Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 TOROS Los Chopera dejan la plaza de Córdoba por la crisis abc. es toros SÁBADO, 2 DE JUNIO DE 2012 abc. es toros ABC es JOSÉ ALFONSO Homenaje a Ruiz Miguel en Madrid Francisco Ruiz Miguel descubrió ayer un azulejo en Las Ventas en reconocimiento a sus diez Puertas Grandes en el marco del 30 aniversario de la Corrida del Siglo, compuesta por el homenajeado, Victorino Martín, José Luis Palomar (los tres, en ese orden, en la imagen) y Luis Francisco Esplá. Los adolfos cierran hoy la feria Toros de Adolfo Martín para José Luis Moreno, Bautista e Iván Fandiño. El toro de Cuadri propina una patada en la cabeza a Javier Castaño tras sufrir una horrible cogida PALOMA AGUILAR Castaño, cogido por perderle la cara L ANDRÉS AMORÓS MADRID SAN ISIDRO MONUMENTAL DE LAS VENTAS. Viernes, 1 de junio de 2012. Vigésima segunda corrida. Casi lleno. Toros de Cuadri, de muy buena presentación, nobles pero aplomados. RAFAELILLO, de rioja y oro. Dos pinchazos y estocada corta atravesada. Aviso (silencio) En el cuarto, cuatro pinchazos y dos descabellos (pitos) En el sexto, estocada (silencio) JAVIER CASTAÑO, de purísima y oro. Tres pinchazos, estocada y dos descabellos (palmas) Fue traslado al hospital por traumatismo craneal y cervical. LUIS BOLÍVAR, de verde esmeralda y oro. Pinchazo y estocada (silencio) En el quinto, estocada corta (pitos) a corrida tenía, en principio, dos claros atractivos: los toros de Cuadri y la segunda actuación de Javier Castaño. Por desgracia, ninguno de los dos se cumplen. Castaño sufre una fuerte voltereta en su primer enemigo, lo trasladan a una clínica. Los cuadris no acaban de dar el resultado apetecido. La corrida ha estado magníficamente presentada: grandes, lustrosos, con rizados morrillos... pero varios se han apagado. El público se ha puesto de su parte: me temo que exageradamente. Aprecio mucho todo lo que significa Cuadri pero también me parece excesivo hacer saludar al mayoral. Javier Castaño es, claramente, una figura emergente (como algunos mercados) Acaba de matar seis miuras con éxito. Además de firmeza y valor sereno, está desempolvando viejas suertes: torear sentado en una silla; colocar muy de lejos a los toros, en el caballo; matar recibiendo, desde muy lejos... Ya sé que esto no es lo esencial pero sí son detalles de la li- dia clásica que el aficionado madrileño aprecia y que contribuyen al espectáculo. Luis Francisco Esplá lo sabía bien y Castaño hace bien en seguir su ejemplo. Conociendo su momento, se podía esperar hoy su triunfo; también, un percance, por su entrega. Lo inesperado ha sido que el toro le lesione por algo fortuito. Lidia bien al segundo, lo coloca a distancia del caballo. Como parece apagarse, pide el cambio; al hacerlo, pierde la cara al toro, que se arranca y le propina una fuerte voltereta: recibe una patada en el cráneo, cae con el cuello doblado, pierde el conocimiento. Blanco como el papel, hace el esfuerzo de matar este toro. En estas circunstancia, hay que suspender el juicio. El toro sale con la cara alta, puntea la muleta. Logra dos buenas series de naturales pero mata mal. Aunque se resiste, pasa a la enfermería y le trasladan a una clínica, con traumatismo craneal y conmoción cerebral. Lo decían los clásicos: nunca se puede perder la cara al toro... El resto de la corrida tiene escasa historia. El primer toro recibe tres varas, embiste largo y noble pero sale con la cara alta, se apaga. Rafaelillo está correcto, sin más. Y mata mal. El cuarto es pegajoso, queda corto por los dos lados. Rafael machetea y falla con los aceros. Mata como último el segundo de Castaño, que parece más suave pero se para a mitad. Intenta justificarse, con voluntad. Esta vez mata con decisión. El tercero, como todos sus hermanos, va de largo al caballo. Bolívar le da distancia, consigue derechazos aceptables pero el público se ha puesto de parte del toro, que trasmite emoción, y le afea la colocación. Mata sin confiarse: ¿por qué en la suerte contraria, la primera vez, a un toro bravo? En el quinto, más de lo mismo: logra series cortas aceptables pero no se entrega del todo y el público no está con él. A la entrada, saludo a Ruiz Miguel y Palomar, héroes en aquella Corrida del Siglo que ha recordado Rosario Pérez. Aquella tarde, todo salió bien: un milagro. Hoy, todo queda a medias: una corrida seria pero ningún toro de bandera; el desgraciado percance de Castaño: ¡y, además, por perderle la cara al toro! Muchas veces, la fortuna es decisiva: en la vida y en los toros. Fotogalería de la cogida de Javier Castaño con la corrida de Cuadri