Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 CÓRDOBA JUEVES, 7 DE JUNIO DE 2012 cordoba. abc. es ABC El juez pide ocho nuevas diligencias en un último intento de hallar los cuerpos BAutoriza rastrear parcelas contiguas, movimientos de cuentas de Bretón, el análisis de un fichero de su móvil e interrogar a los sobrinos que estuvieron con él y los niños el día 8 de octubre EN BUSCA DE conveniente y prácticamente necesaria uan nueva exhasutiva prospección con mayor contundencia o agresividad en la técnica emplada ¿Por qué ahora tras más de cien horas empleadas por la Policía en Las Quemadillas y sus alrededores sin fruto, como el juez llega admitir en su auto? ¿Cuáles son esos indicios? Rodríguez Lainz entiende que el georradar no fue del todo fiable y arrastró limitaciones. No podía ahondar a escasos centímetros en terreno arcilloso como el que ocupa la finca de cultivo de los abuelos. Tampoco ofreció datos fiables en los bordes de las edificaciones como atestiguó la propia Policía Judicial, así como el dato interesante de que no pudo hallarse en el interior de la parcela un perro de considerable tamaño que fuera supuestamente sacrificado dice el juez. Enterrados o en un habitáculo hecho exprofeso, es la tesis que maneja. Durante las horas y horas de interrogatorio a Bretón siempre ha flotado en el ambiente las dudas sobre las obra que éste pudo hacer en la casa entre su separación y la desaparición de los niños. El juez entiende que no está claro porque Ruth, su hija mayor, le dijo a su madre que su padre estaba haciendo obras- -Bretón lo negó en su última declaración- el juez describe que en la planta alta se hallaron restos de cal y pintura recientes; e incluso en ese último interrogatorio, el encartado sí llegó a admitir que estaba en sus planes convertir el dormitorio de esa planta en un despacho. Pero hay más. En el auto del pasado viernes, se pone de relieve que en las primeras pesquisas, la parte trasera de la casa, con granados plantados, estaba bastante mojada frente al resto de la parcela con claros signos de abandono al igual que los vecinos escucharon el ruido de tirar escombros en una parcela contigua entre las 14.00 y 14.30 horas del fatídico 8 de octubre, justo cuando Bretón estaba ya con los niños en la finca. En su último argumento, Lainz vuelve a recordar que Bretón pasó largas horas en la parcela, especialmente L F. J. POYATO CÓRDOBA a búsqueda de Ruth y José alcanza casi su punto más álgido. El juez instructor del caso ha autorizado la práctica de hasta ocho nuevas diligencias a instancias de la acusación particular y en base a una serie de acontecimientos e indicios con el objetivo de agotar las últimas posibilidades de encontrar los cadáveres de los niños o tan siquiera alguna pista sobre su paradero según consta en su último auto del pasado 1 de junio. El rosario de diligencias se antoja de una enorme envergadura y no corta en el tiempo. Sin precendentes en estos ocho meses que se cumplirán mañana de la desaparición. Al conocido rastreo exhaustivo- -sin descartar derribos o excavaciones- -por enésima vez de la finca de Las Quemadillas en presencia de los padres de los niños y un tío materno a partir del lunes se sumará la investigación en dos parcelas contiguas a las propiedades de los Bretón, un careo entre Juan David López, primo de Ruth Ortiz, y Bretón el mismo día de la indagatoria sobre el padre (15 de junio) para confrontar las versiones de la conversación mantenida por ambas en prisión en diciembre y donde el segundo pudo admitir que los mató; el análisis de un fichero de geolocalización del móvil de Bretón y de dos torres de telefonía de Córdoba; la investigación de los movimientos bancarios de éste entre el 14 de septiembre y la actualidad- -se sacaron fuertes sumas de dinero cuyo destino no está aún claro- -y la declaración de los dos sobrinos del progenitor que le acompañaban la mañana de los hechos en casa de su hermana y junto a sus propios hijos. El juez no quiere cerrar en falso el expediente casi haciendo suyo el argumento empleado por la acusación particular para solicitar esta práctica de pruebas. Así, en su auto se aferra a esos indicios de nuevo cuño que hacen, según su criterio, cuando menos Medios de comunicación, ayer, ante la finca precintada de los abuelos de de noche sin que haya llegado a determinar la razón concreta por la quel o hizo, lo que nos lleva a pensar en la posibilidad de que hubiera dedicado buena parte de ese tiempo a preparar el habitáculo donde poder esconder los cadáveres Ya en su auto de procesamiento dijo el juez que esas noches y jornadas en solitario las dedicó a maquinar la desaparición. Lo cierto es que tanto el togado como la acusación particular y la propia Policía siguen convencidos de que los niños están en Las Quemadillas y su entorno. No es baladí el interrogatorio de los sobrinos de Bretón, hijos de su hermana Catalina. El juez considera trascendental como testigos privilegiados sus respuesta a unas preguntas sencillas que se realizarán donde digan los padres y sin profesionales que ayuden a los menores. ¿Estuvo o no todo el tiempo Bretón en casa de su hermana? Una cámara le sitúa con la misma ropa y su coche hacia las 11.15 horas en Las Quemadillas y presuntamente acompañado. En cuanto al móvil, se busca un fichero muy específico de la memoria que podría dar detalles sobre la geolocalización del celular entre el 15 de septiembre y el día de autos.