Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 3 DE JUNIO DE 2012 abc. es 15 PRETÉRITO IMPERFECTO DÍAS DE GLORIA PARA SOÑAR POR FRANCISCO J. POYATO DIRECTOR ABC CÓRDOBA Quién sabe si como hace un año en Granada, el puño de la elite del fútbol acabe tocando en nuestra puerta y generando oportunidades y alegría que dulcifiquen el maltrago diario... co, puede ocurrir de todo. Y más en una disyuntiva en la que el conjunto blanquiverde tiene mucho más que ganar que perder, acostumbrado a las catacumbas, una vez inserto en la repesca de los gallitos de la Segunda División. Dirá usted que hablar de fútbol en plena hecatombe financiera, bursátil, económica e institucional resulta toda una frivolidad. Un negocio que debe cientos y cientos de millones a la Agencia Tributaria, la Seguridad Social, sus propios empleados y proveedores y que está en concurso de acreedores prácticamente bajo la permanente sospecha de la corrupción, el trapicheo y las aguas turbias. Pensará amigo lector que con una tasa de paro del 34 por ciento en el petate cordobés no pueda hallar encaje sentimental con los protagonistas de un deporte que como dice el insigne maestro Manuel Alcántara son los únicos profesionales que exigen ser recompensados por cumplir con su deber. Mostrará el ceño fruncido al adivinar que pretenda convencerle de que se lance a degustar estos instantes de fiebre deportiva alejándose de las primas de riesgo, los senderos del rescate, el crucial vuelo del euro sobre el filo de la navaja de la agonía económica o el pesimismo convertido en virus de ágil propagación por infinidad de hogares mustios. Incluso llegará el caso en que arroje en el altiplano de su verbo un improperio sobre esta página a fin de confrontar la realidad: ...Y no habrá otros problemas en Córdoba con la que está cayendo... O JALÁ este domingo no acabara nunca. Debiera ser como la sensación que un montañista alcanza cuando corona la cumbre y mira a su alrededor. En ese osado instante en que pretende atrapar el tiempo para que no se le escape tras su particular odisea. Vivir, soñar... y luego, despertar. Machado. Los cordobesistas somos lazarillos de nuestros sueños. A veces guiados por imposibles. Como una paradoja, orientados por la ceguera de un conformismo y malfario patrio elevado a la categoría de marca propia. Pero hoy no hay quien se atreva a bajarnos de la montaña, a que nos dejen mirar hacia todos los confines. A contemplar el vértigo de la altura sin miedo a desplegarnos por la roca... Ojalá este domingo no acabara nunca. Decía Albert Camus, que no es sospechoso de ser un cualquiera, que todo cuanto sabía con certeza de la moral y las obligaciones de los hombres se lo debía al fútbol. No tuvo que impostar acento argentino para decirlo y que resultara más creíble o fantasioso. Para ahondar en la carga de valores que uno puede encontrar en la dialéctica del fútbol. Con eso de que los argentinos hacen ficción de este deporte y su entramado en contraposición a otros como los alemanes que hacen más ensayo científico que arte. Viene Camus al caso como una brizna de lustre hacia un mundo, el del balompié (palabra romántica donde las haya) sometido al embalaje de las peores moralejas o los ejemplos más espurios de ayer y hoy, pero en el que aún queda algo de verdad a la que aferrarse para entender su excepcional trascendencia. El Córdoba CF vive días de gloria para soñar, como reza la letra de su himno. Hoy jugará en Vigo por colarse en la fase de promoción a la Liga BBVA de las estrellas, como no ocurría desde hace la friolera de 40 años- -eso en fútbol es como un siglo en Historia- Toda una lotería donde nadie parte realmente como favorito en un cruce de partidos a ida y vuelta donde, como dice el tópi- N o le puedo quitar la razón, honestamente. Ni tampoco engañarle (sólo engatusarle) Si es usted uno de los más de ciento y pico mil parados que engrosan las listas del Servicio Andaluz de Empleo en la provincia, es incuestionable. O si resulta ser uno de los miles de funcionarios de la Junta de Andalucía a los que acaban de colocar en el paredón de los recortes y las vendettas políticas del Régimen mientras permanecen los privilegios de la casta política, entiendo que sea más que comprensible. Un autónomo que no llega a final de mes. Un empresario que acaba de ver, años después, algo de dinero en su cuenta de facturas impagadas. El que ha echado el cierre a la persiana. O un estudiante abocado a la supervivencia... Los sueños no tienen lógica. Están ahí, como decía Gustave Flaubert, para arrastrarnos como sirenas del alma y, quizás, no retornar jamás. La afrenta, bien merece un descanso en tanto sufrimiento. Ante el gris panorama que barrunta sobre Córdoba, un halo de ilusión nunca puede ser relegado, por mucho que tras la escena futbolística siempre haya una trampa o un punto de fuga por quien en su pupila sólo tiene grabado el símbolo del dinero. Incluso por encima de tal vileza, merece la pena dejarse arrastrar estos días por lo que el Córdoba pudiera lograr, saboreando lo que ya ha permanecido en su vitrina de orgullo deportivo y en la retina de una afición entregada a una pasión. Quién sabe si como hace apenas un año en Granada, el puño de la elite soberana del fútbol acabará tocando en nuestra puerta generando una oportunidad económica y una inyección de optimismo o ingenua alegría que nos ayude a sobrellevar el maltrago. Al menos, a dulcificarlo. Pase lo que pase, la escalada ha merecido ya la pena, y al imperioso tiempo le hemos robado una fugaz mirada para siempre. fjpoyato abc. es Twitter: PacoPoyato