Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 ESTILO SÁBADO, 2 DE JUNIO DE 2012 abc. es estilo ABC Gerard Piqué Luce estilo anglosajón de descuido estudiado Acierta con el corte de pelo, pero cuando no rasura sus parietales su volumen de cabello y la barba le dan un aspecto huraño. Debe actualizar el corte cada veinte días Sergio Ramos Se esmera con su imagen pero, al igual que otros futbolistas que usan cintas para sujetarse la melena, constato la necesidad de alguna diadema más original que agarre el cabello de manera más eficaz y refinada Pedro Lleva un corte de cabello normal y cómodo. Debería estudiar algo más psicoestético en su caso, dialogando con él, mirándonos al espejo y modificando su estilo para que le favorezca, actualice y le caiga bien Íker Casillas Se singulariza por llevar siempre un pelo cuidado y funcional, y está sabiendo atajar la pérdida de cabello. Es de los que sabe peinarse con los dedos. Sus cejas y esa barba y bigote incipientes le dan un aire rústico y natural Los ve no sólo como deportistas, sino también como difusores de tendencias. Ramiro Fernández, estilista de la Selección Española, revela fórmulas para potenciar la imagen de los gladiadores del siglo XXI BLANCA TORQUEMADA Los secretos del pelu sión entre los jugadores. Además, es discreto. Por algo ha sobrevivido a seis seleccionadores diferentes. Ramiro, profesional prestigioso (acaba de ser reconocido con la Insignia de oro y brillantes de la Asociación Nacional de Peluqueros) detalla su modus operandi con la roja Vacían para mí una habitación del hotel de concentración, y allí me instalo con mis instrumentos de trabajo y con un buen espejo. Yo siempre digo que el espejo, y no el perro, es el mejor amigo del hombre A partir de ahí, los jugadores van desfilando en sus ratos libres ante su afilada tijera y su certero criterio: A veces viene uno solo, a veces un grupito... Cuando se presentan varios, se produce un cierto descontrol. Me quitan las tijeras o los peines, gastan bromas... A fin de cuentas, son chavales grandes. Pero normalmente consigo granjearme su confianza y casi todos me piden consejos psicoestéticos, porque no sólo les corto el pelo, sino que les proporciono un asesoramiento integral para potenciar su imagen, en busca de que irradien lo mejor de sí mismos a través de su peinado, ves- Consejos psicoestéticos Dice Ramiro Fernández de sí mismo que es un psicoesteta sutil cualidad que eleva al peluquero a constructor de una imagen positiva y acorde con la personalidad de quien requiere sus servicios. Por eso nunca tuvo la tentación de recortar las guedejas del ahora prejubilado Carles Puyol ¿cómo privar a un sansón de su melena? y por eso ha logrado mantenerse durante dos décadas al servicio de la Selección Española. Un estatus tan singular como plenamente asentado, pues Ramiro ya tiene en la mano su billete de avión para incorporarse a la concentración del combinado nacional en Polonia el día 9, víspera del debut frente a Italia en la Eurocopa. Todo empezó por azar. Hace casi veinte años la Selección estaba concentrada en Oviedo cuando el asturia- no Luis Enrique, cliente habitual de Ramiro, se acercó a su salón para cortarse el pelo y envió después a otros compañeros. A Javier Clemente, entonces al frente del equipo nacional, le gustó el nuevo look de los chicos y se interesó por el artífice del cambio, hasta el punto de que también él visitó la peluquería y se prestó a un arreglo capilar. Eso sí, con una advertencia propia del personaje: ¡Ojo ¿eh? que a mí me lo cortan en Bilbao! Pero Ramiro no sólo salió airoso del delicado trance, sino que Clemente optó por reclutarle para las concentraciones importantes de la Selección, donde, desde entonces, atiende a toda la delegación (no sólo a los deportistas, sino también a los masajistas, delegados federativos ayudantes o utilleros) y se ha hecho imprescindible en el grupo, al que aporta su profesionalidad y su intutitivo don de gentes, factor de cohe- Querido y premiado Ramiro Fernández ha recibido en 2012 la Insignia de Oro y Brillantes de la Asociación Nacional de Peluqueros