Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ANDALUCÍA SÁBADO, 2 DE JUNIO DE 2012 abc. es andalucia ABC Andalucía imparable La Cámara de cuentos FRANCISCO ROBLES A Griñán lo han cogido con el cuento de la Cámara de Cuentas, o sea, contando un cuento para librarse del informe de la cámara por la cuenta que le trae. La política es como una noria. A veces da demasiadas vueltas y uno llega a marearse. En el gabinetillo griñaniano se sienta un consejero que hasta antes de ayer, vulgo antier, lo perseguía en la Cámara de Cuentas a cuento de los ERE. Se llama Rafael Rodríguez, alias doble ERE, y dejó a medio terminar un informe que ha visto la luz gracias a la oportuna filtración. Eso es lo malo de tener las cañerías del poder a tope de detritus. Al final revientan por donde menos se espera y dejan el sótano hasta arriba de detritus. ¿Y qué ha hecho Griñán? Pues lo mismo que el marido infiel que de pronto se encuentra con la esposa en el mismo dormitorio donde yace con su amante: negarlo. ¿Vamos a creer el informe que han elaborado los técnicos y no vamos a fiarnos de la palabra del presidente? En el franquismo se decía algo parecido. Si no le gusta la realidad, no salga a la calle y mírelo todo por televisión. Ahí está la clave. Griñán quiere convertir la Cámara de Cuentas en la cámara de televisión donde se A Griñán lo han cogido con el cuento de la Cámara de Cuentas, o sea, contando un cuento para librarse del informe de la cámara por la cuenta que le trae Pan y toros Los que dicen que estamos como en la Roma de los emperadores que le daban al pueblo pan y circo, mienten. Ahora se le da pan y toros, que es distinto. El Ayuntamiento de Antequera se gastó un buen dinerito en comprar entradas para repartirlas entre los votantes del partido al más puro estilo del gilismo que tanto denostaban, de boquilla, los socialistas que hacían lo mismo. Seguro que al salir del Ayuntamiento, siempre por la puerta grande, el alcalde escucharía más de un ole. La prebenda siempre se agradece: es el primer mandamiento del caciquismo. Ocho céntimos Martínez Aguayo se ha puesto las pilas y reclama ya el dinero que le deben a la Junta. Ha empezado por el Ayuntamiento de Algeciras, al que le ha pedido que le devuelva esa cantidad que podría terminar con los recortes que impone Rajoy: 8 céntimos. Se empieza por ahí y se termina por reclamar lo que se llevaron los intrusos que no se colaron: los metieron en la lista los mismos que ahora deberían reclamarles algo más que ocho centimitos. rueda Cuéntame. Se le ha puesto cara de gobernador civil que quiere resucitar la Andalucía real y la oficial. Como en los viejos tiempos... Lo ha dicho el propio presidente contradiciendo a su portavoz del Gobierno, o viceversa. Ese informe no existía de forma oficial. Y punto. La España real que Adolfo Suárez quería casar con la España oficial ha sufrido un regreso al pasado en esta Andalucía donde el Régimen se resiste a ponerse ante el espejo que le devuelve la imagen de su decadencia moral. Ese informe existe por mucho que lo nieguen. Y ese informe dice lo que dice, algo que no puede asumir quien estaba encargado de controlar el dinero público que se fue en derramas otorgadas para mantener una falsa paz social, en compras de voluntades, en intrusos que jamás habían trabajado en esas empresas cerradas de forma artificial, en una red clientelar que debería hacer reflexionar a quienes aún apuestan por el caciquismo como forma de gobierno en pleno siglo XXI. Podrán retorcer la verdad al estilo de 1984, la novela de Orwell que resume mejor que ningún programa de Canal Sur lo que está pasando en Andalucía. Ahora comprobaremos quién es de verdad el consejero Rafael Rodríguez: si el diputado que formó parte de la pinza en los años noventa y que luego terminó en la Cámara de Cuentas para perseguir el fraude, o el consejero doble ERE que se plegará a los tejemanejes del Régimen con tal de no perder el cargo. En cuanto al informe, no existe. Está escrito pero como si no lo estuviera. Lo oficial le gana la partida a lo real. Ese informe es un cuento más de la Cámara de Cuentas que dentro de poco presidirán los hermanos Grimm... Concurso y deméritos Que la Junta manipule los reglamentos para colar al personal propio en un ERE o en un concurso de méritos ya no es noticia. La realidad se parece cada vez más a la ficción que ha ido tramando el Régimen durante estos treinta años. Lo peor de todo es la fórmula que se emplea para promocionar a la tropa del partido. Concurso de deméritos. Quien haya demostrado sus capacidades en la sociedad no tiene nada que hacer en política. Sólo hay que ver el perfil de los griñaninis que no le han dado un palo al agua. Concurso de deméritos.