Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 CULTURA VIERNES, 1 DE JUNIO DE 2012 abc. es cultura ABC Escena popular Comida en la barca de 1898, muestra el almuerzo de los pescadores en mitad de la faena en el mar Torres. Ya ha formado parte de grandes exposiciones del autor. Sorolla realiza una de sus obras costumbristas, en las que plasma el trabajo de las capas más humildes de la sociedad. En concreto es un grupo de pescadores, ya plasmados en otras obras como Y aún dicen que el pescado es caro que ha interrumpido su faena diaria para comer. El tono terroso y ocre tras el toldo que protege del fuerte sol domina la obra que podría verse en Córdoba si las conversaciones con la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando llegan a buen puerto para esta obra, que mide 180 por 250 centímetros. Se vería así la obra de un autor cuyos cuadros gozan de una notable estima por parte de los amantes del arte y que además han alcanzado precios muy elevados en las subastas que se han llevado a cabo en los últimos años. A cambio, el centro madrileño recibiría para su exhibición alguna de las obras dedicadas por Romero de Torres al flamenco. Su huella es tal que en la nueva configuración del museo tiene incluso una sala propia, con obras tan emblemáticas como Cante jondo y Alegrías en las que plasma la esencia del flamenco. Las actividades coinciden con la concesión de la medalla de oro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando al Archivo Falla. Por este motivo, se ha preparado una serie de actos, entre los que destaca la interpretación de El amor brujo y de la ópera La vida breve Estima creciente Comida en la barca el lienzo de Joaquín Sorolla propiedad de la Academia de San Fernando ABC El Romero de Torres expondrá un sorolla a cambio de ceder obras BEl Ayuntamiento negocia un acuerdo con la Real Academia de San Fernando LUIS MIRANDA CÓRDOBA Se cambia a Romero de Torres por Joaquín Sorolla. No es una permuta permanente y todavía está en fase de diálogo, pero la obra del pintor valenciano, uno de los más revalorizados en los últimos años, podría visitar la ciudad en este mismo año, y lo haría para suplir a la del autor cordobés. La iniciativa parte de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, que ha solicitado al Ayuntamiento de Córdoba la cesión de algunos cuadros de Romero de Torres, en concreto los que tienen temática flamenca, una de las grandes pasiones del artista. Las obras tendrían que formar parte de una exposición que se celebrará en la capital de España en los próximos meses y que tendrá como protagonista al compositor Manuel de Falla. Ya que precisamente el arte jondo fue una de las principales fuentes de inspiración del autor, la muestra abundará en él y por eso se ha querido que algunas obras de esta temática están presentes. El Ayuntamiento recibió la propuesta, aunque no olvida que el Museo Julio Romero de Torres volvió a abrir el pasado mes de fe- brero después de más un año cerrado y lo hizo con nuevo aspecto y con una generosa respuesta de público. Por eso, la idea de despojar al espacio expositivo de algunas de sus obras había que acogerla con cautela, toda vez que se quiere que los muchos visitantes del museo no se encuentren un centro con espacios vacíos. Para armonizar los dos intereses, el Ayuntamiento de Córdoba trabaja en que la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, uno de los organismos culturales más prestigiosos de España, ceda en contrapartida una de las obras de Joaquín Sorolla que forman parte de su colección. Se trata de Comida en la barca un lienzo que data del año 1898 y que por lo tanto es coetáneo de algunas de las primeras obras de Julio Romero de LOS HABITANTES DE LA CASA DESHABITADA Pepe Viyuela trae el humor de Jardiel Poncela al Gran Teatro ABC CÓRDOBA El Gran Teatro de Córdoba acoge este fin de semana Los habitantes de la casa deshabitada una hilarante comedia de Enrique Jardiel Poncela, que llega de la mano del conocido actor Pepe Viyuela. Juan Carlos Talavera, Paloma Paso Jardiel y Abigail Tomey comparten escenario en esta obra de uno de los autores más importantes del teatro del absurdo en España, que además estuvo entre los más aclamados durante años. Los habitantes de la casa deshabitada que se representará en el Gran Teatro a las 21.00 horas de hoy y de mañana sábado, se estrenó en Madrid en 1942 y su argumento narra cómo en una noche de lluvia y frío don Raimundo y su chófer, a quien da vida sobre las tablas Pepe Viyuela, sufren una avería en el coche con el que viajan por un páramo desolado. El único refugio posible es una casa cercana, plagada de criaturas extrañas y fantasmagóricas. El argumento responde a los tópicos del género terrorífico, y en efecto la casa en la que se amparan está llena de criaturas extrañas, pero también una banda de estafadores y dos hermanas secuestradas, con una de las cuales estuvo a punto de casarse don Raimundo, lo que hace poco a poco desembo- car la obra en enredos y situaciones cómicas, que unas veces son de novela policíaca, otras tocan la comedia y en otras ocasiones lindan con el género de misterio, de forma que el espectador no se enfrenta a nada previsible. Los habitantes de la casa deshabitada es, según Pepe Viyuela, un juguete cómico que revela a Jardiel Poncela en su estado más puro el de un autor que se alejó del humor tradicional para conseguir otro mucho más intelectual, inverosímil e ilógico, con lo que rompía con el naturalismo tradicional del siglo XX. No dejaban de tener sus diálogos, tan vivaces e ingeniosos, ciertas críticas a la sociedad española de su época. Los responsables de este montaje han querido hacer algo muy pegado a Jardiel sin caer en ninguna innovación que desvirtúe un humor que, como recuerda Pepe Viyuela, creó una escuela que ha tenido seguidores hasta el día de hoy.