Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 ECONOMÍA MARTES, 22 DE MAYO DE 2012 abc. es economia ABC Bruselas impone al auditor que se equivocó con Irlanda BEconomía ficha a Oliver Wyman y Roland Berger para valorar los balances de la banca BLas dos firmas ya tienen entre sus clientes a varias entidades españolas Examen a los examinadores Detrás de los activos tóxicos Reconocen en el sector que su nombre es más desconocido que el de Roland Berger. No así sus informes. La consultora norteamericana Oliver Wyman calificó en 2006 a Anglo Irish Bank como el mejor banco del mundo por la supuesta calidad de su cartera crediticia. En 2010, el Gobierno de Dublín tuvo que rescatarlo, hundido por el estallido de la burbuja inmobiliaria. La firma recomendó además a Citigroup la compra de productos relacionados con la crisis de las hipotecas basura y que provocaron pérdidas multimillonarias al banco de inversión, que tuvo que ser salvado por el Gobierno de EE. UU. En varios informes, Oliver Wyman ha criticado la dación en pago y defendido operaciones especulativas como las ventas en corto. Ahora, agencia de rating La influencia de la firma alemana es proporcional al poder de su fundador, Roland Berger. Aunque de orientación conservadora, mantiene amistades y es respetado tanto en la izquierda como en la derecha política. El excanciller alemán Gerhard Schröder, socialista, le ofreció en su día el puesto de ministro de Economía, cargo que rechazó. Ahora aprovecha ese influjo para convencer a los principales banqueros de la UE de la necesidad de crear una agencia de rating europeo como contrapeso al tridente formado por Standard Poor s, Moody s y Fitch. Ya ha celebrado varias reuniones con el objetivo de recaudar de las entidades el capital necesario para constituirla. Su plan es empezar a emitir calificaciones a final de año. E MONCHO VELOSO MADRID l Banco de España, por orden del Ministerio de Economía, ha contratado a dos consultoras extranjeras y privadas, Oliver Wyman (norteamericana) y Roland Berger (alemana) para que hagan una valoración independiente de los balances del sistema financiero español con el fin de despejar cuanto antes las dudas sobre la salud de la banca del país. Aunque, en ocasiones, sus informes hayan conseguido todo lo contrario. Valga de ejemplo que la primera de ellas nombró en 2007 a Anglo Irish Bank mejor banco del mundo. Tres años más tarde tuvo que ser rescatado. La entidad desveló en 2010 unas pérdidas de 17.600 millones de euros y el Estado irlandés la rescató con unos 30.000 millones. Además, y según desveló en 2010 un directivo de Citigroup, esta y otras firmas recomendaron a la entidad comprar paquetes de hipotecas basura que luego originaron la crisis subprime EE. UU. tuvo que salvar al Citi. El BCE había exigido al Gobierno popular que encargase a una compañía independiente esta auditoría. Recomendó a BlackRock, pero fue descartado por tener acciones de varios bancos del país. Entonces, y según fuentes financieras, recomendó a Oliver Wyman y el Ejecutivo seleccionó por su parte a Roland Berger, que ya había sido contratada por el Gobierno del PSOE para valorar AENA de cara a su privatización, finalmente truncada. Las dos firmas ya tienen entre sus clientes a entidades españolas- -Santander, Banesto, BBVA, Bankinter, Sabadell, Banca Cívica- -a las que asesoran en inversión, internacionalización, marketing y alianzas comerciales, entre otras operaciones. Entre los asesores de Roland Berger están Ángel Corcóstegui, ex consejero delegado del Santander, y Francisco Moraleda, ex miembro de la cúpula de la patronal de las cajas, la CECA. Ambas firmas iniciarán sus trabajos de inmediato, pues el Ejecutivo les ha dado de plazo hasta la segunda mitad de junio para terminar ese examen, según señaló ayer el gabinete dirigido por Luis de Guindos. Tanto Economía como el Banco de España rechazaron ayer desvelar la cantidad que pagarán por ese servicio y recuerdan además que es una información que no se suele hacer pública. Eso sí, y según fuentes del Ejecutivo, la factura la pagará el Estado con el FROB. La prueba será un test de estrés en el que las carteras de los bancos serán sometidas a un hipotético escenario macroeconómico de mayor deterioro para comprobar su resistencia. Fitch avisó ayer de que esto podría hacer aflo- JOSÉ ANTONIO NAVAS L UNA SOGA EN CASA DEL AHORCADO el rating de cada entidad financiera. Más o menos lo que pueden y van a hacer las dos firmas seleccionadas para la evaluación es un test de estrés, made in Spain en el que los bancos saldrán mucho peor parados que sus tasadores ocasionales. A fin de cuentas el prestigio del auditor depende del agujero que sea capaz de encontrar en el auditado y por eso ambos examinadores, contratados a instancias de la Unión Europea, no van a tener ningún reparo en mirar a las entidades españolas hasta debajo de las uñas. Los créditos al consumo y a pymes así como la exposición a la propia deuda del Estado as auditorías de infarto encargadas por el Gobierno para ajustar las cuentas del sector financiero representan una especie de soga atada al cuello de la economía española. Un mes escaso de trabajo no parece suficiente para que dos forasteros puedan analizar una muestra estadística de todas las inversiones crediticias del sistema bancario definiendo perfiles de riesgo y capacidades de reembolso de cada uno de los clientes. En su defecto, las valoraciones se efectuarán a vuela pluma aplicando porcentajes de pérdida a las masas del activo y diferenciando las diversas modalidades de préstamos de acuerdo con serán sometidos a un escrutinio que se saldará con una vuelta de tuerca adicional en forma de provisiones y dotaciones que ni los más optimistas sitúan por debajo de los 100.000 millones de euros. A partir de esta cifra es lógico entender las palabras de François Hollande cuando apostaba hace unos días por un rescate de la banca española. Al flamante presidente de Francia le traicionó el subconsciente que anima a toda la burocracia de Bruselas para que España pase bajo la horca caudina de una intervención. Rajoy se niega a admitir tal eventualidad en la confianza de que el Banco Central Europeo actúe como arquero salvador y siegue de un flechazo la cuerda antes de que se abra la trampilla. Ojalá que Mario Draghi dispare rápido su inyección de liquidez porque en cuanto Roland Berger y Oliver Wyman presenten sus resultados a más de uno se le puede cortar la respiración.