Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 INTERNACIONAL DOMINGO, 3 DE JUNIO DE 2012 abc. es internacional ABC Manifestantes egipcios celebran en El Cairo la condena a cadena perpetua dictada contra Hosni Mubarak La sentencia a cadena perpetua de Mubarak incendia las calles de Egipto BLa alegría por la condena se convirtió rápidamente en rabia al saberse que los hijos del dictador y otros siete encausados eran absueltos Principales encausados HOSNI MUBARAK El dictador que dirigió los destinos del país durante 30 años es condenado a cadena perpetua. HABIB EL ADLI Ex ministro del Interior con Mubarak, también condenado a pasar el resto de su vida en prisión. GAMAL MUBARAK Acusado de corrupción y enriquecimiento ilícito. Sigue en prisión pendiente de otras causas. ALAA MUBARAK. Liberado por falta de pruebas y en prisión pendiente de otros juicios. Manipuló la Bolsa para enriquecerse. De los once acusados en el juicio, sólo dos, Mubarak y el denostado ex ministro del Interior, Habib el Adli, han sido condenados, ambos a pasar el resto de su vida en la cárcel. Todos los demás, entre ellos los dos hijos del dictador, Gamal y Alaa, que estaban acusados de corrupción, el empresario Husein Salem y seis altos cargos de la seguridad del Estado han sido absueltos. Mubarak pasó ayer su primera noche en la prisión de Tora, adonde llegó entre lágrimas. A sus puertas, el exmandatario volvió a sufrir una crisis cardíaca, la enésima que padece el dictador de 84 años desde que fue detenido hace 14 meses. Sus abogados confirmaron ayer que recurrirán el fallo, y los expertos vaticinan que podría prolongarse durante años. La sentencia cierra un complicado y caótico juicio que se inició el pasado 3 de agosto, y manda un contundente mensaje a los próximos presidentes para que la historia no se repita: el pueblo os está vigilando reconoció ayer a este diario el juez Amir Ramzy. Pero el veredicto también pone de manifiesto las carencias de un juicio donde la misma parte acusada, que representa al aparato de seguridad, ha sido la encargada de recabar las pruebas para la inculpación. La falta de evidencias es la que finalmente ha llevado a la absolución de la mayoría de los acusados aseguró Ramzy. El tribunal liderado por el juez Ahmed Refaat, que ayer describió los 30 años de gobierno de Mubarak como una oscura pesadilla de la que los egipcios consiguieron despertar, ha condenado a Mubarak y a El Adli por no intervenir para frenar el asesinato de manifestantes. Sin embargo, el juez considera que no se ha podido probar que ellos mismos ordenaran la matanza durante la revolución. A las puertas del tribunal, donde en un primer momento estalló el júbilo entre las decenas de familiares de víctimas y activistas que se habían acercado para seguir el juicio, la alegría se tornó rápidamente en rabia al conocer que la mayoría de los acusados eran considerados no culpables. Mi felicidad no está completa, porque hoy hemos podido comprobar que el sistema sigue en pie señalaba Samir Saadum. De su cuello colgaba una fotografía de su hijo Ibrahim, que murió el tercer día de la revolución. Tenía 20 años y mi único consuelo hoy habría sido la muerte del dictador reconocía este padre. La sentencia ha enfurecido a muchos revolucionarios, que ayer volvían a tomar la plaza Tahrir, el lugar donde todo comenzó hace 16 meses, para pedir una justicia de la que se consideran privados. Los gritos de Ilícito, ilícito resonaban por todo el ágora. E PAULA ROSAS CORRESPONSAL EN EL CAIRO n uno de sus últimos discursos públicos, cuando la revolución ya se había desbordado, Mubarak prometió que él moriría en Egipto, que jamás se marcharía. Lo que no esperaba el rais es que esos últimos años los pasaría en la cárcel, como ayer dictaminó el juez que lo condenó a cadena perpetua por conspirar para el asesinato de cientos de manifestantes. La histórica sentencia, que convierte a Mubarak en el primer jefe de Estado árabe en ser juzgado por su pueblo, ha sido recibida en Egipto, sin embargo, con furia por parte de los familiares de las víctimas, ya que deja la matanza sin responsables. La voz de la calle