Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Contramiradas DOMINGO, 3 DE JUNIO DE 2012 cordoba. abc. es ABC Eduardo Agüera Nunca controlaremos la mente NEURÓLOGO Al frente de la consulta de demencias del Reina Sofía desde 2004, se conoce al detalle cada conexión neuronal de ese órgano asombroso llamado cerebro POR ARIS MORENO CÓRDOBA S I USTED le pregunta al doctor Agüera qué razón le llevó a elegir Neurología y no otra disciplina cualquiera de la Medicina, le contestará que la escogió por su extrema complejidad, por el desafío que representa adentrarse en ese universo intrincado de conexiones neuronales y enigmas sin resolver. La Neurología sostiene, es la ingeniería de la Medicina Y si le inquiere sobre por qué se especializó en demencias, particularmente la enfermedad de Alzheimer, le responderá que porque han sido las grandes olvidadas del sistema sanitario. No en vano, no fue hasta el año 2004 en que han ocupado un área específica, cuya responsabilidad ejerce el propio doctor Agüera. Desde entonces, han pasado por su consulta no menos de 2.500 cerebros en busca de reparación. ¿Estamos ante la plaga del tercer milenio? -Sí. Conforme aumenta nuestra expectativa de vida más crece la frecuencia del Alzheimer. El 8 de los mayores de 65 años desarrolla la enfermedad, y más del 30 de quienes superan los 85 años. Los pacientes que se sientan frente a él describen un cuadro clínico idéntico. Empiezan por simples pérdidas de memoria, luego creen vivir en una casa que no es la suya, confunden a su mujer con su madre, se extravían en la calle y no recuerdan las noticias que acaban de escuchar en el telediario. Más adelante comienzan a tener problemas para hablar, no encuentran la palabra adecuada y se hacen dependientes para todo, hasta que sus capacidades intelectuales se van extinguiendo lenta pero inexorablemente. Al parecer hay un daño en su circuito de aprendizaje explica. No logran retener la información. Por eso, la memoria del pasado queda grabada a fuego y recuerdan perfectamente detalles de la mili o de su boda. Aquí viene gente hablando de cosas muy antiguas para aparentar que están perfectamente. Hasta que le preguntas por algo que hizo ayer Hoy el Alzheimer es una enfermedad degenerativa irreversible. Todo lo más, gracias a los fármacos, se puede retrasar su desarrollo y mejorar la calidad de vida del paciente. ¿Se ve la luz al final del túnel? -Espero que sí. Hay fármacos que se encargan de romper la beta amiloide, una proteína que se deposita en las neuronas y acaba matándolas. Por ahí va la investigación. -Quien pierde la memoria, ¿qué pierde? -Puede perder las preocupaciones, porque generalmente no suelen ser conscientes de su proceso. -No sufren. -Los pacientes no, las familias mucho. Pierden a un ser querido. ¿Y quién cuida al cuidador? -El cuidador es también un enfermo. Se convierte en los ojos, los brazos y los pies de un paciente. Hay fa-