Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 CÓRDOBA DOMINGO, 3 DE JUNIO DE 2012 cordoba. abc. es ABC D on Teodomiro contemplaba la zona sur de la ciudad como un pueblo diferente en su forma y hasta en muchas de sus costumbres Incluso sus mujeres- -añadía- -son menos dadas a los caprichos de la moda El paseo por Córdoba al otro lado del río nos presenta un precario Campo de la Verdad y una municipalidad de la época que no auspiciaba su embellecimiento. No mucho ha cambiado la situación al día de hoy. Salvo en el periodo redentor del recordado obispo Fray Albino, este barrio ha mantenido su histórico mal fario que se sigue extendiendo hacia el futuro en la fatuidad e inconsistencia de los proyectos de Miraflores. El río en Córdoba siempre ha sido frontera y la ribera sur siempre ha estado gafada. Al menos desde que uno de los tolerantes omeyas, el emir Alhaken I, masacró a sus habitantes, destruyó sus casas y roturó la tierra para que nadie volviese a vivir en ese lugar en el que los vecinos, mayoritariamente cristianos, habían tenido la osadía de protestar por los desmedidos impuestos que, naturalmente, sólo ellos pagaban. Contrastes de este Al Andalus, paradigma- -como todo el mundo sabe- -de la interculturalidad. En la actualidad no hemos avanzado demasiado y nos encontramos en el proceso de destruir por segunda y definitiva vez a la desgraciada Saqunda, despreciando el extraordinario yacimiento arqueológico que afloró su infausta memoria. Epidemias, batallas e inundaciones contribuyeron igualmente a la aparente maldición de este paraje donde hasta las vírgenes son alcanzadas por un rayo, aunque sin daño, como atestigua la imagen venerada en la parroquia del Espíritu Santo. Acaso para conjurar este malhadado sino se coloreasen las fachadas de las casas de la calle que se llamó por ello de la Acera Pintada. Para eso también vino a recalar en ella una familia que pudo con el tiempo cambiar la estoica cara de sus gentes por otra más placentera. Desde entonces Córdoba TABERNARIO SENTIMENTAL JAVIER TAFUR y VIC CÓRDOBA Miguelito Fue a la mitad de los años cuarenta cuando Francisco Cano y su esposa dejaron la pescadería de Castro y se vinieron a la capital a quedarse con un bar que tenía nombre de niño travieso tiene en esta latitud una posta de en- crean ustedes que esto de comer bien trada decorosa. No por la Calera tan fácil en aquella Córdoahorra ni por el Puente Roba. En la ciudad se bebía mano, sino por el bar Mibien, en todo caso. Lo de EN EL SUR guelito. Porque la gencomer en una taberna El establecimiento te que venía de la camera más cuestión de está situado en el piña de la provincia hambre que de certiapreciaba en esta tadumbre. Fue a la mitad número 8 de la calle berna la auténtica rede los años cuarenta y Acera Pintada, en el ferencia civilizadora. de sus estrecheces cuanCampo de la Verdad ¡Oiga, aquí se come y do Francisco Cano y su bien! ¡Esto debe ser, por esposa dejaron la pescadetanto, una ciudad! No ría que tenían en Castro -que aún era sólo del río y no también del mar, como parece ahora gracias a su industria conservera- -y se vinieron a la capital a quedarse con un bar que tenía nombre de niño travieso y que mantuvieron para evitarse papeleo. Tres generaciones han pasado y su crédito de buen hacer en el competitivo mercado del tapeo continúa acrecentándose. Porque si ya el bacalao no es de Noruega, que es de Castro del Río, lo mismo puede decirse del pescaito frito, que ya no es de Málaga ni de Cádiz, sino de Córdoba. por empeño de la familia Cano. No son numerosas las tabernas de las que puede hablarse de su lista de tapas sin condescendencia. Por eso ésta merece el sincero homenaje de hacerlo. Anímense, a pesar de los espantos de Miraflores, a cruzar el río y disfruten de la mejor cocina clásica de la ciudad: del popular pinchito, moruno y cristianado, del playero boquerón, del delicado seso, del original escocio, de la pingüe manita, del satisfecho buchón, del pulpo al dente y del planchado y jerezano, siempre prefecto riñón... ¡Anímense y rescaten el sur, que falta le hace!