Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 75 AÑOS DEL GUERNICA DOMINGO, 3 DE JUNIO DE 2012 abc. es ABC BBB Estos días en Cannes le comentaban a Carlos Saura lo extraño de que a nadie se le hubiera ocurrido antes hacer una película como ésta: En Francia dicen que Picasso es un pintor francés nacido en Málaga Saura y Querejeta han escrito juntos brillantes páginas del cine español del siglo XX: La caza Cría cuervos Mamá cumple cien años La última, Dulces horas Hace algo más de un año, recuerda Saura, le llamó Querejeta para proponerle esta película. Me pareció una idea brillante y le dije que sí. Yo creo que Elías quería hacer más un documental que una película de ficción El guión lo firman ambos junto al francés Louis- Charles Sirjacq. El productor es Alberto Rojo, de Idem 4. El director de fotografía, Vittorio Storaro, con quien Saura ya ha trabajado en varias películas. Antonio Banderas Será nuestro Picasso. Es un actor estupendo y tiene su misma mirada oscura y penetrante Gwyneth Paltrow Es un sueño trabajar con ella. Su morfología está alejada de Dora Maar, pero ya veremos... có que el elegido era el actor francés de origen español José García. ¿Por qué Banderas? Fuedesdeelprincipio nuestra propuesta, pero nos parecía inviable porque sabíamos de sus compromisos- -dice Saura- En el último momento decidí llamarle por teléfono a Los Ángeles, hablé con él y me dijo que le enviara el guión. Así lo hice. Al día siguiente me llamó, habló con entusiasmo del guión, y me dijo que quería hacer la película. Será nuestro Picasso porque es un estupendo actor, con el que ya he tenido la oportunidad de trabajar en dos ocasiones, yporqueesmalagueñoytienelami- París, Guernica y Málaga Es una coproducción entre España, Francia, Canadá y posiblemente China, dice Querejeta. El rodaje comenzará el 12 de septiembre. Será en París, Guernica (donde se recreará el taller de la Rue des Grands Augustins de París donde Picasso pintó el cuadro) y Málaga, por deseo de Antonio Banderas, que se meterá en la piel de Picasso, malagueño y universalcomo él. En principiose publi- rada penetrante y oscura de Picasso. Le hedichoque no hableunfrancés perfecto. Picasso hablaba francés pero con un terrible acento español Fue Banderas quien propuso a Gwyneth Paltrow para encarnar a Dora Maar, la musa y amante de Picasso en aquellos años, que inmortalizó con su cámara todo el proceso de ejecución del Guernica Rubia y delgada, no parece quedéel perfildeDora Maar. Esunaestupenda actriz, un sueño trabajar con ella para cualquier realizador- -dice Saura- Una de las razones para que sea la protagonista es que habla perfectamente español porque vivió algunos años en España. Dora Maar paso cerca de 15 años de su vida en Argentina y hablaba castellano con Picasso. Eso facilita mucho las cosas porque en 33 días se hablará en los dos idiomas, en español y en francés. Es verdad que su topología está algo alejada de las fotografías que conocemos de Dora Maar, y que ella tenía el pelo oscuro y era algo más corpulenta, pero ya veremos... También desfilarán por la película otras mujeres picassianas como su esposa Olga Koklova y su amante MarieThérèse Walter. Hay actrices candidatas para hacer estos papeles, pero están aún sin confirmar. No entiendo ese odio visceral quese desprende de los escritos y declaraciones de algunas de sus compañeras, peropiensoque elabandonoyeldespecho jueganunabaza impor- tante. CatherineHutting, hijade Jacqueline Roque- -última mujer de Picasso- siempre me ha hablado de su amor por Picasso y de cómo era de afectuoso con ella. No creo que Picasso fuera un hombreinclinado atener unarelación continua con una mujer dice Saura. Vamos a ser fieles a los hechos- -explicael director- Nos tomaremoslaslibertades necesarias para hacer la película. Enestosmomentostodavíahaycosas que no tengo claras. Lo más complicado es la integración en la historia de las imágenes de la guerra: bombardeo de Guernica, etc. ¡Todo se andará! Quiere usted saber mucho. Ya le hemos contado demasiado es Mañana, coincidiendo con el 75 aniversario del Guernica ABC. es publica un especial que incluye