el caos y la soledad que trae esa misma agonía SISTEMAANTIVIBRACIÓNPARAEL COCHE Patrocinado por: