Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 ECONOMÍA Máxima presión sobre España VIERNES, 1 DE JUNIO DE 2012 abc. es economia ABC Inversión financiera neta del exterior en España En millones de euros 120.000 100.000 80.000 60.000 40.000 20.000 0- 20.000- 40.000- 60.000- 80.000- 100.000 111.425 86.682 48.861 62.932 70.004 41.517 27.478 16.251 -4.768- 18.087- 7.908- 5.342- 34.102- 25.549 15.325 26.396 8.278- 11.005 25.620 4.228 11.820 7.859- 9.557- 15.237- 17.662 Evolución mensual M J J A En millones de euros S O N D E -66.200 2012 2008 F M 2011 -75.307 2010 2011 -97.091 2012 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2009 La fuga de capitales de España alcanza ya su nivel récord BLos españoles sacaron en marzo 26.164 millones a depósitos y préstamos extranjeros MONCHO VELOSO MADRID siones que los propios españoles se han llevado al exterior. El resto, 20.248 millones, es el dinero que los no residentes han sacado de España. Solo los capítulos de inversiones directas y de cartera registraron saldos positivos, por 2.867,8 y 23.431 millones de euros respectivamente. El ministro de Economía, Luis de Guindos, descartó ayer no obstante una fuga de capitales y achacó estas cifras más a dificultades de refinanciación. Son detalles contables dentro de la complejidad de la balanza de pagos zanjó. Pero esa cascada de cifras no viene a ser más que la confirmación de que la desconfianza en España es ahora generalizada. No es casual que la prima de riesgo, diferencial entre lo que paga nuestro país a los inversores En boca de un político o de un econonomista la frase desconfianza de los mercados puede sonar etérea. Toma cuerpo cuando se analizan, por ejemplo, los datos del Banco de España. Y la última lectura de estos no es precisamente optimista. España ha sufrido en lo que va de año una salida neta de capitales financieros de 99.091 millones de euros. Solo en marzo, esa fuga de capitales ascendió a 66.200 millones, la más alta de la serie histórica registrada por el supervisor. El país encadena así nueve meses perdiendo inversión financiera neta del exterior. Desde julio del pasado año, España ha perdido ya 194.855 millones de euros entre lo que retiraron de nuestro país los inversores internacionales y lo que los españoles se llevaron fuera de nuestras fronteras. La dimensión de la cifra registrada en marzo es alarmante: duplica a la de diciembre del año pasado y es 2,5 veces más alta que la registrada solo un mes antes. ¿Y por dónde se va ese dinero? Sobre todo, y según informa el Banco de España, hacia depósitos y préstamos en otros países. Este concepto, que el organismo dirigido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez llama otras inversiones dio lugar en marzo a salidas netas de capital por 46.412 millones de euros. Y aquí resulta especialmete preocupante que de ese monto, 26.164 millones corresponden a inver- Desconfianza generalizada por colocar sus bonos a diez años y lo que garantiza Alemania, se haya disparado hasta los 540 puntos básicos. Como tampoco es coincidente que bancos y cajas viesen escapar entre marzo y abril de este año 31.441 millones de euros en depósitos, la fuga más elevada desde enero de 2010, según datos del BCE. O que la Bolsa viva sus peores momentos, en buena parte por una fortísima especulación. O que los inversores foráneos sean cada vez más reacios a comprar deuda pública española. Subastas del Tesoro La banca está cubriendo la menor demanda de deuda pública por parte de inversores foráneos En 2011, y según la Memoria de Deuda Pública de ese ejercicio, aquellos aumentaron su tenencia de títulos del Tesoro en 2.000 millones de euros. Y aunque siguen siendo el primero grupo inversor con el 48,8 de la deuda pública en circulación, ese porcentaje se ha reducido en 4,6 puntos. Eso sí, y según los últimos datos disponibles, esos inversores han reducido su exposición a letras y bonos del país por unos 10.000 millones. Ese agujero ha sido cubierto, en buena medida, por las compras de deuda realizadas por la banca del país, animada por el hecho de poder invertir en el Tesoro al 5 el dinero que toman prestado en el BCE al 1 Tanto desde el Gobierno como desde el Tesoro insisten en que España se sigue financiando con normalidad. Lo que nadie oculta son las tensiones actuales. Los mercados viven un momento de aversión al riesgo y la demanda se concentra en productos teóricamente más seguros explicó esta semana en rueda de prensa el jefe de la división de instrumentación de política monetaria del Banco de España, Javier Maycas. CATALUÑA, AL BORDE DEL BONO BASURA Fitch degrada la calificación de ocho comunidades F. P. M. MADRID En plena tormenta financiera y con los mercados convertidos en un avispero en ebullición, no podía faltar la cuña desestabilizadora de las agencias de calficación crediticia. Ayer fue Fitch la que hizo gala del proverbial sentido de la oportunidad marca de la casa para rebajar la calificación crediticia de ocho comunidades autónomas. Hubo castigo para Andalucía, Asturias, País Vasco, Ca- narias, Cantabria, Madrid, Murcia y Cataluña. Esta última se queda a un paso del llamado bono basura En el comunicado en el que glosa los porqués del nuevo ataque masivo, Fitch dice que a las comunidades degradadas les va a resultar muy difícil cumplir con el objetivo de déficit comprometido (1,5 del PIB en 2012) A pesar de todo, los técnicos de la agencia conceden que todavía es posible cumplir con esa meta, pero más por los recortes de gasto que por la eficacia de las reformas estructurales planteadas. Como aspecto positivo, la agencia señala la reciente aprobación de la ley de Estabilidad Presupuestaria porque estima que servirá para controlar las eventuales desviaciones presupuestarias de las autonomías, con la intervención como apreciable elemento disuasorio. Las dudas sobre la capacidad de las regiones españolas para cuadrar sus cuentas no llegan solo desde las agencias de rating El vicepresidente de la Comisión Europea, Olli Rehn, insistía ayer en que España debe controlar de forma convincente el gasto excesivo de las regiones como condición para obtener una prórroga de un año (hasta 2014) en el objetivo de reducir el déficit al 3 del PIB.