entrevistas con Carlos Saura, Elías Querejeta y Baltasar Magro (autor de la novela La luz del Guernica además de reportajes sobre la gestación de un icono, sus numerosos viajes, su estado de conservación, las peticiones del País Vasco y el Prado, y el robot que analiza el cuadro. B E La mujer de la lámpara (recordando a Paul Éluard) Es como correr descalzo y sin sombrero por las playas recién lavadas de diciembre. La libertad es como trepar a un chopo y seguir subiendo y cogerse a las ramas cada vez más delgadas y subir y suspender la respiración para pesar menos en la luz verde. O como cuando es de noche y abres los ojos y todo está negro y la ventana está cerrada, o no hay ventana, y el suelo está oscuro, o no hay suelo, y la cama sube, o cae en un pozo sin fondo de algodón negro y entonces entra tu madre con la vela encendida, buenas noches mi niño, buenas noches mi amor, y la cama está en el suelo y la silla de enea junto la cabecera y el viejo armario y la pared en su sitio y la ventana, la ventana que ella abrirá pronto después de que cierres de nuevo los ojos, ahora mismo, y entrará de nuevo la luz y el canto de los caminos sin fin. De nuevo. Pero ¿y si la vela se apaga en un toque de clarín y no hay armario ni silla ni ventana ni suelo, sólo la negrura, sólo la negrura, y en su centro la luz furiosa del clarín que nunca has visto y que te hace ver lo que nunca hubieras querido ver, lo que nunca hubieras debido ver? TOMÁS LLORENS EX DIRECTOR DEL MUSEO REINA SOFÍA Y EL MUSEO THYSSEN Cólera e inelocuencia razos en alto, cayendo vertical, envuelta en su casa que arde y se desploma, clamando al cielo ante ese fuego que cae desde él, desde unos aviones que en el cuadro no figuran, la mujer arriba a la derecha se ha convertido, junto con esa otra a la izquierda que lleva en brazos a su hijo muerto, en símbolo del horror de la guerra moderna. Fue el bombardeo de Guernica por la Legión Cóndor la inspiración concreta de Picasso. Menos de un lustro después, a Otto Abetz, el embajador nazi en el París ocupado, que ante una foto del cuadro le preguntaban si lo había hecho él, contestaría: No, ustedes Entonces ya se había universalizado el pavor de las poblaciones civiles- -Alemania probaba su misma medicina, y lo peor estaba por llegar en Japón- -a esa muerte industrial. Esa mujer clamante recortada con nitidez y crudeza geométricas: símbolo definitivo de ese pavor, dicho por Robert Capa en instantáneas españolas coetáneas de un cuadro cuyos blancos, negros y grises tienen algo de fotográfico. Como Goya en los Fusilamientos de la Moncloa Picasso, pese a pintar, como él, lleno de cólera, alcanza aquí esa inelocuencia que Bernard Berenson tanto apreciaba en Piero. JUAN MANUEL BONET EX DIRECTOR DEL MUSEO REINA SOFÍA sa mujer que huye estaba, originariamente, por encima del cadáver de otra y más tarde se apropió del pie de aquella queestá angustiada entre llamas, cayendo o en ascenso por una escalera. Su cuerpo forma parte de la diagonal que organiza el cuadro. Esa mano con las líneas de la vida cinceladas con crueldad ofrece un punto de la crucifixión del Guernica Ahí está sedimentado el rasgo decisivo del carácter de Dora Maar: su derramarse en lágrimas. José Bergamín habló, con enorme belleza y singular patetismo, de la lágrima de sangre que quedó hasta el último momento prendida del ojo de la mujer fugitiva y aterrada. Finalmente- -escribió en Le Masque Transparent -esalágrimadesapareció para siempre. Y Guernica, negro, gris y blanco, permanece por siempre como testimonio inmortal del arte Pero también, gracias a la fotografía de Dora, tenemos el recuerdo de aquel estadio metamórfico en el que el cuerpo femenino estaba cubierto por un papel pintado: retro- collage, podríamos decir, de lo traumático, petimenti de una naturaleza muerta que consiguió su poder expansivo gracias a la fricción atroz del tiempo de la criminalidad bélica. Las manos implorantes, el cuerpo encorvado, los pezones como botones anacrónicos, el semblante demudado nos obligan a mirar al sesgo: lo atroz no deja de provocar el llanto. FERNANDO CASTRO FLÓREZ CRÍTICO DE ARTE E El llanto al desnudo