Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
108 DEPORTES DOMINGO, 20 DE MAYO DE 2012 abc. es deportes ABC El fútbol, injusto con el Bayern BLos alemanes hicieron méritos para conseguir el título ante un Chelsea que solo se defendió y acabó venciendo en los penaltis A JOSÉ MANUEL CUÉLLAR la media hora de comenzada la final de la Champions, uno se sabía de memoria el número de surcos que cruzaban el casco del gran Peter Cech pero, en cambio, ni sabíamos el color de la camiseta de Neuer. El Chelsea ha hecho de su eliminatoria con el Barcelona una forma de vivir. Tanto que, visto que como cree que así le va a ir bien, Abramovich ya ha conectado con el rey de los siete cerrojos: Fabio Capello, para que perfeccione la táctica de los murciélagos. Porque eso fue lo que hizo el Chelsea. Carriles defensivos, centro del campo defensivo y algún balón que otro a Mata, que era el único capaz de inventarse algo con el balón en los pies. Al bueno de Neuer no le vimos hasta el minuto 37, en un tiro birrioso de Kalou. El partido se vivió pues en la parcela inglesa, donde el Chelsea se aposentó con cierta comodidad. Atrancó las vías de acceso a Cech con tapones por todos lados y a buscar el tercer milagro después de los dos que le trajeron hasta aquí. Como ante el Barcelona, tuvo la fortuna de lado. El Bayern, con los mismos problemas que cualquier equipo que se encuentra a diez tíos por detrás del balón, lo intentó por todos lados y de vez en cuando encontró un hueco para hacer daño. Hasta tres ocasiones de cierta claridad tuvieron los alemanes en su continuo empuje, con mucha más ambición y fútbol que su rival, pero Robben, Muller y Gómez mandaron el balón al limbo de los injustos mientras mascullaban su fracaso ofensivo. BAYERN Neuer Lahm Boateng Tymoshchuck Contento Kroos Schweinsteiger Robben Muller (85) Ribery (96) M. Gómez Van Buyten (85) Olic (96) 1 CHELSEA Cech Bosingwa Cahill David Luiz Cole Mikel Lampard Kalou (84) Mata Bertrand (72) Drogba Malouda (72) Torres (84) 1 GOLES 1- 0, m. 83: Muller. 1- 1, m. 88: Drogba. Penaltis: Goles de Lahm, Gómez, Neuer (Bayern) D. Luiz, Lampard, Cole y Drogba (Chelsea) Fallan Olic, Schwenteiger y Mata. EL ÁRBITRO P. Proença. Amarilla a Schwensteiger, Cole, Drogba, Torres. LA FIGURA Drogba No solo marcó el gol que salvó a su equipo sino que transformó el penalti que dio el título al Chelsea. Además, defendió bien. LO MEJOR La ambición del Bayern, que se concretó en una ofensiva continua. La organización defensiva del Chelsea. Bayern 32 7 13 2 731 55 74 58 LO PEOR Nula concepción ofensiva del Chelsea, que solo quiso defender. El medio campo inglés apenas existió. Chelsea Remates Remates a portería Faltas cometidas Fueras de juego Pases Balones recuperados Balones perdidos Posesión %9 3 25 1 593 49 87 42 Drogba, decisivo en la final, se lleva un balón ante Lahm con un gol que se estaba mereciendo de largo. Todo en el Chelsea hacía pensar que estaba esperando a una única oportunidad que iban a aprovechar. Los alemanes, con 16 córners a cero a favor, iban adelantando líneas cada vez más y más, dejando la espalda presta a una puñalada a la contra de Drogba, que necesita cero para montarte un lío del diez. Era complicado porque Drogba, tal y como estaba el partido, ejercía más de defensa central que de delantero centro. En tres minutos el choque se volvió loco. Marcó Muller de tanto presión pero a falta de dos minutos Drogba hizo el milagro en el único córner que sacó el Chelsea. Cosa de locos. Un manicomio donde Robben volvió a fallar otro penalti, perdiendo ocasiones y más ocasiones los alemanes. Al final, tanto perdonar el asunto acabó en los penaltis y ahí Drogba volvió a decidir, pero no fue justo. Sin apenas salida inglesa En el Chelsea todos miraban hacia atrás y solo Lampard, viejo zorro que sabe de esto, buscaba a Mata en la salida para ver si había algún enlace con el aislado Drogba. Apenas existió dicha conexión y los de Di Matteo se dejaban el aire en taponar todo el fútbol creativo de los germanos, empujados por el fútbol poderoso de Kroos y Schwensteiger en el medio campo. Todo hacía presagiar que el cerrojo saltaría antes o después, amenazando Gómez de continuo y con la pesadilla de Muller entrando en segunda línea. Amagaba con el derrumbe total, pero a los alemanes, como al Ba- rça en su momento, le faltaba la puntilla final. Ni una sola variación en la tendencia del choque tras el descanso. El Chelsea salió del vestuario con cubos de agua vacíos para ir llenándolos achicando balones por todos lados, con la única esperanza de que Drogba agarrase algún esférico suelto. En sesenta minutos el Chelsea solo había tirado una vez a puerta mientras que el Bayern apretaba un poquito más las tuercas. A Ribery le anularon un gol por pocos centímetros y eran justo esos centímetros los que le faltaban al Bayern para liquidar la final Fotogalería de la final de la Liga de Campeones en Múnich