Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 OPINIÓN AD LIBITUM PUEBLA MARTES, 22 DE MAYO DE 2012 abc. es opinion ABC MANUEL MARTÍN FERRAND EL GUERRERO El Guti se conformó con ser periodista XXL y, por encima de todo, defensor de las libertades públicas y privadas N UNCA, decía José Luis Gutiérrez en remedo y caricatura del duque de Windsor, existirá una mujer que tenga demasiado culo ni un millonario sobrado de efectivo En realidad José Luis, más conocido como el Guti iba para antropófago, pero se quedó en antropólogo por respeto a las maneras de la libertad y, vistos algunos personajes de la vida pública española de los últimos años, por temor a la indigestión. Cuando salió de su natal Busdongo, en lo más alto de León, iba para licántropo, pero también ahí supo contenerse. Se conformó con ser amigo de sus amigos, periodista XXL y, por encima de todo, defensor de las libertades públicas y privadas. De la Libertad. Le conocí por estas fechas hace 43 años. Un grupo de periodistas insensatos, impulsados por el editor Julio García Peri y dirigidos por mí, tratábamos de sacar adelante, con un Visto Bueno provisional de Manuel Fraga Iribarne, un diario, Nivel, que se subtitulaba diario nacional de la mañana y al que la torpeza bobalicona del ministro Alfredo Sánchez Bella convirtió en diario de una mañana Canceló su inscripción en el preceptivo Registro y se acabó la ensoñación. Entre los jóvenes periodistas que militaron en aquella aventura estaba el Guti Llegó a la redacción pidiendo, literalmente, una oportunidad como un torerillo de antes de las escuelas taurinas. Se la dí. Prepara en tres días, le dije, un informe riguroso sobre el patrimonio de la Iglesia en España. Lo hizo con tanta agilidad y solvencia que se incorporó de inmediato a aquella redacción de sonámbulos de la libertad. El trabajo profesional de José Luis Gutiérrez, que no ha llegado a cumplir los 70 años, fue inmenso. Últimamente editaba y dirigía la revista Leer, la mejor revista de crítica y divulgación literaria del último cuarto de siglo. Antes reverdeció la firma de Erasmo, el artículo jibarizado para lectores sutiles, en El Mundo (también fue columnista en ABC) y, previamente, sus años en Diario 16, como subdirector y director, pasaron a la historia más gloriosa de la trinchera periodística al servicio de la libertad y la independencia cuando el peculiar entendimiento del oficio periodístico de Felipe González y los suyos hicieron que muchos profesionales tuviéramos que pasar a la acción y, desde el IPI internacional y la AEPI nacional, canalizáramos la denuncia del atropello que llegó a sufrir la libertad acosada por la corrupción y el crimen de Estado que se establecieron en la época. Esto no es una necrológica. Es un presenten armas a uno de los grandes guerreros que contribuyeron a que la libertad no desaparezca del escenario español. Un ejemplo de periodista independiente. ¡Y siempre tenía hambre! CAL Y ARENA JOSÉ IGNACIO CUBERO INFANTES Y VIEJOS Es posible que sea política del partido eso de que los de derechas cuidan infantes y viejos y los progres no T ENGO una sobrina que, jovencita y modernera, aún cree en la familia. Hará cosa de dos meses, cuando marzo mayeaba y se abrían las ventanas de par en par, oyó voces estridentes en la calle. Se asomó y vio a dos hombres de buena presencia, uno mayor y otro joven; alguna palabra suelta le dio a entender que eran padre e hijo. El padre, encorvado sobre un andador, avanzaba penosamente pasito a paso increpado por el hijo, que acompañaba sus voces golpeándolo en el hombro con un periódico enrollado. Así siguieron andando hasta llegar a un bar. Sin pensárselo dos veces, mi sobrina bajó volando y se fue a buscar a la pareja paterno- filial. Como ella es una monada, supongo que el vociferante joven del periódico la vería llegar encantado con ego crecido, pero la sonrisa se le debió congelar tras las primeras palabras: Perdone dijo ella, ¿este señor es su padre? Sí ¿Y no le da vergüenza azuzarle aun debiendo usar un andador? El hijo se levantó con cara de malas pulgas y le dijo que saliera a la calle, no sé si con ánimo de zurrarle, cosa que no hizo porque el público y los empleados ya estaban bien atentos al suceso. Y menos mal que no lo hizo, porque él le hubiera dado la primera bofetada, pero las 99 siguientes se las hubiera endosado mi sobrina que bajo una cara angelical tiene músculos de acero en un cuerpo de 1.80. Bueno, les resumo un buen cuarto de hora de espectáculo. Ante las acusaciones y llamadas al deber de atender a los mayores, el bien vestido comprador de periódicos para usos diversos no paraba de decir ¡Vete tranquila, ya has hecho tu buena acción de hoy, vete a misa y a votar al PP... O sea, que para este buen señor los de derechas cuidan a los padres y se supone que los de izquierdas no. En fin, todos, incluida la protagonista, que volvió a su casa echando pestes de la humanidad, pensamos que el tipejo era un venao y que eso de la misa y del PP era un calentón pseudoprogre. Pero hará un par de semanas, doña Elena Valenciano, mandamás del PSOE, se descolgó con unas declaraciones que todo el mundo pudo ver y oír en TV en las que dijo que la derecha quiere que las mujeres nos vayamos a cuidar a niños y viejos, y eso ni hablar O sea, que ese venao no era un caso singular, que es posible que le llegaran instrucciones, que es posible que sea política del partido eso de que los de derechas cuidan infantes y viejos y los progres no. ¿Para qué querrán tener hijos... Se comprende su defensa del aborto y de la eutanasia, perdón, de la muerte digna Grande ha debido ser su contento con la publicación el pasado mes de marzo de un artículo en la revista Journal of Medical Ethics titulado After- birth abortion: why should the baby live? Aborto después del nacimiento: ¿por qué debe vivir el bebé? les doy el título completo para descargarlo, es gratis) Si, como Bibiana dijo, el feto es un ser vivo pero no humano ¿qué diferencia hay entre ese ser un segundo antes del parto y un segundo tras el parto... Y razonando así ¿a dónde se puede llegar... ¿A la eutanasia libre ¿Sabrán que eso ya lo practicaba un tal Hitler...