Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 GENTESTILO SÁBADO, 2 DE JUNIO DE 2012 abc. es estilo ABC DESDE ESTA ALTURA MARTA BARROSO Lolita Flores, obligada por la Justicia a pagar 31.359 euros La cantante debe saldar una deuda con los proveedores de su fracasada línea de ropa NIEVES COLLI MADRID T INCOMUNICADA iquitiquitiqui. Pin, pin, pin. Pin. Tacatacataca. Pin. Pin, pin, pin. Sufro misofonía, me lo ha diagnosticado el médico. Una enfermedad de reciente aparición provocada por los sonidos que producen los demás. No solo se manifiesta como enojo, sino que también incluye miedo, pánico, terror o angustia. Tengo todos los síntomas. Tiquitiquitiqui. Pin, pin, pin. Pin. Tacatacataca. Pin. Pin, pin, pin. Mi estado se ha agravado, sufro intensos ataques de ira y cada día estoy más aislada. Para no tener broncas intento evitar las situaciones en las que me veo expuesta a recibir estos estímulos. El problema es que dichos estímulos, casualmente, los generan mis hijos. O sea que la llevo claro. O sola, o con ellos. Toda la culpa la tiene su BlackBerry. La odio. Con todas mis fuerzas. Desde que los pulgares de mis hijos fueron abducidos por ella, mi marido y yo hemos dejado de existir. Estamos pero no estamos. Cohabitamos, sí, pero en formato invisible. En casa, en el coche, en la playa. La voz ha muerto, pensamos. La black les ha cambiado. Y les ha otorgado poderes especiales, tan especiales que pueden escribir a la velocidad de la luz, mantener cien conversaciones simultáneas, hacer increíbles faltas de ortografía- -que por repetitivas, al verlas, a veces te hacen hasta dudar- -y son capaces de mirar a dos sitios a la vez. Tú les hablas, ellos te miran y sus pulgares siguen escribiendo. En serio. Es aquí cuando percibes al menos alguna pequeña ventaja. Porque si lo haces justo en el momento que está terminantemente prohibido usar la bb su ingenio se agudiza. ¡Qué maravilla! ¡Qué excusas! ¡Qué inocencia. Tiquitiquitiqui. Pin. pin, pin. Pin. Tacatacataca. Pin. Pin, pin, pin. Cuánto poder en tan poco espacio. Capaz de transformarles de seres animados a seres inanimados en un solo instante, en ese en el que la black se muere o se pierde y que les hace sentirse tan extraños, tan perdidos. Hasta que se ponen histéricos. Es cuando piensas: Señor, dame fuerzas para darles despacio Y tiras el teléfono por la ventana. La voz ha muerto. Pero del todo. Lolita, la mayor de los Flores, vuelve a pasar un trago amargo tras haber sido condenada por el Juzgado de Primera Instancia número 62 DEFENSA de Madrid a pagar una deuda Los abogados de 31.359,50 euros. A esta de la artista cantidad habrá que sumar recurrirán ante los intereses generados desla Audiencia de noviembre de 2011 y las Provincial costas del proceso. La defensa de la artista ha anunciado que recurrirá el fallo ante la Audiencia Provincial, para lo que tiene plazo hasta finales de junio. El origen de la deuda de Lolita hay que buscarlo en el fracaso de un negocio que quiso emprender hace unos años. La cantante intentó introducirse en el mundo del diseño de ropa y complementos made in Flores y montó varias tiendas. Pero no funcionó. Se vio obligada a cerrar los establecimientos y a satisfacer importantes deudas. La primera, de 64.000 euros, la contrajo con sus proveedores de ropa. Para pagarla, tuvo que vender su casa. La historia se repite ahora. Un juzgado de Madrid ha dado la razón a la sociedad Artesanía Lofer S. L. con la que Lolita firmó un pagaré por importe de 31.359,50 euros que tenía que haber satisfecho el 14 de noviembre de 2011. La sentencia explica que la sociedad de la cantante (Producciones Artísticas G y F) se opuso al pago de Meras conjeturas ABC esa cantidad con el argumento de que el pagaré se firmó para anular otros dos. El problema es que los argumentos de Producciones Artísticas G y F no convencen a la juez. Se trata, señala la sentencia, de meras conjeturas sin sustento probatorio algu- no Además, explica, una letra de cambio constituye una incondicional orden de pago dada en forma escrita por el librador para que el librado pague a su vencimiento a quien la presente como regular tenedor Es decir, el pagaré obliga a Lolita a satisfacer la deuda que le reclaman. Ambas han elegido las lentejuelas para sus últimas apariciones Jane Fonda y Tina Turner, fabulosas más allá de los 70 Para algunas artistas, cumplir años no es sinónimo de envejecer sino de adquirir experiencia. Jane Fonda, de 75, y Tina Turner, de 73, continúan acaparando todas las miradas en cada aparición. Fonda deslumbró en Cannes con un ajustado Roberto Cavalli rojo y Turner sorprendió el pasado jueves en una gala organizada por Giorgio Armani en Pekín con un escotado vestido negro. Las estrellas saben que la clave para continuar triunfando es mantener un estilo natural... y acorde con su edad. AFP EFE